Sándalo (La Voz de Galicia. presentación en Compostela)

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/cultura/2019/05/02/span-langglmaria-xose-porteiro-une-galicia-america-sandalo-seu-regreso-a-novela-span/0003_201905G2P35992.htm?fbclid=IwAR3n-37oJIJYnv8ui0iPpQP9jvEd_Mzv7gBno30Afw1aM1a_LFdkyh_uKeg

«Sándalo», o seu regreso á novela

A escritora pon o foco nas migracións a través da historia compartida dende principios do XIX ata a actualidade

SANDRA ALONSO
MONTSE GARCÍA 
SANTIAGO / LA VOZ 

«Un escritor e lingüista galego díxome un día hai corenta anos que falase da miña experiencia na emigración. Tardei, pero aquí está». É Sándalo, a novela coa que a escritora e xornalista María Xosé Porteiro volve á narrativa dezaoito anos despois da publicación de Covardes. «Se non o fixen antes foi por falla de tempo, non de ganas», afirma.

Sándalo (Galaxia) fala das migracións e percorre case os últimos douscentos anos, desde principios do século XIX ata a actualidade. «A novela empeza en 1823 coa morte do comandante Riego. A partir de aí, empézanse a tecer historias que teñen que ver con guerras, con independencias, con cambios sociais…, que se van dando paralelamente entre Galicia e Cuba. É unha novela que trata de recompoñer a historia común dos nosos pobos e, ao final, o que resolve é unha historia puntual dunha familia», explicou a escritora, que onte presentou o seu novo traballo na Feira do Libro de Santiago acompañada polo presidente da Real Academia Galega, Víctor Fernández Freixanes, e da escritora e filósofa Carme Adán. Neste traballo, a autora mestura feitos e personaxes históricos con partes de ficción total e de persoas correntes.

María Xosé Porteiro explica que en Sándalo «hai moito de mestizaxe e de historia do noso pobo cunha diáspora. É unha historia migratoria moi estudada dende o punto de vista académico e, se cadra, menos divulgada desde o punto de vista da literatura ou da ficción».

A nova novela da escritora e columnista de La Voz de Galicia ten o seu xermolo hai unha década, ao seu regreso de Arxentina e Uruguai: «Alí tiven un reencontro importante co mundo da emigración, que forma parte da miña historia porque fun nena emigrante en Cuba ata os catorce anos. Esta toma de contacto novamente cunha realidade que era tan miña remexeu moitas cousas dentro de min e empecei a facer unha especie de esbozo do que podería ser unha novela na que abordar este tema». Pero tardou case dez anos en poñerse a escribila, aínda que a autora considera que inconscientemente xa a estivo facendo durante todo ese intervalo de tempo. Para Porteiro, influíu de maneira determinante a súa experiencia persoal en Cuba, o que lle permite «incorporar á nosa literatura escenarios históricos menos divulgados». Precisamente, da súa estancia no país caribeño conserva unha caixa de sándalo. Unha novela na que está a súa pegada como xornalista. «Non quixen renunciar a iso, esa é a miña verdade», di.

No sin vosotros

Resultado de imaxes para hombres feministas

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2019/03/09/no-sin-vosotros/0003_201903G9P15994.htm

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia

   
MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

Tranquilos. No tenéis que haceros todos feministas. Con entender que el machismo es una forma de ver la vida que debe desaparecer, es suficiente. Nadie pide que militéis activamente, que os vistáis de violeta, que gritéis consignas contra el patriarcado ni que tengáis que demostrar el arrepentimiento como Saulo, camino de Damasco. Es todo mucho más sencillo y en ese punto nos encontraremos, con respeto y complicidad, en una misma causa justa.

Antes de Trump (gracias, Donald) era impensable escuchar o leer consideraciones comprensivas y solidarias de parte de compañeros que nos veían como una amenaza a su hombría. El exceso es lo que tiene, que a veces sirve para buscar el equilibrio y en este proceso civilizador viene a cuento el pensamiento aristotélico del ‘justo medio’ respecto a la virtud ética: obrar correctamente precisa de una serie de repeticiones en la elección de lo correcto hasta que se convierte en una costumbre. Hete aquí un camino posible y contrastado en la historia de la Humanidad consciente: cambiar estructuras y comportamientos sociales que han producido una terrible injusticia, porque «la virtud ética suprema es la justicia, que es como un sol, como el agua en el desierto…». Y de eso va el feminismo: de justicia, de hacer lo éticamente correcto.

Eso no significa que la política deba permanecer ajena. La coincidencia con una convocatoria de elecciones mezcla la ola violeta con otros colores que tienen que ver con una confrontación partidaria legítima, pero las elecciones pasarán y la lucha feminista seguirá porque tiene su propio camino; porque es un avance necesario para que las personas seamos mejores, en conjunto, y porque las mujeres tenemos derecho a vivir plenamente, sin privilegios pero sin discriminaciones.

Ningún cambio social trascendental se mantuvo ajeno a la política y, en esta época, sería impensable. Sobre todo porque fueron las movilizaciones de las pioneras feministas las que produjeron cambios en leyes que hoy nos permiten votar, estudiar, trabajar y manifestarnos. Pensemos que en este gran país (la cuarta economía europea) sólo podemos elegir a nuestros representantes desde hace cuatro décadas. En ese tiempo nos hemos ganado el derecho al divorcio, a denunciar la violación, a tipificar como delito el acoso sexual, a decidir cómo y cuándo podemos o queremos ser madres y, nada menos, que a tener el amparo -por muy imperfecto que aún sea- de las fuerzas del orden público y de los tribunales para resolver lo que se consideraba un conflicto doméstico, cuando era un genocidio justificado por un anillo.

Ahora los procesos se han acelerado. Pero sin ‘ellos’, sin vosotros, será imperfecto, además de -también- injusto. No nos tengáis miedo. No existe el feminazismo. Existen trogloditas que defienden el retroceso al tiempo de las cavernas.

María Xosé Queizán: amazona (Vivir a galope. EE.XX. 2018)

Veño de ler as memorias de María Xosé Queizán, Vivir a galope, que editou Xerais.
Ao principio sentíame como unha voyeur. Ao remate, sinto que viaxei da súa man pola Historia de Vigo, de Galicia, de Europa e do mundo mundial, e, tamén, como non, pola súa propia historia vital. A súa relación marital é unha parte pequena -en relación coa importancia que os díxome-díxome lle querían dar- procurando, máis unha vez, que a protagonista da súa propia vida e obra, non fose ela. Laméntoo por quen se podía sentir -prematuramente- afectado  por aquilo da fidelidade amistosa ou do lobbi masculino. Non vou dicir que é anecdótico, porque os divorcios non adoitan selo, pero, aconsello que non vos quededes aí.
Algúns comentarios máis.
Hai varios relatos que transcorren en paralelo no decurso de más de 700 páxinas. 
– O propiamente biográfico, cronolóxico, con contextos moi acaídos e boa descripción das persoas e situacións que marcan as súas lembranzas.
– O reflexivo, diría que case filosófico, que agroma inesperadamente en momentos que levan a autora a compartir emocións, descubertas, sabiduría, propias de quen mira cara atrás con curiosidade e capacidade de tirar conclusións intelixentes.
– O histórico, onde aparece un Vigo, agochado para quen non vivimos aquí a posguerra, sorprendente e imprescindible. E tamén comparte a súa ollada sobre outros lugares da España ferida que puido coñecer desde que era ben cativa. E sobre a Galicia da que nunca quixo fuxir, que queda retratada sen filtros.
– O cosmopolita, co paso da autora polos lugares onde se marcaba estilo e cambio de era, cando as mulleres da súa xeneración non adoitaban sair ao extranxeiro.
– O libro de viaxes, onde podemos colocarnos na súa pel e ir descubrindo lugares insólitos, porque o seu pasaporte merecería unha performance.
– O amor e a sexualidade, como achádegos e como camiño para a comprensión da propia vida e do mundo.
– O político, onde o feminismo se amosa tal e como é: unha toma de posición revolucionaria. O novo humanismo.
– O literario, no que unha escritora de raza, colócase no lugar que lle corresponde, e denuncia a inxustiza e a cegueira con que varias xeracións de “colegas” quixeron apagar calquera foco que puidese alumear a súa obra, e recrea os por ques das novelas e ensaios que marcan a súa carreira.
– O cultural, en sentido amplo, onde tivo a ver con todas as actividades que marcan fitos no avanzo socializador e mobilizador da acción cultural.
Esta obra ben merece ser traducida e exportada. Espero que Xerais así o vexa e o procure. E reclamo a Real Academia Galega, que, dunha vez, convide a María Xosé Queizán a ocupar unha cadeira para a que atesoura méritos que darían para dez ou doce. Non sei se para sentar nela ou para rexeitala, iso é o de menos. O importante é rachar coa estupidez de querer tapar o sol cun dedo. Polo ben da Academia o digo. A ela, a vida xa lle puxo as maiores medallas.
Parabéns para a autora e para a editorial. Nas posteriores edicións seguramente serán corrixidos mínimos erros temporais ou referencias sen importancia que terei moito gusto en compartir coa autora.

