«Unha mestra de Mondoñedo promoveu a atención a galegas prostituídas en Cuba» Andrea Lopez Chao aparece na novela «SÁNDALO», de María Xosé Porteiro

61349903_2359712290943645_2619299532181078016_n.jpg

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/amarina/2019/05/26/span-langglunha-mestra-mondonedo-promoveu-atencion-galegas-prostituidas-cubaspan/0003_201905X26C12991.htm?utm_source=twitter&utm_medium=referral&utm_campaign=twmar&fbclid=IwAR3HtMz1ZsZ2M5OdAWJY88_GjIDY2-XwgLPOIW7GidOgHZ8Jyojr2b4CBiQ

LUGO / LA VOZ 

 

Sostén María Xosé Porteiro que escribir é terapéutico. Ela leva facéndoo toda a vida. Como xornalista e como escritora. Sándalo, a súa segunda novela, unha obra «con corpo de relato estimulante dos sentidos e dos sentimentos», acaba de ver a luz e onte presentouno na cidade de Lugo, en Trama. Alí estivo acompañada da artista plástica Luz Darriba, do xornalista Martín Fernández Vizoso e do director xeral de Galaxia, Franciso Castro, o home que empurrou a Porteiro a converter nun libro historias que xa estaban na súa mente e na súa vida. «Francisco é o pai por poderes desta novela», asevera.

-Que é «Sándalo»?

-«Sándalo» é unha novela de ficción histórica que transcorre no decurso de dous séculos entre Cuba e Galicia. Estamos falando dunha relación transatlántica no tempo e no espazo. Ademais de fitos históricos, contén esa parte sociolóxica de Galicia que é a da diáspora, a migración. Unha vez que vin a novela escrita, que non era o meu propósito, decátome de que hai unha homenaxe ao inmenso traballo feito por milleiros de homes e mulleres nosos que fixeron unha auténtica epopea durante máis dun século axudando a construír unha sociedade nova lonxe da súa, pero sen perder os vínculos, e que xa temos incorporado. Galicia non sería a Galicia de hoxe se non existise a Galicia de ultramar.

-Di que non era o seu propósito escribir a novela.

-Eu son emigrante e proveño dunha familia na que as migracións a América comezaron no século XIX. Temos mil historias contadas arredor dunha mesa e dun café que levo toda a vida escoitando. É algo moi presente na miña vida, na miña forma de entender o lugar onde estou. A revolución cubana pilloume alí, teño moitas vivencias desa época e o que fixen foi novelalas, pero a novela comeza en 1823, e daquelas non estaba alí (risas). Hai unha parte que ten moito que ver con vivencias reais noveladas.

-«Sándalo» é unha colección de pequenas historias que se suceden ao logo de dous séculos?

-En Sándalo hai o que te atopas na rúa, multitude de persoas diversas que coinciden e conflúen ou que van en paralelo vivindo as mesmas situacións. Ten unha estrutura non canónica, é unha novela que podes comezar a ler por calquera dos capítulos e en calquera momento vas atopar o fío que a une. Non é principio, nó e desenlace. Todo flúe de maneira aparentemente anárquica e todo ten unha lóxica.

-Na obra poden atoparse protagonistas da Fonsagrada, de Ribeira de Piquín,… por que?

-A Galicia que me inspira é esta, é a da miña familia, que é de Pol, de Ribeira de Piquín, sigo tendo moita familia aquí, e esta é a Galicia coa que contacto na miña nenez cando vou a Cuba e tamén cando retorno, aínda que vivo en Vigo. As historias que me conta miña avoa son as do nacemento do Pedragal do Irimia. É unha raíz moi lóxica para min. Ademais, despois da zona de Ortigueira, esta comarca de Lugo e da Mariña foi a que máis xente mandou para alá.

-Na súa novela aparecen personaxes que foron reais?

-Si, pero non polo seu nome. Si aparece a directora do Plantel Concepción Arenal do Centro Galego da Habana, Andrea López Chao, que é unha mestra de Mondoñedo que queda viúva e marcha para Cuba a principios do XIX ela soa. É unha muller de tal inquedanza persoal e tal personalidade que, por oposición, consigue a praza de directora do Plantel. É ela quen promove a creación do centro Hijas de Galicia para atender a mulleres prostituídas galegas que moitas acaban na cadea, outras necesitaban atención médica… É o único caso que existe no mundo de mulleres emigrantes en situación de prostitución que se organizan para prestarse axuda mutua.

