La sonrisa de Abascal

download.jpg

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2019/07/26/sonrisa-abascal/0003_201907G26P16994.htm?fbclid=IwAR1DIlFDeIIefHaH_cCqtlxxWHkhia-_g91ubCJZXyvoc3B1quQTxDDdKrw

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia
La sonrisa de Abascal
María Xosé Porteiro
26/07/2019 11:04 H

¿Qué comen estos diputados que juegan al desempate en tiempo de prórroga después de pasar los 90 minutos que dura el partido dirigiéndose miradas feroces y reproches lánguidos? La disputa para la investidura frustrada de Sánchez ha sido un espectáculo digno de un reality en busca de audiencia a costa de calidad y buen hacer, en una demostración lamentable de inexperiencia, bisoñez y tontería. Los votantes de izquierda estarán perplejos, mientras que los de derecha solo tienen que sentarse a esperar que en las bancadas de enfrente sigan infligiéndose heridas y distrayéndose aquellos que deberían cuidar de que la otra brecha -la que confirma la imagen machadiana de las dos Españas- haga impracticable la reconciliación ante la ausencia de ese ‘algo en común’ por el que merezca la pena seguir juntos. Como los alumnos perezosos, han perdido la oportunidad de aprobar en julio y, tras el clamoroso suspenso, se abre un plazo de apenas dos meses para intentar aprobar en septiembre.

En este lapso de tiempo podrían intervenir mediadores internacionales para achicar la inundación y convertir a los púgiles que se miran con desconfianza en compañeros del gabinete de ministros para poner fin a un insostenible stand by de la gobernabilidad. Para ello tendrán que hacer muchos deberes y escribir mil veces en la pizarra la máxima churchilliana de que la democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás, porque el debate de investidura confirmó que por estos pagos la cultura del diálogo y el acuerdo lleva rota mucho tiempo. Lo presagiaban las tertulias de vociferio e insultos que cada semana ofrece una cadena televisiva que se precia de crear y tumbar líderes políticos, instruyéndoles en la máxima de que hay que discutir para ganar, no para hacer prevalecer la razón.

Entre tanto despropósito, un renovado diputado Rufián cantaba las verdades al lucero del alba: «Soy de izquierdas y estoy harto de perder siempre», consciente de estar ante una oportunidad irrepetible porque en la convocatoria de septiembre las cosas pintarán muy feas para que ERC pueda votar a favor de un Gobierno de coalición por las novedades judiciales que se esperan. Por lo demás, la sonrisa satisfecha de Abascal me pareció más elocuente que cualquier discurso.

Se lo tienen que trabajar

NovenaPedroPablo_TercerDia.jpg
La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia
MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

Esta sesión fallida de investidura por falta de mayoría absoluta nos ha servido para hacer examen de la capacidad parlamentaria de algunas de sus señorías. A saber, Gabriel Rufián, que hizo bien disculpándose por sus primeras actuaciones parlamentarias caracterizadas por el exabrupto y la propensión a la bulla, ahora advirtiendo a diestra y siniestra de la necesidad de diálogo y acuerdo. En el otro extremo, Abascal, el portavoz de Vox, en su estreno en la Cámara, demostró el largo camino que le queda para sustituir las ofensas por propuestas alejadas de una imagen -siquiera borrosa- de gobierno. Ciudadanos, enfangado en el frikismo, siguió absorto por la egolatría de un líder que solo se ve a sí mismo. El portavoz del PP, Casado, demostró mejores maneras que aquel joven ganador del congreso más traumático de su partido, sin papeles y con alguna crítica complicada en su primer gran debate post Rajoy.

Iglesias demostró que domina la escena como nadie, pero sabiendo que no está en una plaza de toros ante un público entregado y enardecido. Y Pedro Sánchez, el candidato resiliente, avizorando la meta y sabiendo que las fuerzas están contadas y que precisa de aliento, valor y talante para superar el esprint del jueves. John F. Kennedydecía que nunca hay que temer negociar, pero tampoco, nunca, deberá hacerse desde el temor. Así es la política y, probablemente, las relaciones humanas en su conjunto.