Construyendo la Matria (Terra, un planeta mulher. Brasilia, 2012)

A profesora María José Guerra lémbranos no FB que hoxe, 30 de marzo, no día da campaña da @REF_Filosofia (#Lasmujerestambiénpiensan #MarzoMujeresFilosofía), dedícase a unha pensadora ecofeminista. Eu non me adico profesionalmente á fiolosofía, pero si son unha pensadora ecofeminista e esta é a miña aportación ao Ecofeminismo, o movemento imprescindible para cambiar unha sociedade que está nunha deriva suicida. É o texto dunha poñencia que preparei para ser presentada no encontro internacional “TERRA, UN PLANETA MULHER” celebrado en Brasilia en xuño de 2012 como preparatorio do Cumio Mundial sobre o clima “RÍO+20”, organizado pola arquitecta brasileira Flavia Portela.

CONSTRUYENDO LA MATRIA.

Un modelo alternativo para el desarrollo y la convivencia, justo, sostenible – y no excluyente porque deseamos tener una buena vida sobre el planeta Tierra.

Proverbio birmano: Pensamos que llegó el alba cuando el gallo canta, pero es al revés. El gallo canta cuando sale el sol.

I. DÓNDE

La manzana de Blancanieves, el monstruo de Frankenstein y la profecía autocumplida (Pedro y el lobo)

Los sistemas productivo, comercial y de consumo de los que se han beneficiado sobre todo las potencias colonizadoras a lo largo de la historia de la Humanidad, y muy principalmente durante los siglos XIX y XX -que nos són más próximos- constituyen una herencia envenenada para los pueblos que la han sufrido y que tienen que reinventar y decidir sus modelos sociales, económicos, estratégicos… para garantizar derechos básicos: a la vida, a la alimentación, a la salud, a la biodiversidad o al agua,  precisamente ahora, cuando corren un peligro más que cierto porque el cambio climático y sus consecuencias sobre la vida en el planeta son algo más que una amenaza.

Precisamente ahora, cuando la mayoría de los medios tecnológicos, del know-how, de los sistemas de producción, de la  I+D+i (investigación +  desarrollo + innovacón) siguen estando en manos de unos pocos, mientras que más de las tres cuartas partes de los habitantes de la Tierra no pueden disponer de medios de vida, de mejoras en sus expectativas y de garantías para su sostenibilidad, pese al expolio de recursos que son de todos y a la administración, gestión y comercialización interesada por parte de  quienes quitan y ponen gobiernos a su antojo.

Los gobiernos –también los elegidos democráticamente- están muy condicionados por las grandes corporaciones económicas que sólo pretenden el lucro inmediato para los mismos beneficiarios de siempre.

Veamos un caso no por más conocido menos escandaloso: el inconcebible poder de las mafias farmacéuticas que deciden dónde y quiénes se benefician de los avances científicos. Que determinan en qué momento, por qué razones y para qué objetivos se abandona la investigación de recursos sostenibles y no químicos para la sanación de las enfermedades.

Preguntémonos por qué estamos sometidos al predominio de la fármacoindustria, que además no oculta que nos causa serios efectos secundarios a cambio de curarnos de las enfermedades de moda en cada momento, a sabiendas de que garantiza así su existencia porque siempre tendremos que recurrir a nuevos productos: cuando nos hayamos curado la gripe tendremos molestias gástricas; cuando nos den quimioterapia para luchar contra un cáncer, deberemos desintoxicarnos durante mucho tiempo con otros medicamentos; cuando queramos morir dignamente nos seguirán invadiendo con productos que nos harán llegar a la tumba con los órganos internos deshechos y envenenados; cuando queramos parir de forma natural, estimularán entre la clase médica la conveniencia de inducir a la cesárea porque se puede programar y porque genera más gasto clínico para  la madre y la hace más vulnerable durante más tiempo. Y cuando busquemos terapias alternativas nos dirán que estamos chifladas y nos augurarán grandes males.

Mientras tanto siguen fabricando conservantes, estabilizantes y venenos varios para adulterar nuestra alimentación que ingerimos inocentemente, fascinadas por la belleza de la manzana de Blancanieves, roja, brillante, reluciente, pero sin un gusanito dentro que nos garantice que se puede comer.

Es una guerra que se fundamenta en la dominación de las “personas” en tanto que “consumidoras”, demandantes de bienes de consumo que nos harán la vida “más cómoda”, que nos harán sentir “más bellas”, que nos harán dependientes de este sistema porque promete llevarnos al mundo feliz (releamos a Aldous Huxley).

Es la ofensiva del poder sin compromiso con nada ni nadie, solo consigo mismo.

Es la mordaza que supone el ocultamiento o la manipulación informativa de estos asuntos que son los verdaderamente importantes.

Es el lavado de cerebro producido por  nuevas drogas psicológicas y la imposición de estándares sociales para que dediquemos cada vez más tiempo y recursos a creer que podremos ser jóvenes y hermosos siempre, en una alucinación que nos convierte en monstruos y hace que dediquemos mucho dinero a la industria de la deconstrucción de los seres humanos para convertirlos en sus propias caricaturas sometidas al permanente juicio de otras mafias.

Son las mafias de bandidos que aparentemente aceptan que las mujeres podemos ser libres -cómo negarlo- pero que consiguen que creamos que para ser aceptadas debemos destrozar nuestros pies y nuestra columna vertebral con el nuevo fetichismo del zapato escalera.

Mafiosos que deciden que no puede haber tantos modelos de mujeres como mujeres hay y que están acabando con la biodiversidad de lo femenino al generar el modelo ideal de mantenernos sexys, flacas y estiradas hasta llegar a ser centenarias para ser las más guapas del cementerio.

Los mismos que deciden que se pueden hacer pruebas nucleares, manejar las radiaciones o ser víctimas de las consecuencias de accidentes previsibles, como los de las centrales de Chernobyl o Fukushima.

Circulan por la Red algunas teorías que tal vez no sean tan peregrinas. Por ejemplo la que asegura que el número de cánceres de tiroides en mujeres europeas ha aumentado exponencialmente desde el desastre de Chernobyl por la extensión de sus radiaciones en la lluvia que el viento llevó hasta lugares muy remotos. Lo cierto es que las radiaciones que nos rodean por todas partes y penetran en nuestro cerebro a través de nuestros oídos desde la telefonía de última generación hasta la presencia permanente de un portátil en nuestras mochilas, o la cada vez más frecuente infertilidad masculina por debilidad del líquido seminal, o el cáncer de mama convertido en una epidemia de dimensiones mundiales… no parecen alarmar a la Organización Mundial de la Salud que en cambio es capaz de movilizarse contra una posible nueva cepa del virus de la gripe en campañas a favor de la ingesta de ‘nuevos’ fármacos, cuando el VIH sigue siendo endémico en África y causa muchas más muertes y enfermedades cada año.

Estos asuntos no están en las agendas de las cumbres de los gobiernos. Ni en las económicas, ni en las sectoriales sobre el clima, ni en las multilaterales de territorios afines como el nuestro: cada año vemos en nuestro entorno como siguen celebrándose cumbres iberoamericanas donde lo medioambiental es un asunto más -cuando se incluye-, en lugar de ser un eje transversal en cualquiera de ellas.

Tal vez no sea tan importante… Pero si lo fuese, a quién pedir explicaciones cuando ya sea tarde?. Sin duda a nosotros mismos por no haberle puesto freno a este ejercicio de poder inconsciente. De poder inconsecuente con los problemas reales de la tierra y sus moradores. Un poder insensible ante el sufrimiento que causa y, sobre todo, impune, porque no hemos creado los mecanismos que garanticen que quienes toman decisiones inadecuadas e irresponsables, paguen por ello.

Vivimos encerrados en una cápsula engañosa. Sus paredes son transparentes y nos parece que estamos en algún sitio, pero sólo lo vemos, o vemos lo que quieren que veamos. Todo viene dado y decidido desde algún lugar muy lejano a nosotros mismos. Pero nos hacen creer que somos nosotros quienes, votando una vez cada cuatro o cinco años, tenemos la capacidad de cambiar nuestros destinos y el de nuestros pueblos. Nos educan con palabras llenas de buenos deseos, nos hablan del amor, de la solidaridad, pero nos intoxican con la imposición de aplastantes modelos contrarios y mucho más contundentes desde la gran ventana al mundo relatado que son las pantallas de la televisión, de las computadoras, de las páginas de las revistas, del cine, donde se elabora la auténtica conciencia mundial de estos tiempos.