-Pode dicirse que «Sándalo» vindica o feminismo?

ADVERTISEMENT

-As mulleres emigrantes, que eran o 15 % da masa migratoria no momento de maior fluxo, nas dúas primeiras décadas do século XIX, estiveron totalmente opacadas, non se falou delas. O feito de que moitas foran traficadas é en moitos casos segredo de familia que ninguén quere recordar. Pero eu si. Paréceme moi importante porque están na historia, non na oficial, pero si na real. É un xeito de ser veraces e de entender que si se empoderaron cando as que conseguiron salvarse e axudarse unhas a outras se constitúen nun centro de gran relevancia. Hijas de Galicia foi o centro obstétrico máis importante de América Latina do século XX e participou nos primeiros congresos feministas de Cuba. Isto forma parte do contexto literario, pero é realidade.

 

Manifesto feminista do Ateneo Atlántico de Vigo. 8 de marzo de 2018

https://ateneoatlantico.blogspot.com.es/2018/02/manifesto.html?spref=fb

En Vigo, no mes de febreiro de 2018 e perante a convocatoria do 8 de marzo.

NÓS TAMÉN.

Porque os tempos son chegados e estamos ata onde a vergoña perde o seu digno nome de saber que
sermos mulleres é termos moitas papeletas para desaparecer. E porque nós somos todas, designámonos no plural feminino para irmos da man pola rúa e pola casa e para facermos unha revolución necesaria e inaprazable.

Para denunciar as desaparecidas do valor económico do traballo familiar, ignorado pero imprescindible: como xeriatras, administradoras, modistas, enfermeiras, limpadoras, puericultoras, fontaneiras, cociñeiras, amantes, electricistas, camareiras, compañeiras, fillas, nais, avoas, contacontos, as que pasan e pasamos o ferro… nunha historia cotiá que, de tan normalizada, faise irreflexivamente esperada e asimilada por costumes que temos que rachar.

Porque todo este traballo ignorado vai acompañado do agravio comparativo no mercado laboral onde cobramos case un vinte por cento menos cós varóns. Pois acontece que nacer varón aporta ese plus salarial sen existencia de produtividade, de eficiencia, de calidade… e nacer muller leva consigo pertencer á segunda clase, merecente dunha discriminación retributiva admitida, non sempre coñecida de antemán, e pouco denunciada e combatida.

NOS TAMÉN queremos que isto mude. Abonda xa de ver normais os monstros das convencións sociais que o patriarcado constrúe e todas e todos consumimos. Abonda xa de estarmos nunha parálise alienante da que temos que escapar. E non esquecemos que cando se fala de desaparecidas, temos como referencia fundamental -que queima e nos revolve as tripas e conciencias- as asinadas logo da derradeira tortura, do derradeiro acto de vinganza patriarcal.

Por isto teremos que  seguir denunciando e vindicando, agora como mañá. Temos de seguir loitando para que os valores humanos se reflictan nos dereitos das mulleres, sobre todo das máis oprimidas, violadas, malferidas, borradas do mapa da vida coma escarmento para que outras non ousemos, nos rebelar.

NOS TAMÉN decidimos hai tempo pasar á acción para facermos unha guerrilla ética contra o poder patriarcal, teña a careta que teña, vista como vista. Porque os tempos son chegados e ata aquí chegamos, nunca máis como cómplices, artítices, consentidas ou consentidores.

ATENEÍSTAS, mulleres e homes, seres humanos con dignidade, principios e compromiso coa igualdade e contra o holoxausto feminicida: NÓS TAMÉN feministas. E feministos, claro que si.

 

 

 

Condenados a la hoguera

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/02/12/condenados-hoguera/0003_201802G12P12993.htm

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

El Éxodo advierte: «No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás». El fanatismo interpretativo de la palabra de Dios ha torcido muchos renglones para hacer lo contrario de lo que predica. Vaya, si no, el recordatorio de las más de 200 vírgenes y cristos que ostentan cargos honoríficos o militares en nuestro país: 185 como alcaldes o alcaldesas honorarias, y otras 16 condecoradas militarmente como capitanes generales, siendo las únicas (además del Rey) que pueden optar a tal honor, convertidas en una paradójica inspiración para la guerra y la justificación de la violencia, cuando nace en el seno de las instituciones, donde los ángeles de la guarda aparcan coches oficiales.

