NAVEGAR É PRECISO. Presentación de Sándalo, por Luz Darriba. Lugo, 25/5/19

O privilexio de coñecer a persoas extraordinarias deixanos estes galanos. Luz Darriba aceptou participar na presentación que fixemos na Libraría Trama, de Lugo, e escribiu esta marabilla que, co seu permiso, traio ao meu blog. Naquela ocasión estiven acompañada tamén polo Director da Editorial Galaxia, Francisco Castro, e polo xornalista lugués, Martín Fernández Vizoso.

download.jpg

Link: https://navegarespreciso.wordpress.com/?fbclid=IwAR3-fGSQxVGIrJrEyN5Lmd72O0TW3zoyAHQsQzzh92rw68UWH-sYKRh0dRo

NAVEGAR É PRECISO

Luz Darriba, Lugo 23 de maio de 2019

A experiencia de entrar mo mundo de Sándalo é moi fonda. Pode que teña que ver coa impresión, a apelación aos sentidos que xorde da propia aroma, unha palabra que recende dende o papel, os distintos aromas que impregnan a novela toda, o olor a rúas quecidas ao ritmo lento e trepidante á vez do Caribe, naquela Cuba que abraiaba ao mundo co seu desenvolvemento precoz respecto ao resto de Latinoamérica, e mesmo respecto da península. Esa illa marcada polo sol do trópico, pola inmigración galega, polos milleiros de persoas escravizadas que levaron dende África, por esa poboación orixinaria á que frei Bartolomeu das Casas chamou guanahatebeysiboney e taína, que, aínda que decimada polo conquistador e a súa ringleira de enfermidades e pestes, deixou tamén a súa indelébel pegada.

En Sándalo as comidas recenden, as paisaxes recenden, a mar recende, as roupas tan propias do Caribe estabelecen con nós un contacto visual permanente, as conversacións están cheas de ardor e até o amor, en todas as súas etapas, non falta nesta novela. Unha novela que non podía quedar a medias en nada porque está escrita por unha muller que colleu a vida e a puxo de fular, coma quen se abriga con ela, a acomoda, a embelece, a distingue. Xa sabedes, hai xente que vive e xente que honra á vida. E esta señora honra a vida.

E, xa que logo, estamos diante dunha obra coral e universal que, non por azar, fala de nós. Fala dun pobo migrante por excelencia; un pobo que deixou a súa pegada no mundo de mil e unha maneiras. Fala tamén de Cuba, a Perla das Antillas, a illa lagarto verde tan chea de contidos que dun xeito ou outro nos interpela e reclama permanentemente.

Sándalo está dividida, é un dicir (porque escapa a calquera clasificación) en cinco libros, que, coma unha colcha de farrapos van unindo as doas dun colar que rematan ao final tecidas por unha redeira das palabras e dos pensamentos, que ganduxou a vida de varias xeracións tras dun relato sorprendente, fantástico e familiar ao mesmo tempo. E falo dunha rede porque nos vai enredando até quedar completamente subxugadas pola experiencia Sándalo. Unha madeira dun olor moi penetrante e persistente.

luz-darriba-e7f12605-39f3-45cd-a2f3-1196a3ecbad2.jpg

A árbore sándalo, que vén da India, aínda que atopou na nosa América un xeito moi semellante de supervivencia, é unha especie sagrada que se utiliza en rituais, e cuxa tala está penalizada. Vive os cen anos dunha longa vida humana, aínda que, nesta novela, a forza do sándalo nutre aos moitos personaxes entran e saen ceibes do tempo e da distancia, teñen raíces, mais tamén teñen alas. En torno ao nome desta novela tamén hai algo sagrado, algo dos misterios transmitidos de xeración en xeración, dos secretos familiares, das vidas únicas que instalan neste mundo esa única mirada. Porque Sándalo é unha novela, para min inclasificábel, que tira do almacén da biografía, mais tamén da biografía da humanidade. En Sándalo a Historia con maiúsculas abre paso a ducias de historias, con minúscula e non por iso menos importantes. Historias dentro da historia, historias das persoas anónimas que se mesturan coas historias de moitas xente cuxos nomes coñecemos por estar non libros de Historia. E como as persoas de calquera índole son iso, persoas, viven as súas vidas, constrúen realidades paralelas, deixan un legado, aman, odian e morren. E todo isto está recollido en Sándalo, dende Martí ou Del Riego até a famosa Macorina á que lle cantou Chabela Vargas. Dende Curros Enríquez a un Laxeiro ao que non se lle pon nome, mais sabemos que só pode ser el, co estigma do «Pintamonas», o alcume que nos poñen aos artistas nalgún momento, as veces eterno das nosas vidas. E, por suposto, en Sándalo vive un anaco o Picasso latinoamericano, Wilfredo Lam.

Todo en Sándalo e descubrimento ou outra ollada sobre feitos dos que coñecemos a visión oficial, entendendo por oficial ao que marca o poder en cada momento, en cada etapa. Aquí se intúe, se redescubre a posibilidade de que tal o cal personaxe tivese unha alma humana, non só de frío bronce de estatua. E mentres se tecen e destecen vidas e circunstancias históricas que afectan esas vidas, vai e se nos atravesa unha guerra de independencia e unha apropiación da illa de Cuba por parte do imperialismo ianqui nacente; e unha república en España que prometía esperanza, educación, respecto, liberdade, xustiza, igualdade, prosperidade, e que por todas esas razóns e destruída coa máis grande ruindade nunca vista. Despois esa salvaxe guerra de exterminio e ao acabar a paz dos cemiterios. Todo isto e vivido e revivido polos personaxes de Sándalo, así como tamén se intúe o nacemento dunha revolución e duns revolucionarios como o querido Che Guevara, que entrecruza parte do seu breve andar pola terra con esta madeira de sándalo. Historias e intrahistorias, realidades ficionadas para tecer esa rede cativadora que lea nunha lectura que malia as 400 páxinas nos sabe a pouco.

images-1.jpg

En Sándalo hai denuncia e hai vitorias, hai fracasos e derrotas e tamén risas e esperanza. Cústame atopar o que non hai, porque vén provista de todo. A masonería, os ritos africanos e a santería que agroma na illa, as desgrazas propias das mulleres por seren mulleres, a alegría das mulleres por seren mulleres e a ensinanza e a bravura das pioneiras. Tamén pasan por Sándalo Rosalía e Concepción Arenal e dona Emilia Pardo Bazán, e as «literatas» e feministas cubanas, como Gertrudis Gómez de Avellaneda, a autora de Sab, a que se considera a primeira novela antiescravista, e as que loitaron polos dereitos de todas, as sabias, as masonas, as republicanas, as vermellas, as anarquistas, as prostituídas, ás mulleres que curan, as ceibes, as mulleres libres que loitaban pola liberdade das e dos demais. E tamén, como non podía ser doutro xeito tratándose de Cuba e de Galicia en Sándalo hai música. Orquestras completas de tres, páilas, güiros e trompetas, e até o piano do mesmísimo Beni Moré, que non podía faltar á cita. E por suposto baile, son que se expande coma o recendo e penetra na «ialma», como dicían daquela.