Tengo un crédito absoluto en la democracia. El paso por las instituciones es un ejercicio de madurez y aprendizaje inigualable, pero está siendo muy complicado formar gobierno en un hemiciclo renovado en la media de edad y, por fin, igualitario entre ambos sexos. Este Parlamento se parece mucho al país que representa, pero es también el retrato de una sociedad polarizada y habituada a las redes sociales más que al diálogo cara a cara, con papel, lápiz y un marco de debate donde ir encajando lo que uno quiere y cediendo a lo que el otro espera. Tal vez sea un signo de los tiempos o tal vez sea, tan solo, la confirmación de que estamos ante una generación de políticos que necesitaban pasar por esta prueba de iniciación a la madurez. «Esto no puede ser un contrato de adhesión -afirmó un veterano Aitor Esteban, portavoz del PNV-, se lo tienen que trabajar, pero hay una oportunidad».

La alfombra roja

images-1.jpg

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2019/07/23/alfombra-roja/0003_201907G23P15993.htm

MARÍA XOSÉ PORTEIRO
23/07/2019 05:00 H

Al PSOE y Unidas Podemos les tocará ser los artífices de esa nueva forma de entender las alianzas políticas que se llama gobierno de coalición, un estreno de altos vuelos para la España que salió del franquismo con una apuesta férrea por el bipartidismo y que desde las primeras elecciones democráticas ha sido la única opción viable para la gobernabilidad. Tal vez estemos a las puertas de pisar la alfombra roja de las premières, a punto de aplicar la fórmula más habitual en los gobiernos de la Unión Europea, donde solo uno, Portugal, es totalmente de izquierdas. Siete, de momento, son coaliciones de centro izquierda, como Dinamarca o Suecia. Ocho, de centro derecha, como Países Bajos o Grecia. Cuatro, totalmente de derechas, como Italia o Hungría. Cinco tienen mayorías de centro, Francia entre ellos. Dos son francamente atípicos: Alemania, con una gran coalición de todos los partidos, y Austria, con un gobierno tecnocrático y apartidista.

El sueño de Sánchez sería, probablemente, un gobierno a la portuguesa con una mayoría clara de izquierdas, y quizá también lo sea de la mayoría de los votantes socialistas, pero suelen olvidarse, al sentarse a soñar, de la enorme diferencia que existe entre la realidad política de uno y otro país de la península ibérica, que radica en la tensión territorial de España, con tres puntos de conflicto: Cataluña, País Vasco y Galicia, cada uno en su nivel de intensidad. Portugal es un estado no descentralizado, donde los ecos de su pasado imperial siguen vigentes y establecen un único modelo posible, jacobino y centralista, como demostró un fallido intento de regionalización hace varios años. El caso español se alimenta de sucesivos fracasos históricos para trazar un estado federal donde las aspiraciones independentistas no tuvieran cabida y se articulara una convivencia más eficaz y con más estabilidad que la conseguida con la España de las autonomías. De no haber estado tan cerca el aliento del régimen salido del golpe de Estado del 36, tal vez la transición democrática hubiera tenido un recorrido distinto. Lo cierto es que, a día de hoy, tenemos el país que tenemos y la abstención de partidos con diputados encarcelados será decisiva para determinar si habrá gobierno ahora, si habrá que volver a sacar las urnas en septiembre, o si habrá que repetir elecciones en otoño.

Delegada da Xunta no goberno bipartito

Atopei esta curiosidade nun exemplar da Revista Estela do Faro de Vigo de 28/10/2007 (número 283, año 6). Na px. 13, na sección Secretos a Voces, aparece este comentario de Javier Sánchez de Dios:

Haz clic para acceder a 2007-10-28_DOC_2007-10-21_00_43_09_estela.pdf

IMG-6324.jpg

RECONCILIATION

Otro secreto a voces es el que difundieron algunos de los acompañantes del presidente de la Xunta en el viaje a Iberoamérica acerca de la buena sintonía visualizada entre Pérez Touriño y su embajadora, María Xosé Porteiro, distanciados de forma notable hace algún tiempo. Porteiro, cuyas discrepancias con la dirección del PSdeG fueron muy notorias en su época de portavoz municipal del PSOE en Vigo, ocupa desde hace poco la Delegación de la Xunta en Buenos Aires y será la encargada de afrontar la reforma que en el mundo de la emigración gallega en aquel país será necesaria cara a la nueva normativa y a la próxima Lei de Galeguidade. María Xosé Porteiro sustituye en parte y desde otra perspectiva a otro antiguo crítico de Touriño, el ex diputado autonómico Miguel Cortizo, que dejó su cargo de embajador volante para las comunidades españolas en el exterior tras muy buenos servicios a su partido –según la oposición– y pasó a representar a España en la República de Paraguay.

IMG-6325.jpg

La estrategia ibérica

1511611768_494443_1511617419_noticia_normal.jpg

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2019/06/06/estrategia-iberica/0003_201906G6P16991.htm

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

Hace dos años recordaba la trayectoria de Pedro Sánchez, aparentemente un recién llegado a la política, conocedora de su experiencia en temas europeos y de su intermediación, elegido por Carlos Westendorp en las negociaciones de paz en su etapa de alto representante de la ONU en Bosnia. El diplomático lo definía como un político de trato sencillo y cercano, trabajador, resistente, leal, amante de la acción y dialogante con las partes enfrentadas en todos los idiomas necesarios… virtudes que parecen ventajas a la hora de imaginar a un presidente español negociando al más alto nivel con las instituciones europeas y dispuesto a liderar a los socialistas continentales, bastante a la baja e incluso desaparecidos en antiguos fortines, como las mismísimas Francia e Italia.

La alianza ibérica, no explícita pero evidente, entre los socialistas de Portugal y España, tiene un recorrido previsible aunque la discreción está marcando la pauta. El reparto de presidencias en las comisiones del nuevo Parlamento europeo, las portavocías en sus diferentes ámbitos, la distribución de competencias en los órganos internos del grupo socialista son peccata minuta pero suman si se añaden al peso que sus opiniones tendrán ante los actuales y futuros comisarios, los altos funcionarios del Banco Europeo, la OTAN y los organismos multilaterales. También, en otro orden de cosas, para la reactivación de una agotada Internacional Socialista que había sido dejada en manos de América Latina y el Caribe desde los tiempos de Felipe González y Rodríguez Zapatero. Los demócratas americanos, alicaídos y en estado de shock -no solo por la facilidad con que Trump se sostiene sino por la subida en intención de voto- pueden merecer también alguna atención para la socialdemocracia que bebe de ambos lados del Atlántico. Mucha tarea por hacer y poco tiempo que perder.

Los intereses de España en Venezuela, México y Cuba, por citar solo algunos de los escenarios más visibles, se encuentran en línea roja por sus propias dinámicas internas, acentuadas por las políticas del gigante del norte, pero Panamá, Brasil y el Cono Sur en su conjunto reclaman una atención urgente para reactivar alternativas de izquierda que sean compatibles con los intereses de una Europa dispuesta a discutirle el terreno a los Estados Unidos de Trump. Vienen tiempos de novedades, y tal vez no sean tan rápidas como a los periodistas nos gustaría, pero desde la confirmación o renovación del próximo Gobierno español, hasta el equilibrio de fuerzas que se consiga en Europa, todo tendrá que ver en un escenario múltiple donde se desarrollan varias simultáneas donde nadie gana si no lo hace en equipo, y de eso el ideólogo de la ultraderecha, Bannon, sabe bastante. De las agencias de calificación de riesgo y de la guerra híbrida en marcha, mejor hablamos otro día.

Jaque mate

download-1.jpg

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2019/05/27/jaque-mate/0003_201905G27P28991.htm?fbclid=IwAR2lRjcWdVbgDmiw2xTTlBFdMqYdPvd55MgpNZZm4gA06XuBpxFjbq5dXB4

Mª XOSÉ PORTEIRO 

El PSOE confirmó el jaque mate iniciado con las elecciones generales. En las europeas, recupera el liderazgo en un momento crucial para el futuro de la Unión y se confirma como referente de los partidos socialistas europeos. En España, Ciudadanos deja de ser la opción necesaria de un centro variable; Vox es incapaz de salirse de la herencia franquista; y el PP no tiene más salida que refundarse: Gabilondo presidiendo Madrid es el golpe de gracia definitivo.

