Bibiano tiña razón: ruxe como un carburador

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2016/12/29/span-langglbibiano-tina-razon-ruxe-coma-carburadorspan/0003_201612G29P15993.htm

La Voz de Galicia. Habitación propia. Opinión

María Xosé Porteiro

29/12/16

Na década dos oitenta, Vigo se reinventaba por mor dunha reconversión industrial brutal preguntándose, coma Supertramp, crisis, what crisis? O presente chamábase posmodernidade e Bibiano Morón, finado onte, foi unha das súas pezas clave. Nacía unha nova forma de entender a cultura en Galicia nun tempo no que, alén do eido editorial, non se medía con parámetros económicos. De aí o profundo interese da figura de Bibiano, obreiro industrial, compositor, cantante, produtor musical e inventor de ferramentas culturais impensables a priori, para un país onde, daquela, seguía sendo maioritaria a man de obra rural.

Tivo moito mérito aquela transición cara á consolidación das industrias culturais no noso país grazas a visionarios coma el, que apostaron por unha actividade económica hoxe imprescindible. Velaí o dato: a cultura supón o 2 % do PIB galego, e é no Sur onde se xera case a metade desta achega, e dentro dese Sur, Vigo lidera a actividade no canto a industria cultural, desde a clásica das artes gráficas, ata as máis recentes de actividades artísticas e espectáculos.

Nese traxecto discorreu a historia de Bibiano, desde o seu traballo como soldador en Barreras, dirixente das Xuventudes Comunistas, paseante das noites no Satchmo -e logo no Kremlim-; do seu grupo Trenvigo xirando por Galicia xunto a BAR (lembras, Ángeles?); do concerto iniciático do Nadal Rock con Siniestro Total nos Salesianos en 1981, ao de Madonna en Balaídos, en 1990 (pura década prodixiosa); da FM de Radio Popular de Vigo xunto ao apoio incondicional de Jesús Ordovás en Radio 3; da información alternativa e fanzinera de Pilar Comesaña e Xavier Moreda; da súa teima -e logro- por crear unha Aula de música moderna e electrónica na que fixeron as súas primeiras maquetas grupos da Movida, como Aerolíneas Federales e tantos outros. Porque daquela, Galicia, desde Vigo, proxectou unha imaxe nova, suxestiva, de vangarda, sobre de todo na música, con Golpes Bajos, Semen Up, Batallón Disciplinario, Vacuna Antibritánica, Control Remoto, Los Buzos, Os Resentidos…

Bibiano creía niso e albiscando un mercado laboral en expansión, promoveu a creación do Sindicato Galego da Música. Foi un viaxeiro incansable por lugares e aventuras do máis variopinto, de Compostela ata Alcabre, desde Voces Ceibes ata a música latina, co seu mítico festival Para Vigo me voy… Unha vida que se pode solfear, na que apostou, ao cabo, pola produción musical e pola música coma un medio de vida para centos, milleiros de persoas na Galicia que cambiaba de século. Así o profetizou Bibiano no seu Adagio para Janis Joplin: «Ábrese na túa gorxa un paradiso de dor, sobrevoando América, mentres o mundo ruxe coma un carburador».

Pois si, ruxe. Hoxe o mundo da cultura ruxe coma un carburador e aporta máis ao PIB galego que a automoción. Queda moito por facer, pero, ás veces, os soños se cumpren.

 

Insumisión

http://www.tribunafeminista.org/2016/12/insumision/

Tribuna Feminista. María Xosé Porteiro

La ciudadanía tiene derechos de ida y deberes de vuelta, y si bien es cierto que no hay ley que se sostenga sin su cumplimiento al máximo nivel posible, es cierto también que en la práctica vemos vulneraciones constantes que no suponen reacción alguna por parte de fiscales, dirigentes políticos y sociales, medios de comunicación… Pero ello no debe implicar la aceptación de la injusticia y, mucho menos, la costumbre e incluso la renuncia a la reivindicación de esos derechos.