Parece que vos contei moito, mais non contei ren. Porque en Sándalo hay, ademais, intriga, espionaxe, toques de santos iorubas, misterios sen resolver e traizóns que non se esquecen, e que, como a memoria, chimpan no noso peito pola noite pedindo reparación. Sándalo é unha aventura en parte vivida e contada coa ollada dunha nena, dunha adolescente e dunha muller, todas elas unha, que pregunta e se pregunta a si mesma, que descubre universos paralelos ao carón da súa casa, que atravesa os océanos en milleiros de viaxes de ida e volta, nos cales non conseguiu xamais esquecer o son das ondas rompendo contra o malecón habaneiro, o entrañábel das amizades e dos primeiros amores, e o recendo inconfundíbel da madeira de sándalo.

  • – – – – –

 

  • Grazas, Luz! é unha grande honra para min disfrutar da túa amizade e das túas ensinanzas.

Lejía contra el autismo

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/10/12/lejia-contra-autismo/0003_201810G12P18996.htm

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

Hace nueve años, Carmen Molina era subdirectora del Museo de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, en Madrid, donde trabajé entre el 2009 y el 2011. En este tiempo he recorrido, de su mano, un camino que me era totalmente ajeno. Después de numerosas vicisitudes, como que la denunciaran injustamente por acoso laboral, y que tuviera graves enfrentamientos con la cúpula de la fundación, yo decidí apoyarla y comprender a qué se debía aquella animadversión.A mí también me resultaba difícil aceptar comportamientos como su falta de diplomacia social; su inexpresividad, que parecía carencia de emociones, o que su gran capacidad de comunicación escrita no se diera para la verbal y la gestual (una conversación telefónica con ella solía terminar con uno o varios malentendidos).

Un día se negó a sustituirme en una negociación muy importante y le pedí explicaciones. Entonces supe que no dormía para preparar las reuniones, imaginando todas las preguntas que podrían hacerle y era peor que enfrentarse a un examen. Además, tenía que memorizar los nombres y las caras de los interlocutores porque solía olvidar a quienes no trataba habitualmente, hasta el punto de coincidir horas después con quien había estado poco antes y no reconocerle.Ya puestas, le pregunté por qué solía esconder las manos en los bolsillos o debajo de la mesa y me dijo que se relajaba contando mentalmente o con los dedos. Anulamos la reunión, pero yo tenía que viajar y le «ordené» que me sustituyera en el trabajo habitual. Otra negativa y una indicación: «Ocupa mi despacho y actúa igual que yo». «¿Que te imite?», preguntó. «Sí, y que te burles también, pero inténtalo». A mi regreso la encontré sentada como una reinona, atendiendo el teléfono con una sonrisa de oreja a oreja, made in Porteiro. Lo había tomado al pie de la letra e hizo lo que para ella misma nunca habría hecho: se camufló, imitó los comportamientos sociales y funcionó, pero ambas comprendimos que habíamos dado con el quid de la cuestión.

Entonces fue fácil comprobar las coincidencias con los rasgos propios del síndrome de Asperger; lo difícil fue encontrar algún profesional que se lo diagnosticara, porque creían que no se daba en mujeres adultas. Sin estadísticas con la variable sexo y pruebas que solo tenían en cuenta modelos de comportamiento masculino, estar en pareja, criar dos hijos y ser una profesional cualificada la situaban fuera del estándar. Desde entonces viene luchando para denunciar esta doble discriminación: mujer y autista. Ha creado varias asociaciones, como Cepama o Sinteno, y ha reunido 136.000 firmas que desde hace unos días están en el Ministerio de Sanidad para pedir que prohíba la venta de un seudofármaco llamado MMS, que es hipoclorito de sodio, pero se vende como remedio para el autismo. Porque la lejía no cura el autismo: es un veneno. Y porque el autismo no es una enfermedad, es una condición. Molina dixit.

 

Otros enlaces de interés:

  1. Si queréis más información sobre el fraude del MMS, aquí tenéis otros enlaces

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20181011/mujeres-autistas-vuelven-callar-pamies-cancela-zaragoza/344716172_0.html

http://arainfo.org/autismo-aragon-contra-la-realizacion-de-eventos-pseudocientificos/

https://www.lasexta.com/noticias/sociedad/promete-curar-el-autismo-con-una-lejia-milagrosa-asi-es-el-peligroso-timo-de-josep-pamies_201810105bbe0e210cf260116be2988d.html

http://play.cadenaser.com/audio/1539089342_196965/

https://www.lavanguardia.com/vida/20181009/452267525146/mas-de-135000-firmas-contra-la-difusion-de-pseudociencias-para-curar-autismo.html

https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20181009/mas-de-135000-firmas-contra-la-difusion-de-pseudociencias-para-curar-autismo-7079162

https://eldia.es/sociedad/2018-10-10/2-firmas-falsas-terapias.htm

https://salud.laverdad.es/salud-mental/psicologia/3759-el-arca-de-noe-de-microbioma-humano-seria-un-antidoto-contra-la-crisis-global-de-salud-

http://correodelatarde.es/?p=1759

https://www.change.org/p/ministra-de-sanidad-impidamos-que-nuestros-ni%C3%B1os-y-ni%C3%B1as-autistas-sean-intoxicados-con-lej%C3%ADa/u/23180679

https://cepamatea.wordpress.com/noalmms/stopmms/

https://cepamatea.wordpress.com/2018/09/10/manifiesto-contra-la-pseudoterapia-del-mms/

 

