Delegada da Xunta no goberno bipartito

Atopei esta curiosidade nun exemplar da Revista Estela do Faro de Vigo de 28/10/2007 (número 283, año 6). Na px. 13, na sección Secretos a Voces, aparece este comentario de Javier Sánchez de Dios:

Haz clic para acceder a 2007-10-28_DOC_2007-10-21_00_43_09_estela.pdf

IMG-6324.jpg

RECONCILIATION

Otro secreto a voces es el que difundieron algunos de los acompañantes del presidente de la Xunta en el viaje a Iberoamérica acerca de la buena sintonía visualizada entre Pérez Touriño y su embajadora, María Xosé Porteiro, distanciados de forma notable hace algún tiempo. Porteiro, cuyas discrepancias con la dirección del PSdeG fueron muy notorias en su época de portavoz municipal del PSOE en Vigo, ocupa desde hace poco la Delegación de la Xunta en Buenos Aires y será la encargada de afrontar la reforma que en el mundo de la emigración gallega en aquel país será necesaria cara a la nueva normativa y a la próxima Lei de Galeguidade. María Xosé Porteiro sustituye en parte y desde otra perspectiva a otro antiguo crítico de Touriño, el ex diputado autonómico Miguel Cortizo, que dejó su cargo de embajador volante para las comunidades españolas en el exterior tras muy buenos servicios a su partido –según la oposición– y pasó a representar a España en la República de Paraguay.

IMG-6325.jpg

El voto, ni rogado, ni regalado.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/06/29/voto-rogado-regalado/0003_201806G29P12994.htm

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

Si bien la anulación del voto desde el exterior para elecciones municipales no precisó de demasiadas explicaciones -era obvio que no tenía sentido-, las dificultades para hacerlo en autonómicas o generales, mediante voto rogado, produjeron el desestimiento y el enfado de quienes siguen vinculados a su patria, bien por nacimiento o por adquisición de la nacionalidad prevista por el Estatuto de la ciudadanía española en el exterior que promovió el primer Gobierno de Zapatero. Galicia computa una población de 2.701.848 personas, de las cuales 446.269 residen en el exterior y pueden votar. Comparado con los datos de toda España, donde hay 2.305.030 votantes expatriados para para una población de 45.858.230, se hace incomprensible que este asunto esté fuera de nuestra agenda política -y del interés ciudadano- porque su opinión puede marcar un vuelco electoral, o consolidar el continuismo. El actual censo de residentes en el exterior es el más alto que se recuerda: 16 % del electorado gallego, si bien tanta abundancia no se correspondió con la participación en las últimas convocatorias. En el caso de Argentina, sólamente lo utilizó el 3,6 % de los 156.887 censados, debido a las limitaciones impuestas por el voto rogado, un trámite burocrático farragoso y desmotivador que dificulta el ejercicio de este derecho constitucional.

Consuelo Rumí, secretaria de estado de Asuntos migratorios a la sazón, vuelve a estar al frente de un departamento con tamaña incidencia sobre Galicia. En su haber tiene la instauración del procedimiento que habilitó a hijos y nietos a solicitar la nacionalidad. Dos días después de su toma de posesión el viernes pasado, como parte del equipo del Ministerio de Trabajo, tuvo su primera actuación en el plenario del Consejo General de la Emigración celebrado en Madrid los días 25 y 26 de este mes. El orden del día venía marcado por las anteriores autoridades nombradas por el Partido Popular y la noticia está en el cambio de menú auspiciado por quienes durante los últimos siete años no hicieron nada por revertir esta situación y, sólo dos días después del nombramiento de la responsable socialista, se lanzaron en tromba a reclamar todo lo que ellos mismos habían deshecho. Es una obviedad que el ruego del voto fue una mala decisión y no sorprende que su derogación fuera el primer anuncio público del ministro de Exteriores. Es, también, la voluntad expresada por todos los grupos políticos en el Senado. Y es, además, una reivindicación lógica y asumible, sobre todo para pueblos como el nuestro, acostumbrado a la fractura de la emigración pero también capaces de superarla con medidas creativas y compensatorias. Sería de agradecer que la Xunta estableciera un pacto de no agresión en esta materia por el bien de todos. Los votos ni se compran, ni se venden, ni se ruegan.

ADVERTISE

Pérez Esquivel visitó a María José Porteiro

https://www.diariocritico.com/noticia/93845/noticias/perez-esquivel-visito-a-maria-jose-porteiro.html

La Delegada de la Xunta de Galicia  María Xosé Porteiro recibió al Premio Nobel de la Paz Pérez Esquivel

Diario Crítico. Abril, 2008. Buenos Aires.

 

Esquivel, de origen gallego, visitó la Delegación de la Xunta en Buenos Aires y trasladó a Porteiro el trabajo que está desarrollando en la Fundación Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), de la que es presidente honorario. Esta organización, creada en 1971 en Costa Rica, tiene como finalidad trabajar en la construcción de una sociedad liberadora, participativa y solidaria, que fomente la superación de las dominaciones, que socialice el poder, la riqueza y la cultura.

