Cocidito madrileño

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/07/27/cocidito-madrileno/0003_201707G27P14992.htm

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

No estamos locos, que sabemos lo que queremos. Otra cosa es pasar del querer al hacer. Ello requiere poder -y Poder- para distraerse del deber. Hacemos lo que podemos, Luis, tranquilo, dijo a la otra pieza separada de la correa de los azotes. O sea, señoría, que no necesariamente hicieron lo que debían. En fin…

Impresiona este jugar a ser más ingenioso que togados algo torpes o algo amigos o algo qué sé yo, cuando la verdad pasa a ser solo una posibilidad y deja de ser el eje. Y abruma el desparpajo que aconsejan los asesores como sustituto del rigor, porque saben que lo único que se puede aparentar es seguridad. La credibilidad se perdió hace tiempo en estos asuntos de los dineros y las contabilidades de segunda letra del abecedario de la corrupción.

Es interesante -por inédita- la figura judicial que sienta por primera vez a un presidente del Gobierno ante un jurado. Se presupone que su palabra será testimonio veraz, no en propia defensa, sino como luz para iluminar la verdad de las circunstancias de lo que se ha de juzgar. Quién mejor que el patriarca de la familia política que hizo de Mariano Rajoy figura sobresaliente de sus gobiernos y parlamentos y líder máximo de su partido. Pero no. Ese mismo presidente revalidado por el pueblo tres veces consecutivas en cinco años, ha negado toda relevancia e interés por su propio liderazgo o ejercicio de responsabilidad. Caneando las palabras se la jugó al tercer poder, ese que sostiene un pilar básico de la democracia que hoy parece más arena que granito.

Así va sorteando cada piedra en el camino el Partido Popular para convencernos de que la corrupción es inherente a lo humano, que nada de ello nos resulta ajeno y que un buen cocido ha de tener sus garbanzos negros y alguna pieza de cerdo que servir en bandeja. En este banquete, sabían lo que querían.

Das Galicias e da patria

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/07/25/das-galicias-da-patria/0003_201707G25P22992.htm

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

Hoxe, a memoria de Castelao estará en discursos e homenaxes. O pai da patria morreu nunha sobria cama do hospital do Centro Galego de Bos Aires cando o século pasado ficaba dividido en dous. Así estaba Galicia xa daquela, partida en metades, quintas, décimas porcións. Tantas coma acollidas tivo a nosa diáspora desde o século XVIII, agora de novo relanzada coa crise. Hoxe hai unha concentración ao pé do Obelisco da avenida 9 de Julio cunha festa que a nosa xente de alá deu en chamar «Obeliscazo». Non han fallar xantares, foliadas e algún ca outro parágrafo na lingua que levaron de aquí, entre tantas galegas e galegos de ata terceira e cuarta xeración teimando en se manter xunguidos á unha patria ancestral.

 

Aquí vivimos de costas a esas outras realidades onde estamos -pola contra- tan presentes. A nosa nai dos dous mares, como alguén lle cantara, ten moitas máis beiras ca auga. Só no bico atlántico atopamos colectividades galegas de Norte a Sur en ambas as marxes oceánicas. Malia todo, non damos comprendido -nin valorado- o sentimento de pertenza tan intenso, extenso, herdable e sostible, que se tece fóra. O que tal non farían Cataluña ou Euskadi con semellante capital…!

O Centro Galego está a pasar unha terrible crise cando cumpre cento dez anos, intervido polo Goberno arxentino logo de tantos cartos enviados directamente polos seus socios ou familiares de aquí ou de acolá, e polos sucesivos Gobernos autonómicos desde que o noso Estatuto de autonomía recoñeceu os dereitos dos trasterrados e sustenta e xustifica os gastos que se teñan que facer por manter a galeguidade, alén das fronteiras peninsulares.

Algo estamos a facer mal co patrimonio e o legado que nos foi deixado pero xa case ninguén se lembra da emigración á hora de falar dos problemas compartidos nin das solucións que precisamos, tampouco en datas coma esta, ben acaída para poñer en valor tanto capital humano ciscado e unido a un tempo polo mesmo latexo. O 25 de xullo Galicia é máis patria ca nunca para milleiros de persoas que viven lonxe, pero con dereito a votar aquí, que seguirán ausentes nos discursos e na memoria ata a próxima convocatoria electoral.