  1. Y si queréis más información sobre Cepama, autismo+mujeres+niñas y/o Asperger+mujer, aquí tenéis otros enlaces

http://www.rtve.es/m/alacarta/videos/la-aventura-del-saber/aventura-del-saber-11-10-18/4787185/?media=tve

http://cadenaser.com/emisora/2018/10/09/ser_madrid_sur/1539088960_193509.html

http://www.catamarcaya.com.ar/2012/index.php?modulo=notas&accion=ver&id=141035

https://www.cope.es/actualidad/sociedad/noticias/mas-135000-firmas-contra-difusion-pseudociencias-para-curar-autismo-20181009_268311

https://www.efesalud.com/mujer-asperger-situacion

https://eldiariofeminista.info/2018/08/24/mujer-asperger/

https://mxporteiro.wordpress.com/tag/mujeres-asperger/

https://tribunafeminista.elplural.com/2018/04/las-mujeres-autistas-quieren-comunicarse-contigo/

http://tribunafeminista.elplural.com/2018/05/jornada-mujeres-autistas-desde-dentro-del-espectro/

https://www.laopinioncoruna.es/sociedad/2018/02/27/visibilizacion-autonomia-autorrepresentacion/1267261.html

http://aspergergranada.com/las-mujeres-autistasasperger-en-radio-5-el-autismo-femenino-en-primera-persona

http://www.sinteno.es/soy-mujer-soy-autista-soy-como-tu/

https://cepamatea.wordpress.com/blog/

 

 

Como vive la amistad una Asperger… Carmen Molina, sin ir más lejos.

https://www.cope.es/noticias/actualidad/robbie-williams-cree-que-tiene-asperger-que-caracteriza-este-sindrome_236067

Entrevista a Carmen Molina. Cope. Pablo Valentín Gamazo

6/Julio/18

El cantante británico Robbie Williams ha confesado que cree que padece el síndrome de Asperger, un trastorno caracterizado por dificultades en el desarrollo de las habilidades sociales, principalmente. “Puede que tenga Asperger o autismo. No sé en qué espectro me encuentro pero sé que alguno”. Además comentó que tiene “una interesante compulsión, adicción, enfermedad mental”.

¿Cuáles son los síntomas de una persona que padece Asperger?

La primera imagen que te puede venir a la cabeza es la del personaje Sheldon Cooper. Una persona con ciertos problemas a la hora de comunicarse, alguien a quien no le gusta que le alteren los planes y a quien le encanta su rutina.

Carmen comparte, con este personaje de ficción, este trastorno del neurodesarrollo que se ubica dentro del espectro autista. El primer mito que quiere derribar Carmen es ese de que “las personas con Asperger no tienen o no pueden tener amigos”.

Carmen y María José son amigas desde hace alrededor de 12 años. Se ven en persona solo unas seis o siete veces al año porque, para Carmen, la presencia e incluso el contacto físico “no es necesario”.

Carmen y María José se hicieron amigas en el trabajo. La propia Carmen admite que fue un proceso “difícil”. “La amistad nació hablando de las dificultades que yo tenía para las relaciones personales. Al principio, ella no me entendía y yo tampoco a ella. Pero teníamos voluntad. Nos caíamos bien y queríamos comunicarnos”.

En el día a día, el obstáculo de la comunicación se traduce en las dificultades que pueden tener para entablar conversaciones y para manejar el lenguaje no verbal. Un problema que se da en las situaciones más cotidianas.

Así que, para entenderse la una a la otra, trazaron lo que Carmen denomina “estrategias”: “Yo entendí también las necesidades emocionales de María José. Hablamos de qué quería que hiciera para demostrarle que la quería. Le dije: ‘¿Te tengo que dar abrazos? Pues te los doy’. Pero esas cosas me las tiene que decir”.

Carmen subraya que la relación que mantiene con María José demuestra que las personas con síndrome de Asperger sí pueden tener amigos: “Tenemos emociones, entendemos las de los demás y nos solidarizamos con ellos. Lo que pasa es que la expresión de las emociones y de la amistad, pasa desapercibida normalmente. La comunicación y la expresión de los afectos con la gente que queremos es distinta”.

Las bromas, los juegos de palabras o las ironías son difíciles de asimilar para personas como Carmen. Las cosas solo tienen un significado, no hay más vueltas. Y esto, cuando se habla de amistad es precioso: “La palabra amistad la gente la aprecia con tres o cuatro definiciones. Cada uno tiene la suya. Para mí, sólo vale una y las demás no existen. Para nosotros, las definiciones solo tienen un significado. La amistad para nosotros solo significa eso, el conocer a una persona en profundidad. De esos solo hay uno o dos en la vida”.

Las mujeres autistas quieren comunicarse contigo

https://tribunafeminista.elplural.com/2018/04/las-mujeres-autistas-quieren-comunicarse-contigo/

Política, escritora y periodista.

Cada 2 de abril se celebra una jornada mundial dedicada a la concienciación del autismo, este año bajo el lema Romper juntos barreras por el autismo. Hagamos una sociedad accesible. Es un objetivo justo pero aún lejano porque los prejuicios sobre esta condición, que no enfermedad, son frecuentes hasta el punto de que su mero enunciado evoca el estigma de lo asocial, incompatible con el paradigma de la “normalidad” que la psiquiatría y la psicología mantienen vigente.

Cifras oficiales estiman que una de cada cien personas en el mundo padece algún trastorno del espectro autista (TEA) y cada vez son más numerosos los diagnósticos, no porque haya más casos si no porque se detectan mejor. Hasta ese momento, muchos niños y mayores, significativamente más en el sexo femenino, deben superar una larga carrera de obstáculos ya que sus manifestaciones son muy diversas y no hay un reconocimiento generalizado en la sociedad de quienes pueden serlo realmente, y quienes no. El síndrome de Asperger es especialmente difícil de confirmar pues puede darse en personas con grandes capacidades intelectivas, capaces de disimular sus diferencias sensoriales o comunicativas.

Para las mujeres asperger el diagnóstico se hace casi imposible, incomprendidas por quienes no creen que pudieran superar las dificultades de adaptación a las convenciones sociales que las hacen diferentes. Pueden, o no, ser madres, profesionales, mujeres corrientes con capacidades y aspiraciones como tantas otras y con las mismas dificultades que el género conlleva por el machismo predominante, pero con el añadido de sus diversidades funcionales. Recientemente un grupo de mujeres asperger se han constituido como Comité para la defensa de las mujeres y niñas autistas (Cepama) conscientes de que desde el auténtico conocimiento que tienen de su realidad pueden moverse mejor para llamar la atención de la sociedad y dotar de herramientas útiles a quienes se saben autista y a quienes estén en su entorno. Previamente lograron que el Congreso de los Diputados aprobara una Proposición No de Ley para estudiar a fondo su realidad y producir los cambios legislativos y de gobierno necesarios para que se sientan ciudadanas visibilizadas, respetadas, e incluídas en lo colectivo y en lo privado, auto representadas sin tutelas de organizaciones que a veces se ocupan más de las dificultades de adaptación para quienes están en su entorno que de ellas mismas

Más vale que se haga visible la doble discriminación que supone ser mujer y autista en nuestra sociedad y es, en primer lugar, una obligación ética y sorora de nosotras, feministas. Sólo por una de ellas valdría la pena luchar pero tenemos un millón de razones para hacerlo, tantas como mujeres autistas habría en España donde pueden llegar a ser el 5% de toda la población: 930.000.
Si queréis movilizaros por su causa, contactad con CEPAMA entrando aquí
Si queréis saber cómo se sienten y se vindican por si mismas, podéis escucharlas en este link

Y ya me contaréis…

La visibilidad como herramienta de prevención de personas TEA (Trastornos del Espectro Autista) en entornos escolares y laborales.