Las iglesias han abandonado su papel de guía y orientación para sus seguidores y se han convertido en lobbies de poder que funcionan con las mismas tácticas de las mafias políticas, económicas, sexuales. El paraíso que habitábamos hace millones de años va camino de convertirse en el cubo de la basura. Y sí, ya nadie lo niega: estamos abocados a vivir – y morir – en un basural. E incluso, nos parece lógico y natural.

Siempre se ha dicho que ni siquiera la cárcel o la privación extrema de libertad impide que nos sintamos libres si así lo somos en nuestro interior. Otra cosa es que queramos o podamos disfrutar de la libertad fuera de las paredes de la celda.

En estos momentos, aún podemos hacer algo aunque el tiempo vuela y corre en nuestra contra.

La gran crisis económica que azota Europa y EEUU es un buen ejemplo de cómo se siguen cerrando ventanas y poniendo grilletes a las ansias de vivir en un mundo más justo, más equitativo, más solidario, más sostenible. No puede ser casualidad que la gran debacle económica de este siglo XXI, ocurra cuando el debate sobre el cambio climático empezaba a extenderse y a ser parte real de las agendas políticas porque había calado en la sociedad.

Desde la cumbre de Río, voces autorizadas venían advertiendo de la necesidad de cambiar los modelos de producción y de crecimiento para garantizar vida por más tiempo  en esta casa común llamada Tierra. Pero no hemos reparado suficientemente en que eso habría sido una auténtica Revolución.

El ecologismo resultaba más peligroso que los otros “miedos” fabricados por el capitalismo para perpetuarse: el comunismo, el socialismo, la guerra de los mundos… y eso es así porque toca la fibra de cualquier persona, donde quiera que viva, y porque nos conecta con nuestros ancestros y con un inconsciente donde aún tenemos viva la idea de un paraíso del que no queremos ser expulsados otra vez.

Pero esta vez la reacción ha sido contundente, inmediata y eficaz. Sólo tuvieron que crear un miedo mayor al mañana. El miedo al aquí y ahora. El temor a perder, ya,  el empleo, la vivienda, la asistencia médica, la educación, y los derechos sociales y ciudadanos que parecían inamovibles. Un terror enorme invade los corazones de los europeos y produce un miedo paralizante, pero también despierta los institntos más egoístas del ser humano y nos convierte en cómplices asesinos del futuro porque la inminencia del hoy nos onnubila y nos aturde.

Como una banda sonora que está de fondo y a todas horas, encontramos el eco mediático brutal, permanente, atronador, estupidizante. Que nos dice que nada más es importante.

Ni las hambrunas africanas, la deforestación de Finlandia o Brasil; ni la veloz depredación de sus propios recursos naturales en China; ni el daño causado por el modelo urbanístico de crecimiento en vertical que obliga a intervenir de manera radical sobre los territorios desfigurándolos y haciéndolos irrecuperables como “marca” identificativa de progreso, ni el continuo almacenamiento de residuos nucleares en las fosas marinas; ni la multitud de basura espacial que pronto formará un anillo metálico alrededor del planeta.

Parece que  nada más es importante.

Ni el imparable crecimiento de la industria armamentísitca que dirige sus preocupaciones a eliminar a cuanta más población civil mejor en guerras donde los soldados son los únicos que tienen garantías de sobrevivir; ni la corrupción como base del nuevo orden mundial; ni la hipersexualización de las niñas y los niños que dejan de serlo en cuanto salen de sus cunas; ni el desdoro y desprecio por la experiencia de los más viejos, a quienes hay que incinerar cuanto antes para que no cuesten dinero al sistema; ni la rebelión ante la demanda de un reparto equilibrado de las responsabilidades familiares para que no recaigan únicamente contra las mujeres.

Porque para ellos nada es tan importante.

Ni los feminicidios como enfermedad psicosocial que mancha de sangre la crónica de las últimas décadas en nuestros países. Ni la frustración ni la apariencia de la igualdad de oportunidades para chicas y chicos para estudiar por la terrible realidad de la reclusión posterior en el rol tradicional de mujer-sirvienta-criadora-cuidadora, eso si, licenciada en alguna especialidad, mientras que el camino del crecimiento profesional sigue privilegiando a los hombres y cuando es compartido, deja a las mujeres con un tercio menos de salario como algo natural…

Dicen que nada más es importante…

Y nos preguntamos qué está pasando con la transmisión de los valores humanos en el ámbito del hogar y a las relaciones entre todos los miembros de la familia. Por qué aumentan escandalosamente las cifras de familias monomarentales, donde solo las mujeres se hacen cargo de los hijos. Por qué la esclavitud sexual es una forma aceptada de trabajo para las mujeres sin que se considere un problema serio y colectivo. Por qué estamos sordos, ciegos, necios, ante tanto abuso y nos dejamos llevar.

Pero no es verdad. Esas cosas son, precisamente, las verdaderamente importantes, pero estamos anestesiados y absortos en el ombliguismo de nuestras necesidades creadas y recreadas en el día a día.

Necesitamos reaccionar. Necesitamos generar pensamiento. Necesitamos reflexión. Necesitamos manos que escriban y voces que cuenten y prediquen lo absurdo de una realidad que damos por buena porque es la que tenemos o la que nos dicen que lo es.

Y de nuevo – no nos cansaremos de decirlo – necesitamos acción, no inmovilismo, no discursos floridos, no grandes eventos vacíos, no queremos una ONU mujer si no se implica hasta el fondo en estos asuntos. No nos sirven las instituciones multilaterales ni los organismos gubernamentales que se conforman con tener presupuestos para su autoconsumo y para justificar su mera existencia.

París, mayo de 1968: “Queremos estructuras al servicio de las personas, no personas al servicio de las estructuras”. Casi todo estaba dicho. Sólo que se nos había olvidado escuchar.

II. QUIÉNES

Hijas de Eva y de Lilith.

En el Antiguo Testamento se cuenta cómo los primeros seres humanos fueron expulsados del Paraíso: aquel lugar perfecto, armonioso, sin dolor, idílico: feliz. En el habitaban el primer Hombre, Adán, y su segunda Mujer, Eva. Es curioso que el hecho de ser divorciado, separado o tal vez bígamo, no supusiera ya la expulsión del Edén pero lo cierto es que Lilith había sido su primera compañera. Dejó de serlo cuando demostró un carácter independiente y con iniciativa: le aburría hacer el amor siempre debajo de su amante. Adán prescindió de ella con la ayuda de Dios y Lilith acabó en el Mar Muerto (aviso a navegantes) donde pasó a formar parte de la familia de los demonios, viviendo en una permanente promiscuidad, engendrando para siempre nuevas criaturas malignas por su afición al semen viril, y no sabemos, porque el Antiguo Testamento es muy discreto para las cosas de la lubricidad, si ella fue feliz con el cambio.

Mientras tanto, su chico tuvo una segunda oportunidad. Experimentado y ducho en la difícil materia de cómo manejar a la mujer y nuevamente con ayuda de Dios, Adán vió como de un trocito de su propia costilla le fabricaban un “otro yo” con los complementos necesarios para facilitar la reproducción de su estirpe. Así apareció Eva, menos rebelde, pero con otro grave defecto no previsto por el creador: era una chismosa, siempre preocupada por saber qué era esto y lo otro, por qué se podía hacer una cosa sí y otra no. Por ejemplo, a qué venía ese empeño en prohibir probar el fruto del Arbol de la Sabiduría. ¿Qué de malo habría de tener…? Fue advertida reiteradamente de que si se dejaba llevar por su insaciable curiosidad le pasarían cosas terribles: sería reducida a una condición inferior, no sólo secundaria, con consecuencias que ni siquiera podían advertirse. Tan terribles habrían de ser.