Por ejemplo, el derecho a la vida, tan obvio. Pero para unos más que otras.

No nos quedan ya palabras para expresar el dolor y el repudio a la inoperancia y el desinterés con que se contempla desde las esferas de poder el genocidio que se está perpetrando sobre el 52% de la población de este país. Son feminicidios, en lenguaje técnico, es decir, asesinatos de mujeres con la intención de castigarlas por serlo. Se ha repetido hasta la saciedad, pero ya vemos que no es suficiente, que si la situación fuera la contraria: que en 2016 se contabilizaran en estadísticas oficiales más de cuarenta personas asesinadas bajo este concepto, pero por ser hombres, estarían todas las luces rojas encendidas y se hablaría de una tragedia de dimensiones insoportables. Lo hemos visto desde siempre: cuando a las víctimas se les añade el complemento “del terrorismo”, sea de ETA, de ISIS o del sursum corda, “de tráfico”, o “por catástrofes naturales”… Entonces todo se moviliza: se activan los medios de comunicación, los portavoces de los grupos políticos, los gobiernos, las oenegés, lo que sea preciso, con tal de crear un estado de alarma social. Y se responde de inmediato.

No nos quedan ya palabras para expresar el dolor y el repudio a la inoperancia y el desinterés con que se contempla desde las esferas de poder el genocidio que se está perpetrando sobre el 52% de la población de este país.

Me pregunto, y no encuentro respuesta, por qué las mujeres asesinadas no son una tragedia nacional. Me pregunto por qué no hay declaraciones de los gobiernos y de sus responsables. Y me pregunto, también, por qué periodistas y empresarios de comunicación consienten que estos hechos no abran los informativos, incluso cuando -como en el fin de semana pasado- hubo cuatro asesinadas en 24 horas.

¿Qué pasaría si las mujeres en España nos declarásemos en huelga, aunque sólo fuera por unas horas, periódicamente, como grito y reclamación para ser vistas, escuchadas, atendidas, consideradas, y tratadas como ciudadanas. Porque, ¿de qué estamos hablando, si no? No queremos compasión. No queremos justificaciones. No queremos estadísticas sin políticas de acompañamiento. No queremos más mentiras. Exigimos respeto y protección. Exigimos compromiso y respuestas. Y si no ¿qué? Si no, insumisión. Dejemos de tributar. Dejemos de respetar la ley de los otros. Abandonaremos toda esperanza pero por ello mismo actuaremos a la desesperada, porque -a ver si queda claro- ESTO NO SE PUEDE TOLERAR.

Mi dinero, mi trabajo, mi vida, se los están apropiando para otros fines. Por eso pido -por ejemplo- que se incluya en la Declaración de la Renta una casilla que diga, expresamente, que mis impuestos van a repercutir en garantizar que no nos maten. Que no nos torturen. Que no nos violen. Que podamos tener una vida en Paz. O hacemos algo así, o seguirán riéndose en nuestras narices. O somos ciudadanas para todo, o se nos está negando lo principal. Si no hay justicia para nosotras, fallan desde la base el sistema judicial, el sistema político y la propia ética de una sociedad embrutecida y tolerante con la miseria y con la ignominia. Y si eso es así, YO, ACUSO: NO CON MI DINERO. NO EN MI NOMBRE.

Xustiza poética

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2016/12/02/xustiza-poetica/0003_201612G2P15993.htm

La Voz de Galicia. Habitación propia. Opinión.

