El negocio del fútbol profesional

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/05/27/negocio-futbol-profesional/0003_201705G27P17993.htm

Números cantan: el negocio deportivo ocupa el noveno puesto entre los que más dinero mueve en un ránking donde conviven las actividades criminales con las legales, después del narcotráfico, prostitución, armamento, petróleo, pornografía, banca, farmacéuticas y alcohol. Dentro del deporte, el fútbol profesional (decimoséptima economía mundial) facturó en el 2015 en Europa 22.000 millones de euros, de los cuales España aporta 9.000. Aquí supone el 1,7 % del Producto Interior Bruto, con cuarenta y dos empresas en la Liga que dan empleo -directo o indirecto- a 85.000 personas y consiguen 14 millones de espectadores, que llegan a 174 cuando los partidos son retransmitidos para todo el mundo.

El dinero que maneja el fútbol profesional es caldo de cultivo natural para manejos turbios, donde cada vez afloran más casos de presunta corrupción. Acaba de confirmarse la condena de Messi por delitos fiscales en el mismo día que comparecía ante la Audiencia Nacional el expresidente del Barça, Rosell, por blanqueo de capitales. La opinión pública parece ser indulgente en estos casos, incluso en tiempos poco proclives a justificar la corrupción. Se sospecha que existe en los grandes fichajes, o en los negocios colaterales de los mandatarios de los clubes que sientan en los bancos de honor de los estadios a altos representantes de la política y de las instituciones públicas, o en comisiones en negro para intermediarios, directores deportivos, entrenadores y directivos, o jugadores a cambio de dejarse ganar, o en fondos de reptiles, y en clubes convertidos en agencias de colocación para amigos y familiares, donde se favorece a empresas amigas… y lo que te rondaré, morena.

Política y fútbol tienen en común el elemento emocional que homologa el sentimiento de pertenencia a los colores de un equipo y trascienden, con mucho, las fronteras territoriales. En una visita a Líbano durante las elecciones posteriores al magnicidio de Rafik Hariri, pude recorrer buena parte de los colegios electorales de Beirut. Mujer, europea y al frente de un equipo formado por hombres, era imposible no llamar la atención. Pese a todo, solo viví un incidente en aquella ciudad tomada por el Ejército, que custodiaba los centros de votación con rifles y traje militar. Fue cuando un candidato de Hezbolá requirió mi atención. Tras los primeros instantes de preocupación, acompañada por un guardaespaldas, me acerqué a un hombre flaco, moreno y serio que, en cuanto me tuvo cerca, quiso saber si yo era española. Ante mi respuesta afirmativa se arrancó la camisa, para susto de toda la comitiva, y dejó ver, acompañándolo de un sonoro grito y del signo de la victoria, la camiseta del Barça. Se me pasó el miedo y le respondí con el mismo gesto y una sonrisa, orgullosa de mi país. Leyendo la condena de Messi me pregunto cuál habría sido hoy mi reacción.

Debe vir para Galiza ‘A derradeira leición do mestre’ de Castelao?

http://www.sermosgaliza.gal/articulo/cultura/debe-vir-galiza-%E2%80%98derradeira-leicion-do-mestre%E2%80%99-castelao/20170524174255057838.html

DEBATE 2X5 NO SERMOS247 Debe vir para Galiza “A derradeira leición do mestre” de Castelao?

[Imaxe: Cintia París] María Xosé Porteiro e María do Pilar García Negro
[Imaxe: Cintia París] María Xosé Porteiro e María do Pilar García Negro

O Guernica galego, A derradeira leición do mestre, o impresionante óleo de dous metros de altura co que Castelao homenaxeou o seu amigo Alexandre Bóveda, está nas dependencias do Centro Galicia de Bos Aires. Xuntamos a María Xosé Porteiro (delegada da Xunta na Arxentina durante o bipartito) e a María Pilar García Negro (profesora da UDC e especialista na vida e obra de Castelao) para discutir sobre o destino ideal desta obra. Eis un extracto do debate íntegro, publicado no semanario.