Conferencia que impartí  en la Jornada sobre mejores prácticas en la inclusión de mujeres TEA, celebrada el 1º de abril de 2014 en Caixafórum (Madrid), organizada por Sinteno (www.sinteno.es), por invitación de su presidenta y creadora, Carmen Molina.

INTRODUCCIÓN

Carmen Molina, el alma mater de este evento y la creadora de Sinteno, tiene una gran fe en mi capacidad para trabajar en la comunicación, algo que le agradezco sobremanera, pero como buena Aspie, a veces confunde lo que ella ve con lo que otros creen o ven y que no siempre coincide. Digo ésto porque, aún siendo cierto que la comunicación pública es mi mundo, debo reconocer que el encargo realizado para hablar ante este auditorio ha sido para mí uno de los retos más difíciles a los que me he tenido que enfrentar. No pido comprensión ni una menor exigencia por ello, simplemente, me sirve también como explicación de la complejidad de vincular al Autismo con la comunicación, no sólo interpersonal, sino ante el público en general a fin de suscitar su interés.

Pero al igual que Carmen, yo tengo también una fe infinita en su capacidad para hacer milagros. Hemos trabajado juntas durante casi tres años y la he visto hacer cosas que parecían imposibles a priori. Esa fue una de las razones por las que comprendí que estaba ante una persona diferente y que motivó una enorme curiosidad en la periodista que mueve mi alma y mi razonamiento. Descubrí el Síndrome de Asperger en la medida que fui descubriendo a Carmen. Pero eso podremos hablarlo mientras tomemos un café o en algún otro momento, aunque ambas lo hemos contado en el blog de Sinteno, De Naranja y Rojo, en publicaciones aparecidas a principios de este año. 

Anteriormente había coincidido con el autismo por mi amistad con el psiquiatra Cipriano Jiménez Casas impulsor de una gran labor en favor de las personas TEA. Fue el promotor, en 1976, de la creación en Vigo, en donde vivo hace años la mayor parte del tiempo, del Centro de educación especial Menela (http://www.atlantico.net/articulo/vigo/colegio-menela-da-clase-curso-32-alumnos-autismo/20130508085949005535.html) que en 1989 se convirtió en Fundación Menela. Cipriano Jiménezs Casas y Carmen Molina se conocieron personalmente el verano pasado y a partir de ese momento, Sinteno y la Fundación Menela han establecido una estrecha relación, de la que me congratulo (http://www.galiciadigital.com/nota.8206.php). Pero además, la Fundación Menela ha creado el Centro de Día y Residencia para Adultos Castro Navás (1993), así como la Empresa Castro Navás S.L. para la promoción laboral de personas con TEA (1998), y la inauguración de otro edificio CAMI (2004), con la constitución de la Fundación Tutelar “Camiño do Miño” (2007) y la construción del Centro Residencial para persoas mayores con autismo y dependencia, que problemas de falta de presupuesto está pendiente de abrir sus puertas para que las personas con autismo con más edad y dependientes tengan un espacio donde puedan ser atendidos. Como puede verse, el proyecto contempla la atención desde los 3 años hasta el final de la vida de las personas TEA que puedan necesitar atención especializada y que parece consumar el sueño de las familias con hijas o hijos TEA.

Otra aproximación natural fue a través del cine, como casi todas las personas de mi generación, con la película Rainman que protagonizaron Dustin Hoffman y Tom Cruise, que nos impactó a todos quienes la vimos. A partir de entonces, la figura del autista ha sido recreada muchas veces en las producciones audiovisuales, tanto en cine como en las series televisivas. De hecho ahora mismo están de moda los personajes con rasgos propios del síndrome de Asperger, como la antropóloga forense de la serie Bones, o poco antes el Dr. House, de la serie del mismo nombre, por citar sólo algunos de los más populares. También se ha puesto de moda “salir del armario”, sobre todo –insisto- en el caso de personas con este Síndrome, y hemos podido saber que Spielberg, Michael Jackson o Keanuu Rives, son personajes populares que han reconocido este hecho, y los investigadores nos retrotraen nada menos que a Einstein como un caso característico.

Esto no deja ser anecdótico, pero es interesante que se divulgue, aún con todas las deficiencias informativas que solemos encontrar en el tratamiento de los personajes. La pena es que no suele explicarse el por qué de estos comportamientos “raros” aunque “brillantes” que caracterizan al estereotipo que se está extendiendo del Síndrome de Asperger, y además esa sobre exposición tan positiva, oculta una realidad mucho más compleja y difícil para la gran mayoría de personas que lo viven cada día.

En el manifiesto para 2014 del Día Mundial de la concienciación del Autismo que la ONU conmemora cada 2 de abril, se nos recuerda que una de cada ciento cincuenta personas en el mundo pueden tener algún trastorno del espectro autista, pero no es una estadística científica aunque sí indicativa. En el caso español no tenemos tampoco una cuantificación oficial, aunque seguramente podríamos aplicarnos el dato que aporta la ONU. Es una ratio importante, pero no lo suficientemente espectacular, como para estar todos los días, o más a menudo, en la agenda informativa y mucho menos en las agendas políticas.

Lo cierto es que la opinión pública y la opinión publicada suelen estar de espaldas a esta problemática, muchas veces por falta de información y muchas otras por falta de sensibilización. En todos estos casos, el hecho común es la falta de comprensión de una circunstancia vital que no puede ser considerada como una enfermedad, pero que requiere de atención especializada y de un esfuerzo común para conseguir una socialización aceptable, que dote de calidad de vida y realización personal, a un número considerable de personas en nuestro país.

Me atrevo a dar mi propia versión del por qué de este desapego o desinterés sobre el asunto, pese a que se corresponde con un comportamiento reiterado históricamente hacia los “diferentes”. Voy a ello, con el permiso de ustedes.