Seguimos a ser un país que exporta persoas ao tempo que deixa afundir a pirámide demográfica. Onde van as ideas e a empatía precisas para conectarmos cos talentos, talantes, imaxinación e soños de tantos de nós esparexidos por todos os confíns? Nin os partidos de sempre, nin os novos, se preocupan seriamente desta descendencia pródiga e se interesan menos por procurar algunha idea prodixiosa para que este país non sexa unha terra sen xente, nun futuro cada vez menos imposible.

Fomos unha patria prolífica. Deixemos a apatría a carón e traballemos pola irmandade dunha cidadanía activa desde todas as Galicias, esa nosa nai (ai!) dos mil mares.

Paternidad llave en mano

Sin la lucha de las mujeres por sus derechos, la apertura de armarios de la que tantos hombres se benefician habría sido imposible. Dicho lo cual, y sin más ambages, creo que hay un doble o triple discurso a la carta -también en algunos sectores del feminismo- a favor de lo que algunos autores no dudan en llamar el homopatriarcado. Que son un grupo con mucho poder es algo sabido, al menos en países que, como el nuestro, han legislado en este sentido y donde el cambio social a su favor ha sido mucho más rápido que el que las mujeres seguimos reclamando. No se trata de ver quién lo merece más, si no de qué comportamientos está generando en una parte de la población que se queda con lo mejor de nosotras y con lo peor de sí mismos.

Esto de los vientres de alquiler es una llamada de atención. De marginal a neocon el salto parece abismal, pero ha sido posible y la afloración de hombres homosexuales es hoy un plus en una sociedad que se felicita a sí misma por su apertura y modernidad. Quienes consiguen privilegio social y disponen de dinero para satisfacer todos sus deseos, no se paran en barras y están convirtiendo una cuestión de gran calado: el uso, el abuso, y comercio de seres humanos, en algo frívolo, ritual, alquilable como un chalé de vacaciones en la costa, con ganancias del 90 % del total desembolsado (las tarifas van de 30.000 a 50.000 euros) para clínicas radicadas en España pero originarias de Ucrania, o de algunos estados de Norteamérica, con servicio todo incluido, es decir, se compra la paternidad, llave en mano. El catálogo de caras (los vientres no son fotogénicos) es un muestrario de jóvenes bellezas rubias o morenas, sonrientes, inspeccionadas genéticamente para evitar cualquier riesgo de tara en el producto a la venta: sangre de su sangre, la mayoría de las veces. O sangre que se alimenta de la suya, que para eso se inventó el cordón umbilical.

La medicina que se presta a estos fines tiene mucho que ver con los avances de la veterinaria y la transferencia embrionaria, solo que las hermosas vacas o yeguas que reciben embriones ya fecundados no saben que lo que les está creciendo allí dentro no es suyo y, además, suelen criarlo una vez nacido. No somos vasijas; ni solo vientres; ni se subroga algo tan íntimo como la maternidad; ni tenemos cuatro estómagos como los rumiantes. Es más, somos humanas, con sentimientos y necesidades que no deben servir para convertirnos en carne de cañón.

No voy a comparar esto con el comercio sexual o con la donación de órganos como medio de vida. Pero podría. Creo que lo urgente es denunciar y frenar la prepotencia patriarcal y la arrogancia del dinero con que se plantea este asunto. Si alguien cree que gestar y parir es lo mismo que donar semen es que no se ha parado a pensarlo, o no le importa. Y tanta ignorancia -o iniquidad- ofende.

A cada quen segundo a súa capacidade

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/07/14/quen-segundo-sua-capacidade/0003_201707G14P14994.htm

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

Unha somera ollada á visibilización das mulleres na ciencia confirma o grande descoñecemento da maioría da poboación, mesmo agora, co acceso á educación garantido e cada vez maior presenza neste eido, tan masculino e masculinizado. Nunha enquisa na rúa para propoñer nomes de científicas galegas actuais, o «non sei» gañaría por goleada. Porén, comeza a haber moitas e moi boas.

Eis o caso da neuróloga Susana Martínez-Conde, directora do Laboratorio de Neurociencia Visual do Instituto Neurolóxico Barrows (Phoenix, Arizona), onde investiga a relación entre as experiencias visuais e as bases da consciencia. Ou de Sonia Villapol, tamén neuróloga, experta en dano cerebral no NIH (Instituto Nacional da Saúde), prestixioso centro de investigación médica estadounidense, previo paso polo Centro Nacional de Investigación Científica de Francia a onde emigrara «para ter un futuro claro».