En Galicia, Vigo va para el Guiness, tanto por la irresistible ascensión de Abel Caballero como por la caída estrepitosa de Elena Muñoz (¿a qué espera para dimitir?).

images.jpg

En Santiago se produce el milagro de Lázaro con la reaparición del socialista Sánchez Bugallo.

En Ourense, el paso del PP a tercera fuerza obliga a una lectura en clave local y diputacional.

Lugo es un grito de esperanza para el BNG, que sigue muy lejos de la excepción pontevedresa. A Coruña nos traerá a su primera alcaldesa, tras recuperar esa parte de la izquierda que abandonó al PSdeG hace cuatro años… Y Ferrol ofrece el fracaso absoluto de un líder -y de su formación- reducidos a la nada, extrema manifestación del fiasco de fórmulas nacidas de los indignados del 2014.

O Rubicón galego

2-cesar-desfile-triunfo.jpg

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2019/05/20/rubicon-galego/0003_201905G20P12994.htm

MARÍA XOSÉ PORTEIRO
20/05/2019 05:00 H
Pedro Sánchez, José Luis Ábalos, Adriana Lastra, pesos pesados do socialismo español, fixeron campaña en Galicia, a aldea gala do Partido Popular onde Astérix Feijoo vai resistindo os envites do novo César. Porén, ven un cambio histórico no baluarte da dereita española que non foi sen tempo: en trinta e oito anos de autonomía, o PSdeG gobernou seis, en coalición con forzas nacionalistas. A Sánchez interésalle que se confirme o cambio de liderado porque Feijoo sería un rival complicado se se decidise a resucitar o PP. É cedo para comezar a especular sobre o futuro do actual presidente galego, quen demostra, decote, moita mellor saúde política do que os seus adversarios quixeran admitir.

De aquí ás eleccións autonómicas do outono de 2020 falta un ano e medio, en que o Goberno español terá que afrontar retos de alto risco co consecuente desgaste fronte a unha axenda de grande tensión no territorial e no económico, e, sen dúbida, os altofalantes das dereitas non deixarán pasar as oportunidades que se darán para o asedio. Mais o referendo dunha nova maioría de cidadáns que apostaron pola continuidade do Partido Socialista no Goberno de España -que semella que volverá acontecer no Parlamento Europeo, nos concellos e nas autonomías en xogo, como a emblemática Madrid- non anuncia unha rápida caída da ilusión xerada. Amais, Sánchez terá ao seu favor un horizonte sen máis eleccións que as vascas e as galegas, probablemente simultáneas.images.jpgDaquela, se a Xunta ten que levar adiante os seus proxectos, con todas as grandes cidades á contra, seralle moi difícil que a maioría parlamentaria abonde para convencer na rúa. A Sanidade como cuestión principal, o financiamento autonómico, a área metropolitana de Vigo, a recuperación demográfica, o remate da conectividade ferroviaria, a recuperación do voto exterior, a reactivación do consumo interno, o mantemento dunha balanza exterior positiva para os intereses dos produtos e emprendementos galegos, a cuestión ambiental, os medios públicos… son asuntos de primeira orde na axenda galega -non os únicos- que precisan de entendemento e diálogo no ámbito local e co Goberno do Estado.

Para Gonzalo Caballero ábrese unha oportunidade inédita. Se Sánchez demostrou unha resiliencia e astucia polas que ninguén apostaba ao comezo da súa carreira presidencial, Caballero segue os seus pasos cun perfil propio, teimudo e optimista, surfeando vellas xenreiras internas e colocando aos seus fieis en lugares visibles do grupo parlamentario español ou, antes, nas candidaturas das municipais e das xerais. Agora toca a formación do novo goberno, onde deberá demostrar que o seu mando na praza está confirmado. Iso tamén será parte -e non menor- das consecuencias do que as enquisas anuncian que acontecerá o 26M. Xa o dixo Xulio César cando decidiu cruzar o Rubicón: agora empeza o xogo!