Parece claro que no hubo mayor pecado para el género humano que el de la curiosidad y el afán de poseer el conocimiento de quien simboliza al sexo femenino en nuestro imaginario colectivo. Las aficiones de la díscola Lilith no fueron suficientes para cargar a las mujeres con la mácula del Pecado original y la expulsión del Paraíso Terrenal. El detonador fue el ingenuo afán de saber de Eva, y lo ha seguido siendo hasta nuestros días. En el reino patriarcal de los hijos de Adán se nos ha vedado el acceso al conocimiento y sólo se admite una mirada para observar, entender y explicar la ortodoxia de qué y cómo deben ser las cosas: la perspectiva androcentrista. La visión femenina no estaba prevista en el guión. Es por lo tanto algo residual, heterodoxa, indeseable, marginal y peligrosa. Cuanto más, si responde a una naturaleza poderosa que se sabe transmisora de la vida y de las habilidades para la supervivencia. Ese es un pecado imperdonable y con la culpa de ser hijas de Eva hemos visto sucederse los imperios y las conquistas, mientras estábamos distraídas gestando, pariendo, inventando la agricultura, los tejidos, la alfarería, la preparación y conservación de los alimentos, la puericultura, la gerontología, la medicina, la botánica, las canciones de cuna, la educación, dando reposo y gozo a los guerreros, viendo morir a nuestros hijos en las guerras y a nuestras hijas en los partos, viviendo en un cuerpo que incitaba a los hombres a pecar (malgré nous) y siendo castigadas por ello, inventando artimañas para manipular a quienes no nos permitían obrar en libertad para conseguir nuestros deseos y para lograr nuestros sueños.

Ellos, en cambio, estaban haciendo lo verdaderamente importante: la industria de la guerra ha sido el origen de los grandes avances tecnológicos y la ciencia ha estado, sobre todo, a su servicio para consolidar el patriarcado y garantizar un linaje patrilineal para que los hombres no tuvieran que preocuparse por estar alimentando a las hijas y los hijos de sus rivales.

Las hijas de Eva fueron sobre todo madres y estuvieron recluídas entre las cuatro paredes del hogar. Su mundo fue el ámbito de lo privado y a ellos se les compensaba con una dote a cambio de que los cuidasen, les sirviesen y les garantizasen la progenie.

Las hijas de Lilith, en este interín, también siguieron su camino y crearon la estirpe de las “chicas malas”. Parece ser que no tenían que preocuparse por portarse bien pues ya estaban descartadas por ser hijas de su madre y se dedicaron a hacer lo que les venía en gana. Por eso fueron castigadas con la deshonra y la persecución. En lugar de cobrar una dote por tenerlas, los hombres tenían que pagar por poseerlas, hasta que se dieron cuenta de que eso era un negocio lucrativo y en lugar de pagarles a ellas, empezaron a pagarles a los chulos que les gestionaban la cosa. Incluso eso les fue quitado. Fueron estigmatizadas como las sufridoras del oficio más antiguo del mundo y reaparecieron periódicamente lapidadas, o quemadas en el fuego de la hoguera o en el rechazo social, siempre que una de las hijas de Eva, llevadas por su genética curiosa, quería probar algo nuevo. Por ejemplo, subirse  a un escenario – porque el teatro era cosa de hombres -,  o sentirse interlocutora de la divinidad, o hablar en las asambleas, o escribir en los periódicos, o controlar su capacidad reproductiva, o elegir a sus gobiernos, o amar a otras mujeres, o ser autónomas e independientes…   En  resumen, siempre que pretendían tener un lugar en el mundo de lo público. ¿Mujeres públicas? Qué osadía. Estaba todo dicho.

Fue muy fácil que muchas mujeres dejaran de ser hijas de Eva porque a la mínima salida de rol, les cambiaban a la madre y se convertían en hijas de Lilith.

Mujer reproductora y cuidadora o mujer objeto de placer y del escarnio. Eso fue todo.

Todas las religiones monoteístas coincidieron en dos cosas: que había una única y excluyente forma de entender lo divino: la suya, y que las mujeres eran una categoría inferior dentro del género humano y casi próximo al de los animales irracionales.

Se nos ha hecho pagar un alto precio por compartir el destino de los hombres. Tal vez hubiera sido más fácil si Adán se hubiera quedado en el Paraíso porque ya se nos habría ocurrido a nosotras algo que hacer con lo que nos encontramos en el mundo terrenal, pero, las cosas están cambiando. Lástima que llegue tan tarde, cuando ya quedan pocos vestigios de aquel Paraíso perdido.

Así y todo no perdimos nuestro espíritu de superación ante la adversidad. Hemos sido bien adiestradas para salir adelante en las circunstancias más difíciles y hemos aquirido notables habilidades para la supervivencia que ahora son muy bienvenidas cuando el conjunto de la Humanidad ve como las cosas se ponen definitivamente feas.

Después de no pocas reivindicaciones, mucha violencia real y simbólica, dura represión y bastante menosprecio a nuestras capacidades, estamos empezando el siglo XXI cumpliendo el sueño de nuestras madres creadoras: por un lado, el acceso al conocimiento que da opción a la formación de criterio y a la libertad para intervenir en el desarrollo de los acontecimientos. Y de otra parte, el disfrute de nuestro cuerpo y de nuestra capacidad reproductiva que ha dejado de ser una limitación para convertirse en una gran satisfacción en todos los sentidos, en lo físico y en lo espiritual.

Ahora ya estamos en condiciones de intervenir en la creación de un lenguaje incluyente y no exclusivo de la mentalidad patriarcal. Ya podemos discutir el pensamiento cartesiano. Somos filósofas, científicas, sanadoras divulgadoras, e interpretamos las realidad con múltiples instrumentos: los que crearon los hombres y que actualmente están vigentes como herederos del pensamiento de la ilustración, y los que nos hemos ido transmitiendo, de unas a otras, generación tras generación, con la sabiduría intuída, con el conocimiento empírico, con los pies en la tierra y la mirada en el cielo. Eso es el feminismo. Nuestra lucha por un trato igual, por las mismas oportunidades, por la no discriminación, pero también por el respeto a nuestra diferencia y la reivindicación de un papel propio, no tan masculino desde lo femenino como a veces parece ocurrir.

III. POR Y PARA QUÉ

La tierra será el paraíso más bello de la Humanidad.

¿A qué viene esta digresión feminista en un debate ecologista?. Creo que es pertinente y esclarecedora, porque la propuesta que nos hace el ENCONTRO LATINO AMERICANO DE MULLERES: TERRA, UN PLANETA MULHER, nos anima (nos obliga) a definir pautas y propuestas para participar del futuro del mundo en que vivimos bajo la bandera ecologista.

Para mí, desde un feminismo más que consciente, se plantea la necesidad de encontrar un lugar razonable, satisfactorio y posible en esta cuestión de hacer coincidir a los dos grandes movimientos revolucionarios tras la Revolución Industrial: Feminismo y Ecologismo, que no siempre coinciden. Que no siempre se encuentran cómodos. Que confrontan por definir un espacio de mayor transformación. Pero que deben encontrarse y ésta es una magnífica ocasión para hacerlo. O al menos, para plantearlo.

Soy discípula del feminismo de la igualdad, pero también me siento parte del feminismo de la diferencia. No entiendo el uno sin el otro y considero una trampa androcentrista la división maniquea entre ambos. El de la igualdad, el constructivista, busca su legitimación utilizando herramientas de análisis que hemos tomado de la cultura patriarcal, aunque sea para demostrar nuestras propias hipótesis. Es como si buscáramos la aprobación de los maestros a los que queremos sustituir o corregir.  Tampoco me siento totalmente identificada con el feminismo de la diferencia en tanto que esencialista y vinculado místicamente co son la idea de que las mujeres estamos más ligadas a la naturaleza o al instinto porque es reduccionista y porque es peligroso.

Igualmente soy profundamente ecologista. No conservacionista. Sí proteccionista pero sabiendo que el pensamiento ecológico no limita el progreso, si acaso, cuestiona el modelo de desarrollo.

En la verdad que busco hay un poco de todo ello. Sé que no es posible  decodificar el racionalismo sin tener un método alternativo -y mejor- que aplicar. Tampoco vamos a ignorar o desvalorizar la espiritualidad y el naturalismo  como si no fueran vías legítimas de adquirir conocimiento y de buscar la explicación o la raíz de las cosas. Apuesto por un feminismo ecologista y por un ecologismo feminista.  Un movimiento Holístico que sea fundamento de una acción política que asuma, sin ambages y sin complejos, el reto de incorporar todas las sabidurías y todas las miradas a buscar la receta que nos habrá de salvar.

Y para ello sólo veo la alternativa del diálogo. Diálogo, entre sexos, entre culturas, entre sistemas científicos, entre visiones religiosas, entre opciones políticas, para encontrar fórmulas de cooperación respetuosas y tolerantes, asumibles por los pueblos originarios de América Latina o por las paisanas de una aldea de mi tierra, y por la comunidad científica no dependiente de los señores de la guerra y de las mafias del mercado. Porque no es tan importante lo que íntimamente creamos, ni debemos preocuparnos tanto por convencer a los demás de que nuestra idea es la única y la mejor (herencia nefasta de las religiones monoteístas, de los regímenes políticos totalitarios, del populismo engañoso…), como de reconocer los intereses y preocupaciones que tenemos en común, de compartir una misma inquietud, tan plural en su expresión como legítima en su origen, para garantizar una buena vida, una auténtica y satisfactoria vida, en el planeta Tierra. Sin ello ¿para qué perder el tiempo en salvarnos a nosotr@s mism@s? Lancémonos al desenfreno inconsciente del consumismo total que nos marcan el Banco Mundial, las Agencias de Calificación, los índices bursátiles, los gobiernos títeres, las iglesias cómplices, y vayámonos pronto por el desagüe para terminar cuanto antes con la pesadilla del cambio climático, de la polución asesina, de las migraciones masivas en búsqueda de tierras donde todavía haya agua potable, de generaciones de hombres y mujeres lobotomizados y robotizados por los mercaderes del templo.