Sermos Galiza. A derradeira leición do mestre debería estar onde está agora mesmo, no Centro Galicia de Bos Aires ou debería estar na Galiza? A cuestión pode estenderse tamén ao resto do patrimonio na diáspora…

María Xosé Porteiro. A miña posición baséase no respecto que lles debemos ás persoas que tiveron que marchar conservaron un patrimonio cultural tan importante. E non me refiro só a este lenzo. Hai que ter en conta que ese patrimonio, que foron depositando nos centros galegos xeracións e xeracións de galegas e galegos, non o roubaron. É dicir, non é froito dun despoxamento previo, senón que eles crearon o seu propio patrimonio material. E logo foi tamén o lugar onde se fixo moita obra grazas á liberdade que se disfrutaba, xa que aquí non se podía facer. É o caso de Blanco Amor, por exemplo. Entón, desprazar isto para Galiza, que sentido tería? Primeiro, é imposíbel desprazalo todo. Segundo, que criterios se segue? Terceiro, por que privar a persoas -que son galegas- e desposuílas dun patrimonio que eles mesmos atesouraron e que están a conservar? E logo, porque nos lembra a nosa historia recente. Que isto estea onde está impide que esquezamos o que foi a barbaridade da emigración para o noso país.

6

SG. Pilar, ti fuches ao Centro Galicia e non che resultou fácil poder ver o cadro.

Pilar García Negro. Si, por dúas veces. Está sen musealizar en absoluto, está recluído. Entón, sabendo previamente del, as galegas e galegos de alá, que son igual de galegos que nós, teñen todo o dereito do mundo a saber que iso forma parte da súa historia. Pero non o coñecen en absoluto. Hai que petar na porta dos responsábeis. A primeira vez que o vin custou moito e a segunda mellorou moitísimo a súa instalación. Estaba nunha sala moito máis iluminada e con outras pezas de Castelao, pero igualmente encerrado. E tamén no mesmo edificio hai obra de Luís Seoane que está moi mal exposta.

[Podes ler o debate íntegro no Sermos Galiza 246, á venda na nosa loxa e nos quiosques e puntos de venda habituais]

Los muertos que vos matáis

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/05/22/muertos-vos-matais/0003_201705G22P13992.htm

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia.

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

La salud política de Pedro Sánchez es indudable. Cuando dimitió y anunció que recorrería España agrupación por agrupación para volver a la secretaría general, parecía más una ensoñación que una posibilidad real. Su triunfo ha sido una auténtica hazaña, alejado de cualquier presencia institucional, con sus más fieles colaboradores dándole la espalda y con lágrimas en los ojos en la imagen que nos dejó su despedida en octubre pasado. El próximo secretario general vuelve a esa posición siete meses y tres semanas después, cargado de autoridad moral y política. Desde el congreso del 2014, ha pasado de ser el hombre de paja de la presidenta andaluza, destinado a ocupar este puesto hasta que ella estuviera en condiciones de competir, a ilusionar a una abrumadora mayoría de la militancia socialista.

Probablemente, su personalidad y trayectoria sean poco conocidas por la opinión pública ante quien aparecía como un joven aspirante sin trayectoria consistente y capacidad por demostrar, pero Sánchez, a sus 45 años, es un economista y profesor universitario competente, que trabajaba en Nueva York cuando conoció a Carlos Westendorp, que se lo llevó como jefe de gabinete cuando lo designaron alto representante de la ONU en Bosnia. De Sánchez ha destacado «su cercanía y sencillez, con capacidad de trabajo demostrada, resistencia y lealtad […] hombre de acción, que preparaba entrevistas, hablaba con unos y otros en varios idiomas y se llevaba bien con la gente». Quien fue capaz de poner de acuerdo a musulmanes, católicos y ortodoxos en una región asolada por la guerra algo podrá hacer con esa experiencia para gestionar la nueva etapa que le toca protagonizar y liderar en el partido donde milita desde hace 25 años.