Especialmente, se refirió al proyecto de “Aldeas Jóvenes por la Paz” que se están llevando a cabo en las localidades bonaerenses de Pilar y General Rodríguez. Estos centros fundamentan su actividad en la Educación para la paz y el pleno conocimiento de los derechos humanos. El proyecto está dirigido a adolescentes y jóvenes víctimas de pobrezas múltiples y violación de los derechos, con la finalidad de reducir la exclusión y la violencia ejercida sobre este sector social. Se trata de una propuesta educativa alternativa a los modelos tradicionales abordados para este sector y ha logrado un peso relevante entre las experiencias en este terreno. Centran su actividad formativa en talleres de capacitación, fomentando en los jóvenes el sentido de la autonomía, la valoración de la cultura del trabajo, de su identidad y de la participación ciudadana responsable.

Monumento a la Memoria de Combarro
Entre los proyectos que Pérez Esquivel revisó con la Delegada de la Xunta está el Monumento a la Memoria de Combarro (Pontevedra-Galicia) que está impulsando en “homenaje a los emigrantes que salieron de Galicia cara a América y que aquí si establecieron y echaron raíces durante generaciones”. Según explica Esquivel “hoy los descendientes de estos emigrantes regresan a la tierra de sus padres para comprender y buscar su identidad, sus valores, saber quiénes son, lo que constituye un reencuentro entre culturas, familias y sentimientos”.

El monumento, que está realizando la Escuela de Canteros de Poio, tiene una base de 20 metros con el diseño de la Rosa dos Vientos, en alusión a los navegantes, y se iluminará de noche como un faro. En el portal central del monumento estarán grabados los nombres de personas singulares para Galicia como Rosalía de Castro, Alexandre Bóveda y Castelao. En la parte central, se emplazará una “semilla” realizada en cerámica por Isaac Días Pardo, que simboliza la memoria que de sus frutos.

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 
Adolfo Pérez Esquivel nació en Buenos Aires (Argentina) el 26 de noviembre de 1931. Estudió arquitectura en la escuela Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires y en la Universidad Nacional de la Plata.

A lo largo de gran parte de su vida se dedicó a la escultura, actividad que complementó con la docencia, que ejerció durante 25 años, tanto a nivel primario como secundario y universitario. Después de haber recibido un amplio reconocimiento nacional e internacional durante los años 1942 y 1956 por su actividad, en 1971, la raíz de una crisis espiritual, se unió a los seguidores de Gandhi y de la No-Violencia.

En 1973 fundó el “Movimiento Ecuménico Paz y Justicia” con diversos grupos cristianos, y, dos años más tarde, participó en la creación de la “Asamblea Permanente por los derechos Humanos”. En 1973, además, inició el periódico Paz y Justicia, que pronto se convirtió en la Cumbre del movimiento pacifista y de defensa de los derechos humanos en el área de influencia latinoamericana. Desde 1974 desempeñó el cargo de Secretario de este periódico.

En 1975 fue detenido por la Policía Militar de Brasil, junto a varios integrantes del Movimiento Internacional de Reconciliación, entre los que figuraba la doctora Hildegard Goss-Mayer. En 1976 fue detenido en Riobamba, junto a varios obispos americanos. Meses después fue expulsado de Ecuador y durante los años 1976 y 1978 estuvo preso en Argentina y bajo el régimen de libertad vigilada hasta 1979. Durante este período de prisión recibió el Premio Memorial de Paz, Juan XXIII, otorgado por la Pax Cristi Internacional.

En 1980 se le concedió el Premio Nobel de la Paz por su lucha a favor de los derechos humanos. Pérez Esquivel afirmó, en aquella oportunidad, que recibía el Premio Nobel “en nombre de los pueblos de América Latina, y en particular, de los más pobres de todos aquellos comprometidos con sus pueblos”. Desempeñó el cargo de Presidente del Consejo honorario del Servicio de Paz y Justicia de América Latina (SERPAJ- AL) y la Liga Internacional por los derechos Humanos y la Liberación de los Pueblos y fue miembro del Tribunal Popular Permanente.

Algunos años después fue designado miembro del Comité Ejecutivo de la Asamblea Permanente de las naciones Unidas sobre Derechos Humanos. Pérez Esquivel contribuyó con numerosas misiones internacionales, como “Barco por la paz a Nicaragua”, “Barco por la solidaridad a Polonia” y campañas de resolución de conflictos en Sudáfrica, Afganistán, Medio Oriente, Tíbet, etc. Entre sus innumerables trabajos destaca “Caminando junto al pueblo” (1995), donde cuenta sus experiencias en la lucha por el ideal de la No-Violencia en América Latina.

Actualmente Pérez Esquivel está trabajando en el Servicio Paz y Justicia y América Latina (SERPAJ- AL), en el proyecto “Aldea Nidos para la Paz”, que atiende a numerosos menores en estado riesgo social.