Desde el S. XV, España solo ha sido aconfesional durante la Segunda República y en la actual democracia que, tras cuarenta años de dictadura católica, apostólica y romana, lo plasmó en la Constitución. Pero prevalece el concordato con la Santa Sede pese a que, según el último barómetro del CIS, el 59 % de los ciudadanos se declaran no practicantes y que desde 2009 los enlaces civiles superan a los religiosos y una amplia mayoría social, de todas las ideologías, aprueba el aborto, el matrimonio homosexual u otros hitos alejados de los dogmas católicos.

Si entramos en materia y nos atenemos al precepto que indica que Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, no hay por donde coger la reciente condena que el juzgado de lo Penal número 1 de Jaén viene de hacer a un joven colombiano, multándolo con 480 euros por atentar contra los sentimientos religiosos al publicar un fotomontaje de Jesús Despojado donde sustituye la cara de la imagen por la suya propia. Lo cierto es que las sagradas escrituras no se manifiestan en términos de cánones de belleza y ponen bajo el manto divino a todos los seres humanos, de cualquier raza, aspecto y condición, y D.C.D. es un muchacho de rasgos correctos, piel marrón y ojos oscuros que, en lugar de una corona de espinas sobre la frente, lleva un piercing en la nariz que ha provocado la demanda de la Cofradía de la Amargura.

ERRADICAR LA EXPLOTACIÓN SEXUAL, OBJETIVO DE ESTADO

http://www.lavozdegalicia.es/firmas/maria-xose-porteiro/2

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2015/02/11/erradicar-explotacion-sexual-objetivo-estado/0003_201502G11P17992.htm

Las tres grandes mafias globales que generan mayor volumen de negocio en el mundo son: narcotráfico, trata de personas para su explotación sexual y contrabando de armas. El primero y el último se persiguen de oficio. El tráfico de mujeres y menores para la prostitución, no, pero mueve 1.825 millones de euros al año en España, 25.000 en el mundo y 12 millones de mujeres son víctimas de la trata en 160 países. En nuestro país la mayoría vienen de Rumanía, Colombia, Paraguay o Nigeria.

La prostitución como esclavitud aún se ve con tolerancia o indiferencia; como un asunto privado, pese a estar reconocida desde la Conferencia de Pekín y por organismos internacionales, como ONU-Mujer, como una de las peores manifestaciones de la violencia machista. Pero también nos concierne. La neutralidad en este caso es una forma de complicidad con los criminales.

Por eso digo: ¡Bien por Cosidó! Él no será cómplice.

El anuncio de la lucha contra esta lacra por el procedimiento de disuadir la demanda y que ello sea un «objetivo de Estado» para la Policía Nacional es un acierto, como lo es fijar a Suecia como referencia. En 1999 promulgó una ley que penaliza la compra de servicios sexuales y reconoce a la prostitución como violencia contra quienes son sometidas a ella. Las sanciones van desde una multa hasta seis meses de prisión. En esta ley se tuvo en cuenta algo tan obvio como desapercibido: la oferta solo es viable si existe demanda, por eso la ley sueca culpabiliza al demandante y le hace responsable del delito. Desde su entrada en vigor, la prostitución callejera casi ha desaparecido y la de los locales cerrados ha caído en picado. En la investigación sobre el impacto que ha producido la ley se afirma que desalienta y dificulta la labor de las mafias y que supuso un incremento del estímulo para policías y fiscales a la hora de investigar y perseguir a proxenetas y traficantes.

La prostitución no es el oficio más viejo del mundo, porque para serlo debería ser compatible con la dignidad de su cometido. Sí es una de las formas más antiguas de explotación de seres humanos. Tanto como la esclavitud, con la que comparte el hecho de que para que exista tiene que haber compraventa. Del mismo modo que para que exista corrupción tiene que haber quien corrompa y quien se deje corromper.