A día de hoy, podemos concluir que la presentación de la candidatura de Patxi López se ha vuelto en contra de la de Susana Díaz, que no supo calcular bien sus tiempos, y que por mucha presión que se ejerza desde el exterior -y esta vez ha sido fuerte- el voto de los militantes en sus primarias ha tenido que ver con sus sentimientos, sus emociones, su vinculación con una causa y la rebeldía ante unos cuadros que no los han representado adecuadamente. En cuanto a Galicia, este resultado tendrá consecuencias importantes con algunas figuras emergentes: Rocío de Frutos y Gonzalo Caballero.

Hoy empieza un nuevo tiempo en el que se hace imprescindible poner paz y resituar al PSOE en el escenario político español cambiando de ring: el debate debe de ser con los adversarios políticos, no entre los compañeros del propio partido. En consecuencia, PP y Podemos serán el objetivo común para los socialistas españoles porque así lo ha decidido la militancia del partido más veterano de España, que parece decidido a renacer de sus cenizas. A no ser que la tendencia masoquista que ha demostrado en los últimos tiempos asome la patita por debajo de la urna y todavía queden jefes dispuestos a morir matando.

40 anos dos Premios da Crítica Galicia

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/05/20/premios-da-critica-galicia-termar-do-legado/0003_201705G20P15992.htm

Premios da Crítica Galicia, termar do legado

Opinión La Voz de Galicia. Habitación propia

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

Os Premios da Crítica Galicia naceron no Círculo Ourensán-Vigués hai corenta anos. Aínda non había Constitución nin Estatuto, estaba prohibido o dereito de reunión e asociación e os mozos podían ser obrigados a manexar armas para defender á ditadura. No 72, os grises reprimiran con saña a folga do metal e no 75, o franquismo despediuse fusilando a Baena, un rapaz de Lavadores. O cárcere onde hoxe está o Marco era decote visitado, por persoas vencelladas ao Partido Comunista. 

As rúas da cidade onde se imprentaran os Cantares Gallegosacollían a Celso Emilio, Lodeiro, María Xosé Queizán, Paco del Riego, Mercedes Ruibal, Pérez Bellas, Cunqueiro, Alonso Montero, Camiño Noia, Ferrín, Paz Andrade, Álvarez Blázquez, Blanca Roig, Francisco Carballo, Dorotea Bárcena, Bernardino Graña, Suso Vaamonde, Casares, Bibiano, Marta Alfageme, Morris, Freixanes, Vaqueiro, Labarta, Avendaño, Perozo, Romón, Janeiro, Mantecón, Bieito Ledo, Emilio de Gregorio, Anxos, Estíbaliz, Malós, Reixa, Blanca Lorenzo, Miguel Murado, José Andrés Hernández e tantos máis. E alí estaban Galaxia, a Penzol e Radio Popular, dando respiración asistida á unha cultura perseguida.

Se cadra porque as Cíes están habitadas polos deuses, ou porque este mar foi quen de inspirar a Martín Códax e a Manuel Antonio, ou porque Vigo é a perfecta metonimia de Galicia, hoxe celebramos e vindicamos unha iniciativa popular desde esa cidadanía de a pé que vai de abaixo arriba, cal esteo que suxeitou ata hoxe -con vocación de garantirlle un mañá- un legado do que temos de termar.

 


A TVG fixo un documental conmemorativo:

http://www.crtvg.es/tvg/a-carta/40-anos-dos-premios-da-critica

 

¿Quién manda aquí?

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/05/17/manda/0003_201705G17P17992.htm

La Voz de Galicia. Opinión. Habitación propia

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

Hubo un tiempo en que en el PSOE se reflexionaba sobre ideas, como cuando se lanzó el Programa 2000, dirigido por Manu Escudero, para analizar los desafíos de los nuevos tiempos y buscar respuestas desde la izquierda. Aquello no funcionó porque nadie había previsto la caída del muro de Berlín, la emergencia del capitalismo en Rusia y China, o las consecuencias de la globalización, la revolución tecnológica o la era digital.