María Xosé Porteiro

02/12/2016

A Habana foi a cosmopolita capital galega que non puidemos ter no territorio peninsular. Desde sempre, Cuba vive na memoria e na historia de Galicia. Tamén nós estamos instalados no seu imaxinario colectivo até o punto de ser o noso xentilicio sinónimo de hispanidade. Non en van a nosa man de obra substituíu á que denantes procedía da escravitude, sen demasiadas diferenzas nas condicións de traballo. Galegos e africanos servimos aos mesmos donos, e desa fusión naceu unha mestizaxe única e pouco frecuente noutros territorios colonizados. Pero tamén estivemos en lugares onde se tomaban grandes decisións, nomeadamente no mundo da prensa, coma o ourensán Curros Enríquez, o estradense Waldo Insúa, ou o boucense Isidoro Araújo, fundador e director do Diario de la Marina. E que dicir da política, mesmo cando se xestaba a Revolución liderada por un galego de segunda xeración, acompañado dunha equipa na que abundaban paisanos, coma os irmáns Ameixeiras, que deron nome a un dos máis importantes centros de investigación oncolóxica do mundo, ou a viguesa María Araújo, líder e referente das mulleres cubanas.

Da nosa pegada na Habana chegan a presentación do Himno Galego, ou a publicación de Follas Novas no prelo de Alejandro Chao, pagado con cartos reunidos polo Centro Galego. Ou o propio edificio neobarroco que mercou a nosa colectividade para crear o máis antigo dos centros galegos do mundo. Ou os innumerábeis e monumentais panteóns que lembran aos nosos ancestros no cemiterio de Colón. Sen esquecermos das obras sociais coas que se atenderon, solidariamente, as necesidades daqueles homes e mulleres que fuxían da miseria. Velaí o caso da maternidade Hijas de Galicia, fundada por mulleres traficadas e prostituídas en 1917, para o seu socorro mutuo, único caso no mundo con estas características.

José Martí admiraba a obra rosaliana, pois coñeceu desde o primeiro momento o seu segundo poemario no que publicaba «Prá Habana me vou: Galicia está probe, i á Habana me vou… Adiós, adiós, prendas do meu corazón!». Debeu identificar naquel laio o sufrimento dun pobo maltreito e adoecido por inxustizas semellantes ás que motivaban aos independentistas conducidos por el. A dozura e profundidade da obra literaria de Martí impregnou de cubanía a un pobo que adoptou os seus Versos sencillos ao xeito en que o galego o fixo cos poemas de Rosalía, poñéndolles música e converténdoos en cultura popular. Martí e Rosalía son un fermoso exemplo da conexión entre as nosas almas.

A morte de Fidel Castro volve chamar a nosa atención sobre un país e unhas xentes que nos son sumamente queridos. Haberá tempo para a reflexión política, pero hoxe podemos concedernos un tempo para a complicidade. Nunha das miñas visitas á illa pasei por diante dun portal onde un letreiro anunciaba: «Sotomayor, pintura al óleo». Inmediatamente lembrei ao grande pintor galego e entrei. Recibiume un home moi vello coa pel de charol. Díxome que era o seu neto. Sorrín e non quixen indagar máis. Xustiza poética, pensei, porque, se non era certo, debería selo.

Tierra, un planeta mujer

http://www.tribunafeminista.org/2016/12/tierra-un-planeta-mujer/

Tribuna Feminista. María Xosé Porteiro

Entre el 4 y el 6 de junio de 2012, Brasilia acogió la iniciativa de la arquitecta y urbanista, Flavia Portela, de celebrar el “Encontro Latino Americano de Mulheres”. En el auditorio de Fiocruz, se discutieron y definieron propuestas para un nuevo modelo de desarrollo sostenible bajo el sugerente título de su mesa inaugural: “Terra, um Planeta Mulher”. El evento fue preparatorio para la Conferencia de NU sobre Desarrollo sostenible que tuvo lugar días después, del 20 al 22 de junio, en Río de Janeiro. Flavia Portela acaba de anunciar la buena noticia de que en 2017 se editará un libro con todas las ponencias presentadas.

 

Tuve la suerte de poder participar en esta iniciativa y también de vivir la decepción de la escasa acogida que tuvieron sus propuestas en las resoluciones de Río +20. Nuestro punto de partida tenía como motivación el vínculo entre las dos grandes corrientes ideológicas de nuestro tiempo: feminismo y ecologismo, y la necesidad de ir de la mano para conseguir que los temas que figuran en los objetivos gubernamentales sean cambiados.