IMBÉCILES Y OSCUROS. Machistas violentos

http://www.lavozdegalicia.es/firmas/maria-xose-porteiro

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2015/11/25/imbeciles-oscuros/0003_201511G25P14995.htm

Imbéciles y oscuros

25 de novembro de 2015

os castigan y asesinan porque nos temen. Y lo hacen provocando nuestro propio miedo. El miedo de las mujeres es una de las armas más letales del patriarcado. Miedo a nuestros compañeros, hijos, padres, madres reproductoras y amaestradas para mantener los modelos del sometimiento -según de qué país, religión o filosofía estemos hablando-. Miedo a hacernos escuchar y a hacernos ver en la esfera pública porque nos clasificarán como futuros expedientes X, incómodas modelos a seguir porque podemos llegar a ser un peligro real y dinamitar el statu quo que nos deslegitima. Aciagas maquinaciones de los guardianes del Templo del Poder. Y digo poder, sin más, porque añadirle patriarcal es redundar.

Ya no pueden quemarnos en las hogueras, pero somos las nuevas brujas de este medievo futurista en el que perviven costumbres ancestrales veneradas como tradiciones que nos arrancan o suturan los órganos sexuales para convencernos de que solo somos máquinas reproductoras, en vez de seres que pueden amar, gozar, ser amadas, felices, dar y sentir placer. O aquellos en los que las esposas no tienen por qué seguir viviendo cuando muere el varón al que su familia la entrega y es incinerada viva junto al cadáver de su amo porque son solo una extensión de su propietario. O, en aquellas otras sociedades que aparentan ir a la contra de esos pueblos atrasados, pero que comparten la misma ansia de domeñarnos y para eso inventan nuevas religiones modernas dirigidas a nuestro ego para convertirnos en jóvenes infinitas, sin derecho al respeto que da la sabiduría y la experiencia del paso de los años, siempre juveniles, deseables, sometidas, imponiéndonos el masoquista convencimiento de que para ser bella hay que sufrir.

Y así podríamos seguir explicando lo que nosotras sabemos bien, pero que cuando lo comunicamos tarda segundos en ser borrado de la memoria colectiva, como si el mismo chip en el que nos encuadran los paradigmas tuviese la capacidad de resetear la comprensión de los mecanismos que nos hacen repetir, monótona pero eficazmente, los mismos comportamientos de sometimiento a un ser superior.

Pero esto se va a terminar. Cada vez son más las voces masculinas que denuncian esta situación de oprobio e inhumanidad contra la que callarse es consentir, es actuar por pasiva, es ser cómplices. Los asesinos de mujeres, los que pegan, gritan, acosan, abusan, asfixian económicamente, persiguen, revuelven en los cajones, revisan las agendas y los móviles, utilizan a los hijos y a las hijas como amenazas para asustar y someter a las mujeres que se niegan a seguir siendo «suyas», son unos monstruos. No puede haber lugar para ellos en una sociedad civilizada. Hay que ver al maltratador como al violador, como al pederasta, como al parricida. Porque es un criminal de la calaña de los peores yihadistas. Imbéciles y oscuros, que diría algún himno patriótico. No les hagáis sitio. Dejadlos solos. Pagadles con el desprecio y la persecución. No pueden quedar impunes.

De norte a sur, mi nueva columna en El Digital de Tenerife

http://www.eldigitaldetenerife.com/blog/2015/05/30/de-norte-a-sur-pepe-mujica-un-ejemplo-americano-por-maria-xose-porteiro/

https://i1.wp.com/static.eldigitaldetenerife.com/wp-content/uploads/2015/05/Jos%C3%A9-Pepe-M%C3%BAgica-Ex-Presidente-Uruguay-2015.jpg