Poco después, guerristas y renovadores se enfrascaron en una lucha feroz sobre el modelo de partido para dilucidar «quién manda aquí». Las huellas de aquella guerra de poder son visibles en unas primarias con más modos de enemigos ideológicos que de aspirantes al liderazgo. Se nota que han pasado mucho tiempo desconectados de las bases y de la realidad social, ocupados en cuitas internas. El pasado lunes, en la sede socialista de Ferraz, se hicieron visibles síntomas de un problema de difícil solución.

En lo externo, están otros partidos socialistas europeos perdidos en la cuneta. No supieron reaccionar ante un futuro que llegó para convertir en pesadilla el sueño del continente feliz, donde la socialdemocracia tenía su medio natural y exportaba la fórmula ideal del Estado del bienestar. Nuevas crisis: monetaria, de seguridad, climática, de refugiados y el descrédito de las instituciones comunitarias se lo han llevado por delante y, si bien la derecha no se inmuta porque sus compromisos están en otro lado, la izquierda histórica está tocada del ala y no aporta respuestas ni en lo global, ni en lo europeo, ni en lo nacional. En lo interno, la ruptura que se produjo en lo que Borrell llamó los idus de octubre, reabrió viejas heridas y la desconfianza de una militancia que se siente engañada por unos y manipulada por otros.

De esto no se habló en el debate del 15M. Faltó visión estratégica y capacidad de propuestas para el tiempo que vivimos. Sobraron muchos «y tú más» que harán ganador a alguno, pero no garantizarán la victoria en una próxima cita electoral. Para ello, tendrían que aplicarse y procurar soluciones ante la pobreza galopante, el paro crónico o la corrupción que nos ahoga y avergüenza. Todo ello con la dificultad añadida de un Parlamento donde es muy difícil concitar acuerdos desde la izquierda y con el populismo pisándole los talones.

Pero en este difícil escenario, es donde el PSOE tiene que emplearse a fondo para recuperar la confianza y la credibilidad de muchos ciudadanos que no se sienten representados ni en comportamientos, ni en valores ni en capacidad para encontrar soluciones. Y si no, ya se sabe. El PP y Rajoy seguirán oficiando, en China o en Tombuctú, los funerales del Estado del bienestar y celebrando la continuidad del modelo «como Dios manda», o sea, que a quien Dios se lo dé, San Pedro se lo bendiga.

ADVERTISEMENT

…que el dolor no me sea indiferente

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/05/11/dolor-me-indiferente/0003_201705G11P15991.htm

Opinión en La Voz de Galicia. Columna Habitación propia

MARÍA XOSÉ PORTEIRO 

El filicidio presuntamente cometido por Marcos J. Miras el domingo en A Coruña es el zarpazo más reciente de la violencia machista. Los datos de mujeres e hijos asesinados por sus parejas o padres, las muertes por violencia sexual, los huérfanos y los casos en investigación de los 16 meses y 11 días transcurridos desde enero del 2016 hasta hoy, hablan de 83 adultas y 8 menores asesinados con 35 casos abiertos y 46 huérfanos (datos de Tribuna Feminista).

Los informes oficiales dejan fuera a parte de las víctimas, pero aún así, las series periódicas anuales entre el 2003 y el 2016 reflejan 756 feminicidios, que supondrían una media aproximada de una mujer asesinada cada semana. Otros indicadores aseguran que la tercera causa más frecuente de asesinato entre la población en general es la violencia machista (52 sobre 292 en el 2016), solo detrás del robo y los delitos contra la salud pública.