Personalmente, estoy absolutamente convencida de que en la agenda de esta nueva Tierra debe figurar -como cuestión vertebradora- la igualdad y la equidad de género, junto a la soberanía alimentaria, la erradicación de la violencia en todas sus formas, la alfabetización digital, el modelo de uso poblacional del territorio, la situación de las poblaciones campesinas, la educación en valores desde la cultura de paz, la reorientación de la investigación científica para una agricultura sostenible y saludable, convertir los residuos en elementos útiles en el camino que se abre en una nueva cultura del consumo…

La lucha contra el cambio climático necesita del feminismo 

La crisis medioambiental es, por supuesto, una cuestión ideológica, pero no circunscrita a la convencional confrontación entre izquierdas y derechas. Precisa de la integración de la ciencia y la sabiduría ancestral, sin prejuicios por ninguna de las partes, abordando la reflexión casi desde el punto de partida. Si bien no es posible decodificar ni descartar el racionalismo sin tener un método alternativo -y mejor- que aplicar, también sería un error ignorar o desvalorizar el contacto directo y práctico con la naturaleza como vía legítima de adquirir conocimiento y de buscar la explicación o la raíz de las cosas. Apuesto por asumir sin ambages, y sin complejos, el reto de incorporar todas las sabidurías y todas las miradas a la búsqueda de las soluciones que necesitamos –urgentemente- encontrar y aplicar. En esta materia, el ecofeminismo de ambas tendencias, tendrá que encontrar un punto de conexión, por más que a las mujeres europeas nos cueste asumirlo.

Se necesita una metodología de inclusión: la alternativa necesita del diálogo. Diálogo, entre sexos, entre culturas, entre sistemas científicos, entre visiones religiosas, entre opciones políticas, para encontrar fórmulas de cooperación respetuosas y tolerantes, asumibles por los pueblos originarios de América Latina o por las paisanas de una aldea europea, asiática, africana, hindú…, pero también por la comunidad científica no dependiente de los señores de la guerra y de las mafias del mercado. Hay que atreverse a buscar entre muchas ideas distintas para encontrar ‘la buena idea’: no es tan importante lo que íntimamente creamos, ni debemos preocuparnos tanto por convencer a los demás de que nuestra idea es la única y la mejor (herencia nefasta de las religiones monoteístas, de los regímenes políticos totalitarios, del populismo engañoso…), como de reconocer los intereses y preocupaciones que tenemos en común, de compartir una misma inquietud, tan plural en su expresión como legítima en su origen, para garantizar una buena vida, una auténtica y satisfactoria vida, en el planeta Tierra.

Se necesita una metodología de inclusión: la alternativa necesita del diálogo.

Lo que no es de recibo es el discurso imperante, desmotivador y pesimista: ¿Para qué perder el tiempo en la autosalvación? Nos animan a lanzarnos al desenfreno inconsciente del consumismo total que nos marcan el Banco Mundial, las Agencias de Calificación, los índices bursátiles, los gobiernos títeres, las iglesias cómplices. Parece que quisieran que nos fuéramos por el desagüe para terminar cuanto antes con la pesadilla del cambio climático, de la polución asesina, de las migraciones masivas en búsqueda de tierras donde todavía haya agua potable, de generaciones de hombres y mujeres lobotomizados y robotizados por los mercaderes del templo. La patrimonialización de los recursos naturales, pincipalmente los energéticos, ha llegado a un punto de desfachatez impensable. Manipulan y se hacen dueños de las nuevas tecnologías. Nos lavan el cerebro. Ahora, cuando más información podemos tener, cuando mejor podemos saber, cambian el foco de nuestra atención para que dejemos de preocuparnos por la libertad y nos obsesionan con la inseguridad, para que el miedo sea simultáneamente el Gran Hermano ‘Orwelliano’ y el Soma ‘Husleyano’, y para que el terror a perder nuestra pobre y ruin riqueza del estándar consumista, nos impida actuar para evitar la pérdida de la grande y necesaria riqueza de una vida justa en la Tierra, con otros modos, con otras compensaciones, con un pensamiento post-ilustrado que sea el sumatorio del conocimiento y del sentimiento en una nueva época cuyo nombre tendremos que buscar.