María Xosé Porteiro-Opinión 2015En Estados Unidos ser senador es el culmen de una carrera política a la que puede aspirar cualquier ciudadano de a pie pero que el tiempo ha ido restringiendo a auténticas dinastías de una aristocracia política que sustituye a las influyentes noblezas del Antiguo Régimen. Y en verdad, en cualquier país, el estatus de miembro del Senado da una pátina de prestigio o reconocimiento personal a estos representantes de “élite” de los pueblos. En Uruguay el 3 de marzo pasado acaban de recibir a un senador que responde a la figura que en sus orígenes ocuparía un escaño en el senado romano: Pepe Mujica, presidente hasta hace poco. Hombre sencillo pero que ha dado muestras de una sabiduría y buen consejo dignos de encomio en los tiempos de su presidencia de la República, la Suiza de América del Sur, con poco más de cuatro millones de habitantes, sede del Mercosur y hermana pequeña, pero no menor, de otros vecinos muy grandes en recursos, población o expectativas, como Brasil o Argentina. El tamaño no importa porque la tradición democrática del pueblo uruguayo ha sido notable a lo largo de sus dos siglos de independencia y sigue siendo una sociedad discreta, no ostentosa y consciente del valor geoestratégico de su posición en el mapa.

Hace años que se suceden gobiernos de tendencia izquierdista pero el más evidente ha sido el de este hombre que estuvo José (Pepe) Múgica-Ex-Presidente Uruguay 2015considerado fuera de la ley durante décadas porque se enfrentó al establishment con métodos poco convencionales. Quienes vimos y escuchamos con atención a Mujica en su etapa de Presidente, no podemos imaginar una faceta diferente a la de un profundo humanismo y una inteligencia acrisolada pero instalada en la sencillez y la humildad. Su forma de vida ha sido coherente con ello y son famosas las imágenes de su vivienda, su pequeño y viejo Volkswagen, sus perros, sus zapatos cómodos y las camisas sin corbata.

El día de su despedida eligió una plaza pública para decir hasta luego al pueblo uruguayo. Poco después llevó al ex Rey de España, Juan Carlos I, a tomar un mate a su casa, donde lo sentó en un banco exterior hecho con tapas de botellas de plástico. Allí, durante casi dos horas, conversaron ante cámaras y micrófonos, sobre la vida y la política dos hombres coetáneos, al borde de los ochenta, que representan el haz y el envés de la forma de ejercer la jefatura de gobierno en democracia. De aquel encuentro habría que destacar el momento quevediano que tuvo Mujica. Recuerdo, para quien la desconozca, la anécdota protagonizada por el gran poeta español que vivió a caballo de los siglos XVI y XVII, Francisco de Quevedo –uno de los máximos exponentes del conocido como Siglo de Oro de las letras hispanas- cuando apostó con sus amigos que le diría a la Reina Isabel de Borbón, en su propia cara, que era coja. Ganó la apuesta con este ingenioso recurso: obsequió a la regia dama con dos ramos de flores, uno de claveles blancos y otro de rosas rojas, diciéndole: “entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad escoja”. Mujica hizo algo parecido cuando dijo a quien fuera Monarca de España que había tenido la desgracia de Bandera_de_Uruguaynacer Rey, enfatizando la falta de libertad que ello le habría supuesto a lo largo de su vida en comparación con el albedrío del que hizo uso el presidente uruguayo para vivir a su gusto.

América ha dado grandes nombres a la historia de la Humanidad. No es momento de grandilocuencias porque, además, generan asimetría con el personaje, pero en la Europa convulsa, en franca decadencia, con gobiernos títeres de los poderes económicos y financieros, refresca y dulcifica la crisis, encontrarse con figuras como la de José Mujica, ya senador de Uruguay, que ha llamado siempre a las cosas por su nombre y nos permite soñar con la utopía de que las grandes transformaciones sociales precisan de manos humanas para construirlas.

Mujica ha dejado un testamento político que podría ser referente para otros mandatarios de igual rango pero trayectoria mejorable. ¿Sabrá Obama recibir el mensaje en el tramo final de su mandato para no quedar convertido en un jarrón chino?

 

María Xosé Porteiro

Periodista y escritora.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *

Web

Comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Una Francia sin Libertè, egalitè, fraternitè, desde la mirada de Ramón Rouco

Me ha impactado este comentario de Ramón Rouco en su blog http://www.otaboleirodemonchorouco.blogspot.com, concretamente podéis encontrarlo yendo a este link: http://otaboleirodemonchorouco.blogspot.com.es/2015/05/la-france-de-la-liberte-egalite.html?spref=fb

Os lo traslado:

La Asamblea Nacional de Francia acaba de aprobar un proyecto de ley relativo al acceso a información y vigilancia masiva en Internet sin cobertura judicial.