Tenemos que trabajar por un pacto global entre los países y los pueblos que de pie a un nuevo y sostenible orden económico mundial porque sin ello, no habrá sistema político que logre nada por si solo.

Ya se nos ha ratificado que son los mercados quienes deciden cómo y cuando se hunde un gobierno, dónde se debe focalizar la extracciòn de determinados recursos estratégicos, qué religiones y qué pueblos han de ser puestos de moda para distraer la atención de otros asuntos más espinosos, cómo se debe ensuciar la democracia hasta convertirla en una repugnante parodia de si misma que bien podría denominarse Corruptocracia…

Porque ya lo sabemos ¿no es cierto?.

Entonces, llamemos a las cosas por su nombre y no dejemos que nos distraigan con lo accesorio para centrarnos en lo fundamental.

Las grandes crisis económicas provocadas por los dueños del dinero y de los recursos naturales, pincipalmente los energéticos, han llegado a un punto de desfachatez impensable. Se adueñan y manipulan las nuevas tecnologías. Nos lavan el cerebro, ahora, cuando más información podemos tener, cuando mejor podemos saber, cambiando el foco de nuestra atención para que dejemos de preocuparnos por la libertad y estemos sólo obsesionados con la seguridad. Para que el miedo sea simultáneamente el Gran Hermano orwelliano y el Soma husleyano, y para que el terror a perder nuestra pobre y ruin riqueza del estandar consumista, nos impida actuar para evitar la pérdida de la grande y necesaria riqueza de una vida justa en la Tierra, con otros modos, con otras compensaciones, con un pensamiento post-ilustrado que sea el sumatorio del conocimiento y del sentimiento en una nueva época cuyo nombre no seré yo quien se arriesgue a proponer.

Ya no sirve el orden político del antiguo régimen. Los países concebidos como territorios definidos por fronteras artificiales no tienen sentido cuando el problema que nos acucia no entiende de límites dibujados en los mapas. La Amazonía está en Brasil, pero no es de Brasil. El acuífero del Paraná ¿a quién pertenece: a Paraguay, a Argentina, a Brasil, a Uruguay?. ¿Quiénes tienen el título de propiedad de los océanos? Y sobre todo, ¿quiénes son los responsables de lo que pase con ello?. Los tribunales internacionales ya pueden actuar ante el genocidio y se sabe cómo pueden funcionar y a quién pueden juzgar. Pero, ¿quién puede juzgar un ecocidio?

La reciente catástrofe del Prestige en el finisterre europeo de la cual se cumplen ahora diez años, pudo saldarse con aportaciones dinerarias a los productores que vieron mermados sus ingresos,  pero nadie pagará todos los recursos públicos que hubieron de ponerse en marcha en España para evitar que el barco hundido frente a las costas portuguesas dejara de vaciar sus tripas flatulentas sobre los fondos marinos, o para acordonar las ricas Rías gallegas a fin de evitar que el pestilente chapapote entrase en ellas por efecto de las mareas y luego no pudiera salir, o para limpiar –al menos en superficie- playas, rocas, aves, paseos marítimos, sistemas de algas, de aquel manto negro y espeso que eliminaba cualquier forma de vida a su paso.

Procede recordar la reacción de los gallegos y de los españoles en general, abrumados y doloridos por semejante agresión a su paisaje y sus ecosistemas. Los voluntarios llegados de todas partes se constituyeron como una legión solidaria que pertrechados con sencillos monos blancos, botas de goma, guantes y mascarillas, picos, palas y cubos, arañaron con sus uñas y sus manos el petróleo adherido a dunas, arrecifes, algas y aperos de pesca. Los marineros y mariscadores gallegos hicieron barreras con sus lanchas y sacaron el chapapote del agua también con sus manos, trozo a trozo, para impedir que se juntase y constituyese una marea negra imparable. Pero todo eso no fue tan importante como la ira y el dolor colectivos que nos hizo sentir hermanos de la tierra y de las aguas. Lloramos juntos, desconsolados. La madre Tierra nos llamó con un grito telúrico que removió nuestras entrañas, que movilizó todas nuestras energías, que nos convirtió en un ejército humanitario, pero humanitario de la naturaleza, no de los hombres.

No fue la última vez que un desastre ecológico nos hizo sentir así. Los terribles y devastadores incendios forestales que asolan cada verano a nuestra tierra provocan idéntica reacción, y ahí se juegan la vida muchas personas que salen a apagar el fuego con sus pies, con mantas y toallas que llevan de sus casas, que lloran porque la ceniza se les mete en los ojos y en el corazón. Que recogen los restos calcinados de las reses bravas que pueblan nuestros montes y ven, desconsolado escenas dantescas que nadie debería padecer.

Es una nueva forma de guerra. Es luchar contra una fuerza destructiva que asalta por tierra, mar o aire, cuando menos se le espera. Y las víctimas son incontables. Pero también lo son los causantes: una de las razones de la proliferación de incendios forestales en Galicia ha sido la especulación urbanística. Destruir paisajes singulares  y espacios protegidos ha permitido justificar una nueva ordenación del territorio y a autorizar edificaciones que generaron inmensas ganancias. El ladrillo también puede tener un fin asesino. Quién lo iba a imaginar. El petróleo derramado también responde a un interés económico, porque alguien permite que sigan navegando y transportando materiales altamente contaminantes por corredores marítimos tan frecuentados, como el del Cantábrico/Atlántico, viejos buques ya descatalogados y destinados al desgüace pero todavía activos por el interés y el lucro de sus beneficios conseguidos a cambio de poca o ninguna inversión en su mantenimiento.

No hay novedad, señora baronesa. Estamos al cabo de la calle. Para qué seguir buscando argumentos que vemos todos los días en los periódicos o en los programas informativos. Pero no hay peor sordo que el que no quiere oír. Ni ciego más irrecuperable que quien se pone una venda en los ojos. Hemos desarrollado un extraño instinto suicida asumiendo barbaridades que queremos considerar inamovibles. Estamos aturdidos.

Por eso el ecologismo y el feminismo son movimientos tan indeseables para el sistema y un statuquo que favorece y consolida la barbarie y la injusticia. Son auténticamente revolucionarios porque pueden cambiar el mundo. Tienen el impulso humanista y radical de quienes lucharon por la abolición de la esclavitud, de la lucha contra el apartheid, del combate a las mafias de trata y tráfico de mujeres y niños, de la reivindicación de los derechos humanos, de la persecución de los criminales de guerra. Tienen el aliento y el alcance necesarios para saber que hacen lo que corresponde hacer. Una legitimidad moral que se puede imponer ante la estulticia y la iniquidad.

Pero tenemos que reflexionarlo juntos, para luego gritarlo a los cuatro vientos y decirle al mundo que una asamblea de mujeres y hombres reunidos en Brasilia, con una enorme preocupación y responsabilidad ante lo que ven, saben y conocen, están dispuestos a impulsar acciones de gobierno que van en contra de los intereses lobísticos de los deforestadores, de los petrodólares, de los okupas de las costas… Y que esa responsabilidad es ahora más contundente porque la asume y la comparte una de las primeras lideresas en el panorama mundial que está dispuesta a hacerle frente a la corrupción,  a los patronos y a los dominadores, a los depredadores, a los que abusan sin límite y sin conciencia.

En la agenda de esta nueva tierra deben figurar también, y no como cuestión menor, la soberanía alimentaria, la alfabetización digital, el modelo de uso poblacional del territorio, la situación de las mujeres campesinas, la reorientación de la investigación científica para hacer de los residuos elementos útiles en el camino que se abre, en una nueva cultura del consumo, con la educación en valores, desde la cultura de paz…

Brasil es hoy nuestra esperanza de que un mundo mejor aún es posible. La cumbre del clima de Río en 1992 fue el comienzo y el altavoz de un nuevo discurso y una propuesta de acción de vanguardia cuyos objetivos están lejos de ser alcanzados. Apostemos porque un nuevo rumbo y un mayor impulso vengan dados por la unión de las conciencias ecologista y feminista. Cosas muy difíciles se han conseguido. Mandela es una inspiración permanente en su lucha contra el apartheid y su conocida reivindicación para ser “el capitán de su alma” es también la nuestra aquí y ahora, veinte años después de aquella Cumbre que marcó un cambio de era.