Desde el principio de los tiempos la vida humana sobre la Tierra ha sido un camino recorrido en comunidad. La socialización forma parte de la supervivencia para nuestra especie, al igual que para otras, pero en nuestro caso y por razones antropológicas que no es ahora el momento de recrear, ha sido decisiva. El reparto de tareas, la reproducción de la especie, la relación con el medio, los descubrimientos científicos -como tal podemos considerar desde las primeras herramientas del paleolítico hasta la decodificación del genoma humano-, han ido parejos con nuestro desarrollo cerebral, con nuestra evolución física y con los modelos relacionales que se han ido dando en las diferentes culturas de todo el planeta. Aún hoy existen modelos de sociedad propios de la prehistoria al tiempo que las sociedades más desarrolladas viven bajo el imperio del cuarto poder: la comunicación de masas convertida ya en el ojo omnipresente del Gran Hermano que predijo Wells.

Comprender y aceptar la alteridad

Valga este preámbulo para recordar que de todos los problemas que ese devenir histórico nos ha ido generando a la Humanidad, algunos se han ido resolviendo -y ello, casi siempre se ha considerado un avance social y ha supuesto un progreso-, mientras que otros se han enquistado y permanecen encerrados en nuestro sistema límbico, en nuestra memoria simbólica y en la memoria colectiva como paradigmas no removibles, incluso cuando ya se hubieran encontrado soluciones para ellos. Esos problemas u obstáculos se encuentran fundamentalmente en el ámbito de las relaciones humanas, en la comprensión del “yo” frente al resto de nuestros iguales. Y en la aceptación de la “alteridad” como algo imprescindible para vivir en comunidades sanas y pacíficas.

Hay, por tanto y de una parte, una cuestión unipersonal, privada, y de otra, una cuestión pública, social. Es decir, el desarrollo emocional e intelectivo en asuntos como la simpatía, el respeto, la empatía, la solidaridad, la indiferencia o la compasión, se han tenido que dar por igual en las relaciones entre una persona con otra, y entre grupos sociales respecto de otros.

El mayor conflicto se da cuando el “yo” predominante, es decir, el modelo que un grupo social considera ideal y asumible, tiene que convivir con el “otro” minoritario que se sale del molde generalista. Aquí el equilibrio entre lo que socialmente se considera “normal” y lo demás, se mueve y tiende a hacer caer a lo que se considera “diferente”, casi siempre con apelativos despectivos y marginalizadores.

Hablemos primero de esta situación contemplándola desde el punto de vista de las sociedades a lo largo de la Historia.

Las religiones más extendidas en el mundo, pese a que coinciden por lo general en el respeto, e incluso, amor, por el prójimo, han interpretado a ese prójimo, como lo que etimológicamente la palabra indica: los próximos, los que son como uno: mi clan, mi familia, mis cofrades, mis compañeros o camaradas… Los que piensan y se comportan como “yo”, porque ello me da seguridad y me dice donde están los límites de lo bueno y de lo malo, según lo que los líderes de mi comunidad -en el principio, siempre, religiosa-, han determinado que es el modelo único y posible de seguir. Curiosamente, casi siempre, se consideran “pueblo elegido” lo cual resume todo lo anterior.

Las civilizaciones más antiguas han tenido sus sistemas de valores construidos en base a los modelos que los humanos han creído interpretar de sus dioses o creadores, trufados con la importancia que tiene para la comprensión de la vida y la posibilidad de vivirla, el medio donde esto ocurra. En muchos casos estos valores han ido extendiéndose en forma de religión en la medida que la Humanidad no deja de crecer y hoy podemos clasificar a los seres humanos en función de la religión que profesan, contándolos por miles de millones.

Evidentemente, no son iguales las normas del Islam -donde se mezclan preceptos sobre salud, higiene, alimentación o moral, que prevalecen en un medio donde además de contener a una sociedad cada vez más amplia, ayudaban a prevenir males reales, externos y combatibles- que las normas del protestantismo -nacido en la fría Europa Central, que inspira formas de vida donde la propiedad y la acumulación de riqueza son bienes preconizados y necesarios-, o con las religiones animistas, como la yoruba, -de Níger, en el África central, donde las deidades, cada una con su poder atribuído, siguen interviniendo en las curaciones, en las bendiciones o maldiciones, utilizando los medios que el propio medio físico les da-.

Por ello, cuando una sociedad aferrada a unos valores determinados tiene una disputa con otra que considera “hereje”, quiere conquistarla, transformar su manera de pensar, hacer propio todo lo que a los otros les era propio a cualquier precio, e incluso, aniquilar, hacer desaparecer a quien pretende que otro mundo es posible porque pone en cuestión su propio mundo. Este es el origen de la mayor parte de las guerras y conflictos cruentos que llenan páginas de los libros de Historia y que siguen siendo noticia diaria a día de hoy, aunque cada vez más influyen otros intereses más sofisticados y calculados con precisión matemática de los auténticos centros de poder con fines imaginables.

Si hacemos un paralelismo con grupos más pequeños, es decir grupos dentro de una misma sociedad, ocurre algo muy parecido.

La cultura imperante, la tradición aceptada, define las relaciones entre las personas y afronta muy mal cualquier rasgo o actitud que no esté previamente prevista o codificada. El comportamiento es algo absolutamente fiscalizado aquí y ahora, en nuestras sociedades. Es, como el aspecto físico, la primera cosa por la que una persona es juzgada y aceptada o no por un colectivo mayor. De todas las dificultades para ser reconocido como “normal”, en todos sus significados, es decir: coincidente con la norma, o lo más habitual, es nuestra forma de ser, de expresarnos, de relacionarnos con los demás.

Para ello es imprescindible traer a colación el ya citado concepto de alteridad como la condición de ser “otro” desde la perspectiva del yo”, usado en filosofía para significar el conocimiento y los intereses del otro como alguien diferente a mí, un otro con historia, representaciones simbólicas, comportamientos, diferentes a los del yo y establece dos grupos aparentemente enfrentados: “ellos” y “nosotros”. Cuando comprendemos y aceptamos con normalidad la convivencia desde la alteridad, nos estamos acercando al que por diferente consideramos “otro”, y podemos aceptar la existencia de perspectivas distintas pero compatibles en la convivencia social.

Este conocimiento es imprescindible para las relaciones sociales dentro de la cordialidad, la empatía, la simpatía, el respeto, la solidaridad y el entendimiento mutuo. Sin comprender la alteridad no se puede dar la aceptación de las diferencias, tan frecuentes por otra parte en sociedades heterogéneas, plurales, mestizas…, es decir: modernas, porque si no la relación se hace difícil al enfrentarse dos formas de ser, sentir, entender… destinadas a chocar entre si e impidiendo la convivencia y la integración armónica que supondría respetar y dialogar con las creencias del otro y se impondrá la ley del más fuerte.