Ou a inmunóloga África González, situada na elite europea de emprendedoras en innovación, elixida este mesmo ano como unha das doce empresarias europeas máis destacadas. A súa compañía, Nanoimmunotech, desenvolve nanopartículas e produtos de diagnóstico ou medicina rexenerativa para 45 países. Ou a doutora Alicia Estévez Toranzo, membro da Real Academia Galega de Ciencias, referente internacional en patoloxías de peixes e elaboración de vacinas para acuicultura. Ou a bióloga Carmela Porteiro, que foi vicepresidenta do Consello Internacional para a Explotación do Mar, órgano asesor intergubernamental da UE en xestión das pesquerías.

Ou a bióloga Vanessa Valdiglesias, que mereceu no 2015 o premio europeo da Sociedade Europea de Xenómica e Mutaxénese Ambiental para o mellor investigador novo na súa especialidade. Despois da marea negra do Prestige, participou nunha investigación pioneira no mundo sobre os efectos do fuel na saúde, polo que tamén foi requirida para participar no grupo de asesores formado polo Goberno dos Estados Unidos cando o desastre da plataforma petrolífera Deepwater Horizon, no golfo de México.

Haberá que ir pensando en facer acopio de lentes violetas e seguir o exemplo do Observatorio da Mariña pola Igualdade que dedicou a súa Axenda Feminista do 2016 a doce científicas galegas. Porque outro xeito de observar, e contar, o mundo que estamos a construír entre todas e todos, é posible, por máis que a Real Academia Española teime en declarar «incorrecta» a diferenciación. Ben se sabe que o que non se nomea, non existe e hai que poñerlle luz a tanto talento feminino con capacidade máis que sobrada e demostrada.

Como se di na parábola que vén a conto, un home quixo repartir os seus bens entre os seus servidores ao ter que marchar fóra. A un deulle cinco talentos, a outro dous, e a outro un, seguindo o ecuánime criterio de «a cada quen, segundo a súa capacidade». Son palabras maiores.

Dos hombres y un destino

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

Frente a frente. Ni uno tan falto de decencia como parecía ni otro tan intransigente como pregonaba. Solos los dos, apretón de manos incluido y sonrisa pacificadora para endulzar los sinsabores de otros encuentros que ya quedaron en el pasado. Procede pensar el futuro porque el presente está claro: lo gestiona, cómodamente, el miembro de la pareja que ha conseguido aprobar los presupuestos para este año -y comprometer los del próximo- mientras el otro se prepara para el relevo, a tres años vista, recuperado el liderazgo interno y con una cabeza de ventaja en el camino hacia la meta, Podemos por medio. Es una carrera de fondo en la que habrá concesiones puntuales para justificarse ante sus respectivos públicos sin desmerecer demasiado y sin parecer vencidos, aunque alguna pluma deban dejar en el camino.

Lo verdaderamente importante es que hayan querido, y podido, celebrar su primera gran reunión institucional en el último año y medio. Era ya apremiante que Sánchez y Rajoy, junto a Rajoy y Sánchez, se enfrentasen a su imagen devuelta por el espejo del otro, porque solo tendrán un mañana si consiguen demostrar que sirven para algo más que para declararse incompatibles.

Toca comenzar a dibujar escenarios múltiples con diversas mayorías puntuales en una Cámara tan heterogénea como plural. A veces el PP, a veces el PSOE, habrán de buscar alianzas en sus respectivos ámbitos ideológicos para transitar el nuevo ciclo político comenzado en el 2015. No hay por qué descartar un final de legislatura con posibles cambios constitucionales si se van articulando mayorías necesarias para otras importantes reformas previas. Tal vez se logre si sus 350 señorías se plantean, seriamente, hacerse con un trocito digno en la historia de este país y cumplir con los deberes que el momento ofrece. Estamos al final de un ciclo político que se cerró con los festejos de cuarenta años de democracia con monarquía parlamentaria. Se hizo evidente que solo interesan quienes tengan algo que aportar para el futuro -rey emérito depuesto, rey activo dispuesto-, pues la casa tiene pendiente algo más que un lavado de cara.

Sobre el procés no habrá demasiadas discrepancias, más allá de lo imprescindible para que el PSC no pierda posibilidades en las próximas autonómicas, pero los asuntos que verdaderamente importan, además de los que tienen que ver con la economía y la seguridad, se refieren a la cuestión territorial -entendida a lo grande- y con el papel y el peso a que debamos aspirar en el convulso y renovado tablero internacional.

Sánchez y Rajoy tienen ante sí un destino compartido, lo quieran o no. Deberían sentirse afortunados. Pocas veces se da la oportunidad de responder a retos tan grandes y la posibilidad de encontrar el valor necesario para afrontarlos. Qué y cómo se resuelvan, el tiempo lo dirá.