Somos las capitanas de nuestras almas y todas nuestras almas juntas, podrán retomar el rumbo de esta nave a la deriva. Hagamos de la Tierra una matria para toda la Humanidad, donde todas nuestras patrias particulares tengan sitio y tengan futuro. Las patrias de nuestros pueblos. Las patrias de nuestros ideales. Todas reunidas en la Matria de una tierra viva y donde valga la pena vivir.

Parece fácil decirlo y difícil hacerlo. Pero esa es la verdad. Como europea no me prestaré al falso debate sobre la hipocresía de estas declaraciones por venir de pueblos que se sirvieron del expolio de otros para ganar una buena vida. Nacer en uno u otro lugar del planeta no es nuestra elección. Ocuparnos de su futuro sí. Es más: es nuestro compromisoun moral. Irrenunciable. El punto de partida para reinventarnos como habitantes del planeta Tierra. Para ser parte de una patria común con alma, aliento, mirada, incluyente y participada por todas las mujeres de todos los territorios, de todas las etnias, de todas las culturas. Para crear incluso nuevas palabras que nos definan mejor y donde nos sintamos incluídas, concernidas. De la patria local a la matria total. La Tierra será una Matria o no será. Es el momento de agruparnos todos. Esta podría ser la lucha final.

– – – – –

ANEXO I

I. Atención a la secuencia. No puede ser casual:

– 1992. Río de Janeiro. “Primer encuentro mundial sobre el Clima”.

– 1995. Pekín (Huairou). “Cuarta cumbre mundial sobre las mujeres y Primer encuentro mundial de Organizaciones No Gubernamentales de mujeres”.

– 2012. Brasilia: ¡”Primer Encuentro Latinoamericano de Mujeres sobre género y sostenibilidad”!

Del 1 al 6 de junio, estaremos en Brasilia, participando del debate y presentando propuestas para abordar los grandes retos planteados a la Humanidad y al Planeta TTERRA, UM PLANETA MULHER:

1) Porque es urgente el cambio de paradigma de los actuales modelos de desarrollo basados en un crecimiento deshumanizado, especulativo, depredador, discriminatorio y desequilibrado.

2) Porque es preciso que, en la práctica, la equidad de género que propugna la Carta de los Derechos Humanos sea algo inmediato, real, palpable, justo y útil en la lucha contra el hambre, la enfermedad, la falta de libertad, la depredación de los recursos naturales, la extinción de especies, la inseguridad, la violencia, la ignorancia, el sufrimiento y la explotación ejercida por seres humanos a otros seres humanos.

2.a) Para producir una evolución hacia los Derechos de cuarta generación: desde los Derechos Humanos entendidos como: libertad + soberanía + igualdad de oportunidades + igualdad de trato… hacia los Derechos Generales/Derechos Extendidos: con garantía de los Derechos Humanos + Derechos Ambientales que corresponden a todos los seres vivos, a la naturaleza entendida en su conjunto y en toda su plenitud.

3)Porque es necesaria una nueva ética del empoderamiento responsable y comprometido con la supervivencia.

3.a) Es la ética de mujeres que sabemos que “tenemos derecho” y “debemos estar” en la toma de decisiones en todos los lugares donde ello se produce. Tomando el poder para producir un CAMBIO trascendente y positivo. Desde un feminismo en permanente evolución, responsable y responsabilizado con la sostenibilidad de la vida en la tierra:

3.b) Para cambiar el viejo paradigma según el cual las naciones más desarrolladas justifican la validez de su modelo porque ofrecía una vida mejor a sus afortunados habitantes (y no a todos por igual), a cualquier precio y sin importar el sufrimiento generado a otros habitantes de otras partes del mundo…

3.c) …Por un nuevo paradigma de naciones que opten por un desarrollo equilibrado donde se garantice la supervivencia del género humano para garantizar la de sus propios pueblos. Una no será posible sin la otra. El concepto de vivir mejor no se basará en tener más cosas, sino en poder tener las adecuadas el mayor número de personas durante el mayor tiempo posible.

4) Porque es posible una nueva y sostenible manera de entender el bienestar y la convivencia, donde la inteligencia, el alma, la mirada y la acción de las mujeres del mundo, tenga su lugar, su deber y su derecho a garantizar la supervivencia de la Humanidad sobre la Tierra y su evolución en la lógica búsqueda de la felicidad.

ANEXO II

Epístola para Flavia Portela

He visto que me incluyes en los agradecimientos y me siento tan grande y tan pequeña a un tiempo que necesito expresarte la tormenta de ideas y de sensaciones que todo esto que está ocurriendo, despiertan en mi.

Lo primero es darte las gracias  por tu generosidad.

Las ideas están en el aire. Lo meritorio es tener la inteligencia de apreciarlas y valor para ponerlas en práctica.

Lo más importante de tu iniciativa, además de aportar el enfoque de género a la cuestión clave de la sostenibilidad, es hacerlo en RED. Eso no podía hacerse hace 20 años, cuando Río. Ni hace 16, cuando Pekín. Veo mucha inteligencia y empoderamiento en querer y saber aprovechar y proyectar la fuerza y la energía de muchas otras fuerzas y energías dispersas.

Enredar en español, creo que también en portugués y por supuesto en galego, tiene varios significados:

1) Complicar: lo complicado no está reñido con lo sencillo, sino con lo simple.

2) Tejer: construir algo nuevo a partir de algo preexistente, que tiene vida propia y conserva la vida a partir de la cual se creó.

3) Canalizar algo a través de las nuevas tecnologías, trabajar en red.

En el proyecto TERRA, hacer una red -y saber usarla en sus tres significados- va a suponer algo que tiene que ver con la lógica de la naturaleza. Va a unir lo que aparentemente está aislado para  construir un cuerpo mayor donde cada punta de cada hilo es el trayecto que deshace el laberinto (otra vez el mito de Ariadna) al convertirlo en transitable por la voluntad y la emoción de tod@s los demás caminando junt@s.

Un arrecife de coral es una buena imagen para entender una red sistémica. Un cerebro humano y las sinapsis neuronales, también.

Esta nueva TIERRA, va a permitir buscar una explicación amplia y no simplista -bien por exceso de racionalismo, bien por simplificación espiritualista- de la relación de sus habitantes con el planeta y de cómo dejar de hacer algo tan evidentemente malo como lo que le escuché decir a una sabia mujer mayor cuando yo era muy joven: “no se puede limpiar la suciedad con un trapo que esté sucio porque eso sólo hace crecer el problema y además nos despreocupamos al considerar que ya hemos asumido nuestra parte de responsabilidad en el asunto… “

Flavia Portela, no podré estar ahí físicamente, pero los principios de la Física Cuántica me permiten saber que estaré de otra manera.

No sé si te puedes imaginar el campo de actuación intelectual y emocional, inmenso, que se me ha abierto al abordar esta cuestión con la seriedad que tú la has planteado. Sigo leyendo y escribiendo frenéticamente. El problema será hacer la síntesis, pero para mí y mi entorno, el reto está planteado y ya no tiene vuelta atrás. Espero que esto nos ocurra a tod@s quienes estamos teniendo el privilegio de ser partícipes de esta cumbre.

Y hay algunas cosas que cada vez veo más claras:

1) NO ES PORQUE SI QUE NAZCA EN BRASILIA. Tenía que ser porque ahí están la razón y la espiritualidad juntas, en el propio germen de la ciudad y en la carga antropológica y ancestral de quienes la habitan, y porque hoy Brasilia es el corazón y el cerebro del continente Brasil que marcará el rumbo del futuro del contienente América y también en buena medida de los demás, porque tiene todo para que así sea. Incluso el nombre de la ciudad es una versión femenina del nombre del país…

2)Y NO ES PORQUE SI QUE LO LIDERE UN PAÍS Y UN GOBIERNO CON “UNA” DILMA ROUSSEF AL FRENTE Y CON UN EQUIPO DE FLAVIAS EMPUJANDO…   Ser mujeres no es suficiente si no se actúa consecuentemente y necesitamos entender el por qué de las cosas para luego sentirnos cómodas al acometer la tarea, por muy cuestionada que sea, y lo será, por el “establishment” dominante impuesto por los dueños de la tierra (…de las tierras, de los árboles, de los ríos, de los mares, de las nubes y del sol), por sus mercaderes, que nos imponen el espejismo falaz de un falso trueque: dan opciones para vivir a cambio de su lucro, como si la vida se pudiera comprar o vender. Es una tarea inmensa y muy difícil. Pero es imprescindible o no habrá más cosas por las que luchar. Todo empieza y termina aquí, en este dilema. En este esfuerzo por seguir teniendo un planeta habitado y habitable.