Homo homini lupus

A este respecto, me parece muy acertada la investigación realizada por Jesús Conill1 en la que afirma que “la experiencia moderna de la reciprocidad es inseparable de las nuevas formas de interrelación que introducen las exigencias vitales e institucionales. La principal novedad proviene de la funcionalización de la reciprocidad, principalmente a través de la creciente mercantilización, politización y juridificación de la alteridad recíproca, a lo que habrá que añadir en el mundo contemporáneo la conversión de los otros en un espectáculo a través de los medios de comunicación.”

Economicismo, politicismo, juridicismo y espectacularismo –sigue diciendo Conill- se han adueñado de la vida humana, determinando nuevas formas de interrelación y convivencia, de incalculables consecuencias. Cada vez se hace más compleja esa interrelación, pues no se trata sólo de campos totalmente autónomos, sino que se entrecruzan entre sí. Así cada “otro” queda mercantilizado no sólo en el ámbito estrictamente económico, dado que esta forma de relacionarse in vade los otros ámbitos (político, jurídico, espectacular); pero, a su vez, cada uno de éstos ámbitos también condiciona y forma parte de los otros. No hay una autonomización de los diversos ámbitos, como se creyó en algún momeno, sino que lo que se produce es una construcción multirrelacional y pluriinstitucional de cada otro, de cualquier otro y de cualesquiera relaciones humanas (ya sean de intercambio, de colaboración, de cooperación, o del tipo que sea).2

No obstante, a pesar de los procesos que funcionalizan las relaciones humanas (mercantilización, politización, juridificación y espectacularización), existen otros principios que inspiran y cualifican la convivencia, de entre los que destaca Jesús Conill, la simpatía, el respeto y el reconocimiento, en la medida en que configuran también tres experiencias decisivas en la vida moderna y contemporánea.

Nada menos que Adam Smith podría representar la importancia del sentimiento de la simpatía como el nivel más fundamental de la experiencia del otro. La apertura más radical al otro se da a través de la simpatía, como queda reflejado desde el comienzo de su primera gran obra, la “Teoría de los sentimientos morales”3, en que puede leerse lo siguiente: “Por más egoísta que se pueda suponer al hombre, existen evidentemente en su naturaleza algunos principios que le hacen interesarse por la suerte de otros, y hacen que la felicidad de éstos le resulte necesaria, aunque no derive de ella nada más que el placer de contemplarla. Tal es el caso de la lástima o la compasión, la emoción que sentimos ante la desgracia ajena cuando la vemos o cuando nos la hacen concebir de forma muy vívida. El que sintamos pena por las penas de otros es una cuestión de hecho tan obvia que no requiere demostración alguna, porque este sentimiento, como todas las otras pasiones originales de la naturaleza humana, no se halla en absoluto circunscrito a las personas más virtuosas y humanitarias, aunque ellas quizás puedan experimentarlo con una sensibilidad más profunda. Pero no se halla desprovisto de él totalmente ni el mayor malhechor ni el más brutal violador de las leyes de la sociedad”4

Por su parte, Kant introdujo sistemáticamente una noción fuerte de respeto en su Fundamentación de la metafísica de las costumbres como un sentimiento oriundo de la razón, al que se debe que pueda determinarse la voluntad por la ley moral racional. Pues ninguna otra cosa puede determinar la voluntad racional, “si no es, objetivamente, la ley y, subjetivamente, el respeto puro a esa ley práctica, y, por lo tanto, la máxima de obedecer siempre a esa ley, aun con perjuicio de todas mis inclinaciones”5

Sin esta capacidad de respetar sería imposible instaurar un “reino de los fines” que fuera más allá de las relaciones establecidas por lazos comerciales o de afecto, por tanto, no podría rebasarse la ley del precio, ya sea comercial o afectivo. Sólo si hay capacidad de respetar podremos ejercerla ante un límite, el que marca un posible fin objetivo, que tenga un valor ya no condicionado al precio, sino un valor de otro orden (incondicionado), el valor de dignidad propio de las personas humanas, la de uno mismo y la de los otros.

Por último, nos referiremos a la aportación hegeliana, que completa las anteriores mediante la figura del reconocimiento mutuo. No obstante, esta posición tuvo que abrir su propio espacio enfrentándose al hobbesianismo, que con su peculiar modo de entender un presunto “estado de naturaleza” destacaba una serie de pasiones dominantes por las que cada otro se siente como un peligro, de ahí que se haya interpretado el mundo hobbesiano como aquél en que nos figuramos las interrelaciones al modo como expresa el famoso tópico “homo homini lupus”, por el que parece que partimos de una situación de guerra de todos contra todos.

El reconocimiento en el sentido hegeliano se nos presenta como la réplica ética al reto de Hobbes (el deseo de ser reconocido basado en el miedo de la muerte violenta en el estado de naturaleza), una respuesta que se sustenta en la promoción de una motivación moral originaria. Mediante su concepto de reconocimiento de carácter profundamente ético Hegel se opone a la teoría hobbesiana del “estado de naturaleza”. Porque lo que se trata de dilucidar es si en la base misma de la convivencia existe un motivo originariamente moral, que Hegel identifica con el deseo de ser reconocido.

En fin, la alteridad como dilema y realidad filosófica y social está en el centro de la incomprensión y las dificultades para reconocernos, simpatizar, empatizar, respetar, etc. al “otro” y más cuando lo consideramos “diferente”. Cuando esa diferencia del “otro” ha sido vinculada durante siglos con la insania y los trastornos graves de la mente, nos encontramos ante algo anatemizado de antemano y rechazado por la sociedad convencional y conservadora que la considera un estigma.

El zapato de talla única

Actualmente, comprobamos como los avances científicos en materia de bienestar, salud y mayor expectativa de vida para las personas han sido impresionantes a lo largo de los últimos dos siglos. En el pasado siglo coincidieron con la eclosión de los medios de comunicación de masas: radio, televisión, internet… y en el actual se pierden en medio del ruido informativo que el crecimiento exponencial de la información produce en nuestra sociedad. Estas tecnologías de la comunicación que hacen del planeta una casa común, difunde y esparce los modelos de cada tiempo o, por el contrario, consolida estereotipos negativos y estigmatizados como los antes comentados. En este caso, la comunicación pública puede ser perjudicial a la hora de formar una opinión pública conocedora de la verdad y comprensiva ante ella.

Situaciones que hacen diferentes a las personas porque sus circunstancias no se encajan en la horma del zapato de talla única en que parecemos empeñados en convertirnos, como puede ser el tema que nos reúne hoy aquí, el autismo y en el caso de mi intervención con una mirada más detenida a uno de los síndromes de este espectro, el de Asperger, son todavía desconocidos o muy poco conocidos para una mayoría tan amplia de la población que habría que cifrar en porcentajes altísimos.