El parlamento francés acaba de aprobar por abrumadora mayoría una Ley que permite al Gobierno espiar sin control judicial y que atenta radicalmente contra de los «derechos fundamentales» por el riesgo de “vigilancia masiva”. En este barco llamado Europa, Francia se ha trasladado del mástil de proa, como abanderado de las libertades, a las sentinas de popa. Charlie Hebdo ha sido el detonante y La República, Liberté, égalité, fraternité, la gran perdedora. La liberté no cotiza en bolsa, es un derecho fundamental. Limitarla es someterla a “respiración asistida”, bajo control policial. En la mente de una élite vive  el pensamiento: “unos somos más iguales que otros” La égalité no puede estar sometida a raseros subjetivos, es inherente al individuo, consustancial con el hecho vital de serlo. La fraternité es la marca de los países más avanzados social y políticamente. Negar este derecho es apartar al individuo del centro y la razón de ser de un Estado moderno.

Las clases dirigentes no soportan por más tiempo que estos derechos puedan ser utilizados por las clases menos favorecidas. El terrorismo sólo es la gran coartada. Con frecuencia los pueblos deambulan sin rumbo fijo tras las torpezas de políticos paranoicos, con la razón en quiebra y el miedo instalándose entre las sombras de la desconfianza. Este vuelco acaba de suceder en nuestro vecino país, la admirada Francia. A los muertos en el atentado de Charlie Hebdo se les honra con más libertad, fueron asesinados por quienes la rechazan y el Estado sólo se enroca. Ni una línea para los términos de esa Ley, sería detenerse en lo accesorio. La historia está plagada de “abrumadoras mayorías” que dieron cobertura a la desolación de Europa. ¿Imaginan esta herramienta legal en manos de un posible un gobierno del Frente Nacional? Parece ser que a Valls y a Hollande no les preocupa. Europa debe comenzar a preocuparse.

Parlamento francés

Estos hechos trasladan a Francia a tiempos pretéritos, anteriores a su lema: Liberté, égalité, fraternité. Atrás quedan más de dos siglos siendo Francia fue un referente universal y modelo a seguir por los países en línea de salida. El lema figura en la Constitución. Durante la ocupación alemana, el Gobierno de Vochy lo sustituyó por: Travail, famille, patrie, para marcar distancias vergonzosas. Quizás en una pirueta desesperada adopten el “modelo” por Petain, siendo asumido por François Hollande que al igual que el Mariscal, admira a su “hada madrina” Angela Merkel. No se sorprendan si La Estatua de la Libertad viaja a sus orígenes por carecer de valor.

¿Qué le podremos contar a Jean-Jacques Rousseau a Jean Paul Sartre a Simone de Beauvoir a Bertrand Russell o al Barón de Montesquieu cuando conozcan este atentado contra las libertades? Las naciones se forjan a lo largo de siglos de Historia. Francia había trenzado una admirada narración de su pasado, por lo que durante mucho tiempo fue considera El faro, un referente a seguir. Ahora La República francesa está al borde de la autarquía. La “oscuridad” se ha instalado en el 1984 de La Avenida de Los Campos Elíseos en París.

Maquiavelo y Montesquieu

Un libro toma protagonismo: Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu. Con esos actores pueden imaginarse el argumentario con dos voces distantes, distintas y representantes de modelos antagónicos de gobernar a los pueblos. Desde El Príncipe de Maquiavelo a El Espíritu de las Leyes de Montesquieu solo hay un nexo común: un pueblo a la espera de gobierno. “No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia” manifiesta Montesquieu y Maquivelo   antepone el sentido práctico: “La grandeza de los crímenes borrará la vergüenza de haberlos cometido”. Un puente, dos extremos: Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella” y al otro lado “El que consigue el poder es el Príncipe, el que consigue el orden y la paz son los súbditos”. No es tiempo para pusilánimes. Sobre el puente no se vive.

Sin matices, decidan: “entre cinismo y legalidad, entre autocracia y democracia, entre fines y medios”. Los franceses, acaban de atravesar ese puente: han pasado, con argucias legales, de un país con libertades a un Estado en”Libertad vigilada”.

Publicado por O TABOLEIRO DE MONCHO ROUCO en 11:54

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest

Etiquetas: Política