Dilma Roussef está en una posición extremadamente poderosa pero también extremadamente vulnerable. Nada le será perdonado. Todo le será demandado, pero ella entenderá que su trabajo y su voluntad la han llevado a un nivel de empoderamiento e influencia inéditos hasta ahora en la historia de la Humanidad, y que en verdad es una dura tarea y una enorme responsabilidad,  no un premio aparente.

Porque es en este momento cuando UNA NUEVA MIRADA INCLUSIVA DEL APORTE DE LO FEMENINO (para mi eso supone una actitud feminista sin ningún complejo ni miedo a una palabra proscrita por la misoginia pero hermosa como el amanecer) ES IMPRESCINDIBLE PARA CONSTRUIR UN SISTEMA DE DESARROLLO POSIBLE, SOSTENIBLE, HUMANIZADO Y HERMANADO CON LA NATURALEZA EN TODA SU MAGNITUD, donde sea muy importante el enfoque de la investigación y el conocimiento tecnológico, pero no sólo para multiplicar fuentes de energía alternativas al petróleo y a la emisión venenosa de CO2 sino para crear alternativas donde no sea tan necesario el empleo de la energía en el sentido convencional…

Habremos de preocuparnos más en  repensar las necesidades energéticas que en dedicar tanto dinero y recursos a buscar otras fuentes de energía – siendo eso también necesario- porque si seguimos utilizando la energía como hasta ahora seguiremos generando sus consecuencias y residuos inasumibles, dependeremos totalmente de ella y de sus propietarios, perderemos libertad y tendremos las manos atadas.

Todo es energía. Nosotr@s también, sólo que con nuestro aliento no podemos hacernos un rico y caliente café por las mañanas para despertar.  Por eso tenemos que pensar a partir de cero. De lo contrario, nos estaremos conformando con “remendar” un tejido ya gastado y que ha demostrado tener numerosos agujeros negros.

Podemos TEJER una nueva RED para sobrevivir con dignidad y buscar las razones de nuestra felicidad y nuestro bienestar en otros valores que no tienen por qué ser los que la herencia patriarcal nos ha impuesto:

– Las disputas por la propiedad de las cosas (de la naturaleza, de las personas, de los objetos también…)

– La violencia como sistema de confrontación donde gana el más fuerte en vez de la búsqueda de acuerdos mediante el diálogo entre iguales, un entendimiento nuevo de la vida y de la sociedad, donde todo forma parte del Todo y donde lo que está arriba, es igual que lo que está abajo (…) y donde el efecto mariposa  se asuma y se comprenda para actuar consecuentemente.

Si rompemos la inercia de la división entre lo racional y lo natural, comprenderemos que es idéntica a la que se da entre cuerpo y mente. Ambas son una parte de la misma verdad. No hay yin sin yan. Lo femenino y lo masculino son distintos pero imprescindibles  uno para el otro, y en lugar de pensar que 1 + 1 = 2, pensemos que 1 + 1 puede ser igual a 3, porque ese es un resultado “a mayores”. Una madre y un padre pueden ser un conjunto binario (a + b) o pueden ser un triple elemento donde a + b = c.

Bendetti  dixit: “ en la calle codo a codo, somos mucho más que dos”.

Igual ocurre con nuestra forma de abordar los problemas del planeta. Si utilizamos métodos y fórmulas excluyentes, nunca saldremos del esquema binario que nos limita. Podemos ser tres o ser un millón.

Flavia Portela, ya soy parte de ese millón de fotones que has puesto a trabajar. La energía está dentro de nosotr@s y una vez que se enciende, no se va a apagar.

FUERZA y PASIÓN para un PLANETA (también) MUJER, DONDE LA PATRIA CONVIVA CON LA MATRIA Y SE GENERE  UNA NUEVA SOCIEDAD:  compasiva, solidaria, comprensiva, empática, pacifista, feminista, ecologista, no capitalista, espiritual y racional a un tiempo…

Vigo, 21 de mayo de 2012

ANEXO III.

Lo que otras mujeres han dicho y que no debemos olvidar.

WINONA LADUKE. Nación Toxona. Colorado (USA). Activista por los derechos de los pueblos indígenas. 1995: Foro no gubernamental. IV Cumbre mundial de las mujeres. Huairou, Pekín.

– “Nosotras somos la presa de una sociedad depredadora”.

– “La ley de la naturaleza es superior a las leyes del Banco Mundial (…) la globalización de la economía ha traído más marginación a las mujeres porque homogeneiza la cultura (…) Las sociedades matrilineales que han sobrevivido son indígenas”.

– “Los residuos tóxicos que depositan en nuestras tierras para deshacerse de ellos, no sólo nos afectan como nación, sino como mujeres: llevamos la toxicidad en nuestros cuerpos (…) En la Bahía de Hudson las mujeres indígenas tenemos mayor nivel de contaminación en la leche materna, y si no podemos amamantar a nuestros hijos por ese veneno, no mejoraremos nuestro destino (…) Es preciso abordar colectivamente estos problemas para decidir sobre el futuro de la Tierra, luchar colecivamente como hijas de la Tierra, no alinearnos con el depredador”.

-“La toma de decisiones se corresponde con intereses corporativos distintos a los de la gente y detentan derechos superiores a los de la gente. ¿Quién se lo permite? ¿Es por la riqueza que nos expropiaron, es por la colonización a cuenta de individuos, plantas, ecosistemas enteros?”.

– “Somos ‘las madres de nuestras naciones’, todo nos incumbe. La tierra es nuestra madre, como ella, también nosotras somos dadoras de vida. Tenemos que cuidarla. Nosotros somos como la madre tierra en forma humana. Debemos cuidarla para cuidarnos a nosotras mismas”.

– “Hay un dicho indígena según el cual ‘una nación no se conquistará hasta que los corazones de las mujeres estén en el suelo’ (…) Cien años antes, el jefe de los indios Seattle dijo que “lo que le suceda a la tierra es lo que sucederá a los pueblos de la Tierra”.

– “Terminemos con la conquista de la tierra. Queremos sobrevivir”.

IVONE GUEVARA. Brasil. Teóloga. Ecofeminista espiritualista.

– Sobre la Ecojusticia: “Preservar la naturaleza es hacer justicia a los más pobres y al resto de las criaturas vivientes. El desarrollo ecofeminista de la teología de la liberación incluye la idea de preservación medioambiental como justicia social. Los pobres, y de entre ellos, las mujeres pobres, son quienes más sufren. Muchas mujeres latinoamericanas tienen que hacer frente, solas, con sus hijos a cargo, a la pobreza y a la contaminación”.

– “Las ciudades latinoamericanas sufren problemas de contaminación que afectan gravemente la salud, aunque no sólo en el llamado tercer mundo, si nos atenemos al informe científico sobre cáncer, alergias y deformaciones congénitas provocadas por el deterioro del medioambiente en Francia, presentado en febrero de 2004 al gobierno de ese país”.

– “En Brasil hay dos redes que se ocupan de la educación medioambiental de las mujeres, de la concienciación para que se conozcan los problemas de salud que provoca el contaco con pesticidas y desechos tóxicos y aprendan a organizar el reciclaje de la basura en las chabolas, en los barrios en los que no hay servicios municipales y donde las asociaciones tienen que negociar con los ayuntamientos para conseguir al menos un mínimo de atención. Como es lógico, en Brasil ya hay un elemento social muy fuerte en el tema medioambiental”.

ALICIA PULEO. Doctora en filosofía y directora de la Cátedra de Estudios de Género de la Universidad de Valladolid. Máxima representante del ecofeminismo en España. Feminista de la igualdad y Ecofeminista constructivista.

– “Quiero subrayar que ser ecofeminista no implica afirmar que las mujeres estén de manera innata más ligadas a la naturaleza y a la vida que los hombres. Aunque algunas teóricas así lo han visto, desde una perspectiva constructivista de la subjetividad de género, podemos considerar que el interés que, según estudios internacionales, poseen las mujeres por los temas ecológicos, no es un mecanismo atomático relacionado con el sexo”.

– “Hay mujeres infatigables en la defensa del medio ambiente y otras que detestan y combaten el ecologismo. Ahora bien, como para otros aspectos de la identidad de género, la realidad nos muestra gran variedad de individuos pero también tendencias vinculadas con la socialización en ciertas tareas  y actitudes.”

– “Uno de los planteamientos ecofeministas, uno de sus núcleos de estudio, es la interssección de género y estructuras socio-económicas destructoras de la Naturaleza. La identidad construida como control y dominación aparece como una construcción histórica”.