Son las personas que conviven con estas situaciones: las familias, los profesionales que se dedican a su atención o a la investigación, y pocas más, quienes pueden tener una idea certera de qué estamos hablando.

Esto, en la sociedad actual, es equiparable a un “no existir” porque en la cultura de masas y de los medios de comunicación omnipresentes, lo que no se cuenta, lo que no se conoce, sencillamente no existe. El correlato siguiente es deducir que lo que no existe no tiene por qué importar ni influye de manera determinante en la problemática común. Así ocurrió durante mucho tiempo con la violencia de género, algo vivido en el ámbito de lo privado como algo consustancial en la relación entre hombres y mujeres, pero que en un momento dado pasó a formar parte del conocimiento de la generalidad de la población y se convirtió en un asunto público.

Es un buen ejemplo porque ayuda a entender la complejidad que entraña la comunicación para afrontar los problemas sociales, pero también es un mal ejemplo en la medida en que la frecuencia estadística es muy diferente en ambos casos. Si incluso siendo así, de la lacra de la violencia machista se habla mucho pero se consigue muy poco para su progresiva desaparición, qué conclusión podremos sacar del Autismo -y sus diferentes manifestaciones- que no están presente en el bombardeo mediático, ni tampoco en la vida de tantas personas, como la violencia contra las mujeres.

Lo que considero que puede tener interés a efectos generales es reflexionar sobre cómo utilizar las herramientas que la comunicación pública nos ofrece, para convertirlas en un elemento de prevención e influencia.

Habremos de explorar por qué vías, por qué canales, con qué medios, poder llegar a convertir a los trastornos derivados del autismo en algo lo suficientemente conocido como para que sean tenidos en cuenta, desde los poderes públicos que tienen en sus manos los recursos sociales, hasta aquellas personas que profesionalmente tienen que tratar con personas incluidas en esta nomenclatura y no saben distinguirla y mucho menos, cómo abordarla. Estoy pensando y supongo que ustedes también, sobre todo, en los temas sobre los que se plantea esta jornada: el entorno educativo y el entorno laboral, a los que añado, como también hace Sinteno en su vida diario, la inclusión en el ocio y atención a los más dependientes en sus años mayores.

Desde mi punto de vista lo importante es la unión de los agentes interesados YA en este asunto, como las asociaciones que están repartidas por todo el territorio español en un número creciente, o las personas que tienen que tratar profesionalmente con el Autismo y sus diferentes manifestaciones: educadores, terapeutas, abogados, sindicatos…

Cuando sepamos, cuantitativamente, la fuerza que esa unión nos aportaría sería el momento de consensuar una estrategia conjunta de comunicación dirigida al “mundo exterior” buscando el efecto pirámide, es decir, de abajo a arriba en función de nuestro público objetivo: Desde la masa crítica pre-existente, pasando por las actividades que interaccionan profesionalmente con los TEA y rematando en la cima de la pirámide, con las autoridades que tienen en sus manos que proyectos inclusivos tengan la financiación y el respaldo adecuados para ir de la mano con la implicación de la economía social y de las empresas socialmente responsables.

En alguna manera y de forma intuitiva ya está ocurriendo algo parecido y esta jornada es buena prueba de ello, pero hay capacidad técnica y tecnológica hoy en día suficientes y a nuestro alcance, para hacer que este proceso se acelere y no deje en la cuneta a tantas personas que puedan no llegar a tiempo a un momento aceptable desde el punto de vista social para los TEA.

El tiempo corre en nuestra contra porque la vida tiene un tiempo limitado, y lo que deberíamos plantearnos es actuar con criterios de optimización de nuestra capacidad de influir y de acertar en el acercamiento a quienes son más sensibles a estas situaciones.

Si la formación de los formadores es algo esencial ¿por qué no plantearnos que en los planes de estudio de magisterio o pedagogía se incluya un conocimiento tan amplio como posible de esta materia? o en el caso de los ya ejercientes, propiciar su reciclaje profesional? Al fin y al cabo, son ellos quienes primero pueden detectar ya en las escuelas infantiles, los rasgos y actitudes que pueden desembocar en un diagnóstico confirmado por un informe psicológico o psiquiátrico posterior. Es clave el papel del profesorado para aconsejar la permanencia de los alumnos en clases integradas por neurotípicos y autistas cuando ello no vaya en detrimento de estos últimos, o para detectar inmediatamente si el entorno puede ser tan hostil que acabe traumatizando a quienes no sean aceptados por los demás por las circunstancias que fueren.

También en los ámbitos profesionales de la psicología y la psiquiatría, es mejorable el grado de conocimiento y de percepción que se les puede exigir a los profesionales. Conozco casos de personas adultas que han descubierto por sí sólos que tienen algún tipo de autismo y que se han encontrado con profesionales que no han querido reconocerlo porque se aferraban al paradigma –ya tan superado- de que un adulto, no digamos si además es mujer y ha sido capaz de formar una familia, que haya sido capaz por si sola de integrarse en la sociedad neurotípica, no puede ser considerado autista.

Es el caso de los empresarios, de los sindicatos y de los abogados laboralistas o asesores jurídicos de las empresas, que tienen un papel principal a la hora de acertar con la función y las expectativas de las personas que se contratan para trabajos que no siempre son los ideales para un TEA -pero que tal vez sean los únicos que en un momento dado encuentran-.

Es clave la información que posea un comité de empresa de los rasgos de comportamiento que puede tener una persona con síndrome de asperger a la hora de relacionarse con sus superiores o con sus subordinados para evitar malas interpretaciones. Es importante también hacer saber al mundo empresarial que las empresas socialmente responsables son las empresas del futuro. Sin solidaridad y preocupación por los problemas de las personas, las empresas son sólo entes especulativos y necesitamos empresas con corazón, no sólo con cartera, para favorecer la inclusión y que su esfuerzo sea reconocido de los poderes públicos.

En el campo del ocio, los programadores culturales ya han podido comprobar el efecto maravilloso que tiene trabajar para las personas TEA. Metro de Madrid es un ejemplo en este sentido con su apoyo incondicional a las actividades que viene desarrollando Sinteno para el ocio y la inclusión.

La investigación es otro ámbito en el que hay que poner el mayor empeño y éste sí que es un auténtico problema hoy en día en España donde la fuga de cerebros es cada vez mayor, pero no debemos renunciar a denunciar o a promover, en la medida de nuestras posibilidades, esta circunstancia, igual que a denunciar el fraude farmacéutico que puede poner de moda un remedio milagroso por puro interés crematístico sin que nada ni nadie se preocupe de velar por el resultado real.