La patrimonialización de los recursos naturales, pincipalmente los energéticos, ha llegado a un punto de desfachatez impensable. Manipulan y se hacen dueños de las nuevas tecnologías.

Hay que reaccionar. Estamos ante una nueva forma de guerra 

Deberíamos aspirar a un nuevo orden mundial -humano y sostenible- en lo económico, político, social. No podemos dejar esta tarea sólo en manos de la política convencional. Tendremos que trabajar por un pacto global entre los países y los pueblos que de pie a una nueva convivencia sobre el planeta, con visión universal, porque sin ello, no habrá sistema capaz de lograrlo por si solo. Los mercados, los mercaderes, ya han diseñado el suyo: sólo económico, sólo mercantilista. Está comprobado que deciden cómo y cuando se hunde un gobierno, dónde focalizar la extracción de determinados recursos estratégicos, qué religiones y qué pueblos han de ser puestos de moda para distraer la atención de otros asuntos más espinosos, cómo se debe ensuciar la democracia hasta convertirla en una repugnante parodia de si misma. En ese nuevo orden mundial, humano y sostenible, habrá que desechar lo inservible: ya no sirve el orden político del antiguo régimen. Los países concebidos como territorios definidos por fronteras artificiales no tienen sentido cuando el problema que nos acucia no entiende de límites dibujados en los mapas. La Amazonia está en Brasil, pero no es de Brasil. El acuífero del Paraná ¿a quién pertenece: a Paraguay, a Argentina, a Brasil, a Uruguay?. ¿Quiénes tienen el título de propiedad de los océanos? Y sobre todo ¿quiénes son los responsables de lo que pase con ello?. Los tribunales internacionales ya pueden actuar ante el genocidio y se sabe cómo pueden funcionar y a quién pueden juzgar. Pero ¿quién puede juzgar un ecocidio?

Tendremos que trabajar por un pacto global entre los países y los pueblos que de pie a una nueva convivencia sobre el planeta, con visión universal, porque sin ello, no habrá sistema capaz de lograrlo por si solo.

¿Cómo conseguirlo? Es preciso movilizar con propuestas revolucionarias para lograr un cambio evolutivo. Para ello hay que romper el aturdimiento imperante y prepararnos para una positiva e incruenta revolución basada en principios ecologistas y humanistas. ¿Para qué seguir buscando argumentos originales si los vemos todos los días en los periódicos o en los programas informativos?. Pero no hay peor sordera que la que no quiere oir. Ni ceguera más irrecuperable que quien se pone una venda en los ojos. Hemos desarrollado un extraño instinto suicida asumiendo barbaridades que queremos considerar inamovibles. Predomina el embrutecimiento. El ‘statu quo’ favorece y consolida la barbarie y la injusticia. Arranca de raíz cualquier propuesta mínimante transformadora, ya no digamos revolucionaria, porque puede aspirar a cambiar el mundo tal y como lo conocemos. El poder combate el impulso humanista y radical de la lucha contra la abolición de la esclavitud, contra el apartheid, contra mafias de trata y tráfico de mujeres y menores, de la reivindicación de los derechos humanos, de la persecución de los crímenes de guerra… porque estos grandes movimientos sociales tienen el aliento y el alcance necesarios para saber que hacen lo que corresponde hacer. La ética y la legitimidad deben prevalecer ante la estulticia y la iniquidad.

Reconozcamos la gravedad de la situación: estamos ante una nueva e inédita forma de guerra. Nos vemos obligadas a luchar contra una fuerza destructiva que asalta por tierra, mar o aire, cuando menos se le espera. Y las víctimas son incontables. Pero también lo son los causantes y están identificados.

No hay tiempo que perder.