– “La utopía es un horizonte regulativo que no debe abandonarse, sino plasmarse poco a poco y evolucionar con la experiencia. Ahora bien, saber si el modelo va a poder concretarse a corto plazo, todavía hay un paradigma de desarrollo insostenible demasiado establecido como para que eso sea posible. Pero podemos ir avanzando en pequeñas experiencias que irán cristalizando en un proyecto global”

– “Los problemas del planeta nos unen por definición a todas las personas del mundo, pero de manera especial para las mujeres. Las mujeres unidas, las del norte y las del sur, las de los países desarrollados y las de los países en desarrollo, tenemos mucho que decir y somos decisivas para dar un giro global al futuro”

VADANA SHIVA. Nueva Delhi. Física, filósofa, pacifista y feminista. Pionera del movimiento ecofeminista y directora de la Fundación para la investigación en ciencia, tecnología y ecología. En 1993 le concedieron el Premio Nobel Alternativo.

– “Pienso que la acción y la reflexión deben ir unidas. No hay una ideología perfecta, es simplemente una política de responsabilidad. La diversidad no es el problema, es la solución para las crisis políticas de la intolerancia, las crisis ecológicas de la no sostenibilidad y las económicas de la exclusión y la injusticia”.

– “Hay que gastar el dinero para mantener los derechos fundamentales de nuestra gente”.

– “Sueño con una biodiversidad libre, que pertenezca a los campesinos, donde el agua sea accesible al igual que la comida. El sistema es muy sencillo de crear, pero está siendo impedido por las políticas que nos gobiernan a nivel intrnacional y éste es el motivo por el que cada día de mi vida insisto en que tenemos que dejar de cooperar con esas políticas”.

– “El ecofeminismo, como su nombre indica, es la convergencia de la ecología y del feminismo (…) el ecofeminismo es poner la vida en el centro de la organización social, política y económica. Las mujeres ya lo hacen porque se les ha dejado la tarea del cuidado y del mantenimiento de la vida”.

– “El capitalismo ha sido presentado como un modo de crecimiento pero es en realidad, un modo de pobreza y en alguna forma, la globalización es el clímax final del capitalismo (…) Lo que muchos consideran un milagro económico por el crecimiento de la India es un desastre, sobre todo porque ha dado la espalda a la naturaleza, a sus procesos ecológicos y alos ecosistemas vitales.”

– “Las grandes corporaciones internacionales son las responsables de haber criminalizado la agricultura, de haberse apropiado de los recursos básicos y de expoliar la tierra (…) Creo, como Mahatma Ghandi, que los recursos naturales deben ser del dominio público. El agua no puede ser privatizada ni la tierra monopolizada”.

– “La igualdad puede significar dos tipos de cosas, por una parte parecerse, ser similares, pero también puede significar diversidad sin discriminación. Yo creo en esta última denfinición. Quiero tener la posibilidad de ser hindú, no quiero convertirme enuna europea. Yo quiero ser y quiero espacio para ser hindú. Yo quiero ser mujer, no quiero convertirme en un hombre, no quiero poder ser violento, como mi segunda naturaleza, no quiero ser irresponsable, no quiero asumir que otra persona tenga que arreglar el desorden que dejo tras de mí. Yo tengo que arreglar el desorden que creo. Yo quiero la libertad para ser diferente, pero no quiero ser castigada por serlo. Eso es para mi la igualdad”.

MARÍA XOSÉ AGRA ROMERO. Doctora en filosofía y profesora de Filosofía moral y política de la universidad de Santiago de Compostela. Sus líneas de investigación se desarrollan sobre filosofía política, teorías de la justicia y teoría crítica feminista.

– “Ecologismo y feminismo son dos campos de la teoría y la práctica políticas diferentes pero que poseen más elementos en común de lo que en un primer momento pudiera parecer.”

– “Más allá de su irrupción conjunta como nuevos movimientos sociales entre las décadas de los sesenta y setenta del pasado siglo, sus contribuciones prácticas y teóricas se entrecruzan dsde que Françoise d’Eaubonne acuñara el término ecofeminismo para referirse a un modo distinto de acción que tiene como finalidad la consecución de un nuevo tipo de humanismo, diferenciado de la sociedad masculina y capaz de resolver su problema ecológico.”

– “Crisis ecológica y dominación de la mujer se imbrican en sus análisis después de darse cuenta de la necesidad de preservar y asegurar las bases  materiales de la vida como requisito ineludible para afrontar cualquier proyecto vital y para defender cualquier proyecto emancipador como el que preconiza el propio feminismo”.

DAW AUNG SAN SW KYI. Birmania. Premio Nóbel de la Paz. 1995: Foro no gubernamental. IV Cumbre mundial de las mujeres. Huairou, Pekín.

– “Durante milenios las mujeres trabajaron para facilitar la vida de los otros. No iniciamos ninguna guerra pero las padecemos más. El mundo será  más tolerante, pacífico y justo por el empoderamiento de las mujeres porque ello supondrá gastar menos en guerras y más en educación”.

– “Existe un prejuicio hacia nosotras porque  hablamos mucho. Puede ser una ventaja porque estamos más capacitadas para el diálogo. Hay que conseguir un desarrollo logrado por la gente, no para la gente que debe gobernar a su país, contando con el 52% de la población que somos las mujeres. Tenemos una gran capacidad para aprender de la vida y aumentar el bienestar. La revolución tecnológica produce grandes cambios sociales”.

– “Es preciso convertir las virtudes pasivas de las mujeres en activos para las sociedades en las que vivimos y combatir los obstáculos a los derechos humanos”.

OLAYA FERNÁNDEZ GUERRERO. Universidad de Salamanca. Estudiosa de la relación del cuerpo, el espacio y la libertad en el ecofeminismo.

– “Frente a las dicotomías clásicas en el pensamiento occidental: naturaleza/cultura, masculino/femenino, mente/cuerpo, se propone un nuevo concepto de lo humano más abarcador, que integre sin rupturas todas sus dimensiones e incardine al ser humano en el mundo natural, al que nunca ha dejado de pertenecer. Esta perspectiva inaugura una nueva noción de existencia humana arraigada en lo órganico, absolutamente vinculada a lo vivo.”

– “El ecofeminismo lleva a cabo la recuperación del cuerpo como tema filosófico y secunda así una línea muy pujante en el pensamiento contemporáneo. Una vez planteada la noción ecofeminista de la existencia, expondremos las características del nuevo concepto de libertad que surge a partir de ahí; el ecofeminismo sitúa la libertad dentro de los límites de lo natural y la territorializa, en tanto que interpreta la tierra como espacio cultural y simbólico donde se desarrolla la libertad.”

– “Ante la dicotomía ‘cuerpo/espíritu’ el ecofeminismo decide no elegir. Sitúa al cuerpo en el centro de la reflexión y lo ubica como mediador entre lo cultural y el mundo natural, como punto de articulación de la existencia huana encarnada. Al mismo tiempo, retoma el concepto de espíritu, liberándolo de connotaciones religiosas y aplicándolo a la totalidad del mundo vivo, en la que el ser humano está inserto. Esta recuperación de la espiritualidad de lo natural, si bien tiene consecuencias positivas como la de reconectar la humanidad con el entorno de lo vivo, conlleva también algunos aspectos controvertidos, entre ellos el riesgo de mistificación de la naturaleza o la atribución a ésta de unos valores morales que son una pura proyección de la ética en lo natural”.

– “Atribuir espiritualidad a lo natural supone deshacer el proceso de desencantamiento del mundo señalado por Max Weber como final inevitable del proceso de racionalización europeo. Encantar el mundo implica concebir a éste como sujeto activo y no como un recurso que puede ser manipulado. El mundo está constituido por multiplicidades irreductibles e interdependientes de las que el ser humano forma parte, pero en un plano de igualdad no de superioridad. Desde ese enfoque “mágico” es posible establecer nuevos espacios de percepción y experiencia constituidos a partir de lainterdependecia y la integridad.”

– “No podemos agotar los recursos naturales ni aniquilar a otras especies porque la naturaleza no nos pertenece, no está a nuestro servicio (…) El ecofeminismo propone que, además de servirnos de la naturaleza para garantizar nuestra supervivencia, nos comprometamos a proporcionarle lo que ella necesita para subsistir. Se trata de una simbiosis en la que tenemos todo que ganar y nada que perder”

María Xosé Porteiro. Xornalista. Escritora. 

 

 

 

Outros enlaces:

https://mxporteiro.wordpress.com/2015/11/

https://tribunafeminista.elplural.com/2016/12/tierra-un-planeta-mujer/

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2018/01/10/hoy-plantaria-arbol/0003_201801G10P11994.htm

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/08/16/ecofatiga/0003_201708G16P12995.htm

https://luzes.gal/2018/02/05/a-diaspora-que-nos-vira/