Por último, llegaremos a los legisladores y a los gobernantes, que tienen en sus manos transformar la realidad y gestionarla de forma que las leyes tengan en cuenta todo lo que se ha dicho, y se va a decir hoy aquí, y poner los medios para que ideas e iniciativas como la ya narrada de la Fundación Menela no tengan que tener unas instalaciones magníficas deteriorándose para ser ocupadas por personas mayores dependientes con TEA por falta de una subvención comprometida al inicio de las obras y ahora desaparecida.

Nadie dice que tenga que ser fácil, pero si no se intenta nada se va a conseguir.

Si no se habla de ello, nadie lo va a ver. A nadie le va a importar.

Si no se actúa, habrá lo que en una guerra se llaman “efectos colaterales”, qué sarcasmo: muchas vidas se frustrarán y no podrán alcanzar un nivel de dignidad y felicidad inherente a todos los seres humanos.

Así que ánimo y felicidades a todos los que han hecho posible este encuentro. A todos los que van a intervenir o ya lo han hecho, porque SE HACE CAMINO AL ANDAR.

María Xosé Porteiro. Madrid, 1º de abril de 2014.

1 Investigaciones Fenomenológicas. , vol. monográfico 2, Cuerpo y alteridad (2010) . LA ALTERIDAD RECÍPROCA Y LA EXPERIENCIA DE RECONOCIMIENTO. Jesús Conill, Universitat de València, España. Cap. Experiencia moderna de la alteridad recíproca)

2 Xavier Zubiri, Sobre el problema de la filosofía y otros escritos, Madrid, Alianza /Fundación Xavier Zubiri, 2002, p. 52.Cuerpo y alteridad 62

3 Adam Smith, Teoría de los sentimientos morales, Madrid, Alianza, 1997, p. 49. Vid. Jesús Conill, Horizontes de economía ética. Aristóteles, Adam Smith, Amartya Sen, Madrid, Tecnos, 2004

4 Adam Smith, Teoría de los sentimientos morales, Madrid, Alianza, 1997, p. 49. Vid. Jesús Conill, Horizontes de economía ética. Aristóteles, Adam Smith, Amartya Sen, Madrid, Tecnos, 2004

5 Immanuel Kant, Fundamentación de la metafísica de las costumbres, Madrid, Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, 1992, p. 30

Mis amigas autistas

En mi muro de Facebook aparece hoy un recuerdo de 2014. Se explica por sí mismo así que aquí lo copio:

Maria Xose Porteiro. 31 de marzo de 2014 · 

En la foto, Carmen Molina (Carmen Sedres) junto al anuncio de la Jornada dedicada a los Trastornos derivados del Autismo que tiene lugar el martes 1 de abril en Caixaforum. Madrid. Allí estaré acompañándola porque desde que empezó su lucha por dar a conocer y reivindicar el valor y las necesidades que las personas TEA tienen, estuve a su lado, animándola y apoyándola. Ella tiene el Síndrome de Asperger y es la única mujer mayor de de 40 años diagnosticada en España. La prevalencia es de 1 mujer pot cada 4 hombres.

Mañana, víspera del Día Mundial para la concienciación del Autismo, se marcará un hito importante para la visibilidad y comprensión de una situación que afecta a 1 de cada 150 personas en el mundo. Por esa razón, también mañana entre las 10’15 y las 11 h. en el programa Hoy por Hoy, estará Carmen invitada por Gemma Nierga* para hablar de su propia experiencia y de la necesidad de integración de los TEA en los entornos escolares, laborales y de ocio.

Carmen es una gran mujer, que ha luchado contra viento y marea para que su condición de Asperger no supusiera un elemento de debilidad frente a quienes deconocen las características que lo acompañan y suelen “castigar” a quienes tienen un comportamiento distinto al de los neurotípicos (usted y yo, por ejemplo). Es un caso muy interesante de inteligencia adaptativa para ir construyendo las herramientas que precisó en cada momento de su vida y socializarse sin saber ella misma que sus “rarezas” no eran tales, sino indicadores del Síndrome, y llegar a ser subdirectora de un importante museo de Madrid. 


Las personas Asperger -entre otras características- no entienden el lenguaje no verbal y ello les supone un handicap notable para vivir y relacionarse en sociedad. A cambio tienen una enorme capacidad de concentración y dedicación a los asuntos que les interesan llegando a ser grandes especialistas en la materia que escojan.

No todos los Asperger son genios, aunque un buen número suele tener cocientes intelectuales elevados e incluso de superdotación, pero algunos personajes sobresalientes si lo son o han sido, como Einstein, S. Spielberg o Bill Gates.
Los que no tienen esa capacidad superior pueden sin embargo aprender habilidades sociales y comunicativas que les permitan desenvolverse y realizarse personalmente en el entorno donde viven. 


En Galicia tenemos un trabajo magnífico hecho para las personas autistas desde 1976, cuando el psiquatra Cipriano Jiménez Casas creó en Vigo el primer centro especializado ya en 1976: MENELA, pasando luego a constituirse como Fundación, diversificando las prestaciones hasta abarcar todas las etapas de edad de una persona con alguno de estos síntomas. En esto también estamos a la cabeza de España, no sólo en el rico marisco o en la belleza de las rías… Por eso es nuestra obligación difundirlo y preocuparnos por un asunto que se vive más como un problema, que como una circunstancia específica de las tantas que solemos tener cualquiera de nosotr@s.

Estoy muy contenta de poder colaborar con la Jornada que tendrá lugar mañana en Caixaforum, Madrid, abriendo la ronda de ponentes par dar mi opinión sobre la visibilización de los TEA como medio de prevención, junto a otras y otros expert@s que abordarán la inclusión escolar, laboral y de ocio.


GRACIAS, CARMEN, porque obras son amores y no buenas razones, y por la genial idea de crear SINTENO, Ocio e Inclusión, y vuestro blog
http://denaranjayrojo.wordpress.com/ que recomiendo vivamente.

 

  • Aquí podéis escuchar la entrevista a Carmen, entre los minutos 10h 15′ y 11 h:

    http://mmpodcast.cadenaser.com/20144/cadenaser_hoyporhoy_20140401csrcsrsoc_11_Aes.mp3

  • Por cierto, en los primeros momentos de la grabación tenemos una joya histórica, una entrevista que Genma Nierga hace al filósofo, ya desaparecido, Emilio Lledó con motivo del aniversario del triunfo del levantamiento militar contra la 2da República.