Los datos confirman la tendencia. Desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 1/2004 que abordó el fenómeno por primera vez de modo integral, los presos por violencia de género son ya el tercer mayor grupo en las cárceles españolas y las sentencias condenatorias pasarán de 400 en el 2005, a 14.528 en el 2014. Por cierto, un estudio de la Universidad de Murcia (El perfil de la violencia. La radiografía del crimen en España, José Muñoz), asegura que en el 2014 el 93 % de los homicidios fueron realizados por varones que usaron, por ese orden, armas blancas, sus propias manos y armas de fuego, pero el sexo de las personas asesinadas no guardaba la misma proporción: el 31 % de las víctimas fueron mujeres.

Las cifras no dejan de crecer y el bestialismo de estos crímenes excede cualquier capacidad de comprensión sobre los límites de la naturaleza humana. Pero no pasa nada. Al silencio previo de quienes conocían o intuían la tragedia se suma el minuto de silencio de lavar conciencias del día después. A veces, cuando los asesinos se emplean a fondo y dejan un buen rastro de sangre y sadismo, parece que hay alguna reacción, pero acaba por ser puntual: pasó el día, pasó la romería. Pronto tendremos morbo otra vez y creeremos que poniendo un monigote con cara de asombro o de enojo en las redes sociales estaremos  movilizándonos para frenar esta sevicia. En julio, cuando se siente en el banquillo el brutal asesino que mató con una sierra mecánica a sus hijos en Moraña, habrá un repunte y, a continuación, seguiremos aceptando que esto es parte del paisaje.

A veces imagino que una acusación particular de miles de personas contra quienes pudiendo y debiendo actuar, no lo hacen, daría resultado en estos momentos en que la política se ha convertido en carne de banquillo. Habrá que pensarlo si no queremos que la indiferencia nos convierta en basura. Me aferro a la súplica de León Gieco para no sucumbir al contagio. Solo le pido a Dios…

El bello y la bestia. Elecciones francesas mayo 2017

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/05/08/bello-bestia/0003_201705G8P14995.htm

EL BELLO Y LA BESTIA

Marianne, icono de la libertad, la igualdad y la fraternidad que identifican a la República francesa, no dormirá del todo tranquila pese a que hoy el fascismo ha perdido una batalla. Su hermosa cabeza, coronada por la cocarde, sabe que ha ganado este combate, pero la guerra continúa. La extrema derecha ha marcado un hito en las elecciones presidenciales con diez millones de votos en medio de la mayor abstención que se recuerda. El fantasma que reniega de los valores republicanos ha pasado de espectro a ectoplasma y va camino de encarnarse en zombi. Creíamos al fascismo vencido y enterrado pero hoy sus uñas arañan la tierra de su tumba.

El bello Macron, mitad Astérix, mitad Tintín, tendrá que encomendarse a Marianne para convertir su candidatura instrumental en partido político real o se quedará muy lejos de obtener la representación parlamentaria que le aseguraría un mandato eficaz para cumplir las promesas realizadas. Por lo tanto, hay que esperar a ver cómo se dilucida la prueba definitiva de las próximas elecciones legislativas. Parece muy difícil que ¡En Marcha! pueda presentar candidaturas en la mayor parte de las circunscripciones electorales, pues queda muy poco tiempo y han salido de la nada.

Es razonable suponer que los partidos tradicionales, con aparato y hábito para hacerlo, se pondrán a la tarea de aliviar el castigo recibido y obtener en la Asamblea una representación que el sistema de segunda vuelta de las presidenciales pulverizó. Al fin y al cabo, el nuevo presidente es un poco hijo de ambos: ministro socialista y banquero, dando lugar a una fórmula mestiza que bien podría denominarse social-liberalismo. Un nuevo cóctel político que quiere marcar tendencia y que se va a experimentar en la cuna de los valores de la Europa democrática y Estado fundador de la agotada Unión Europea.

Con sus adversarios de ayer, los partidos de la vieja alternancia, el social-liberalismo tendrá que contar para contrarrestar una asamblea donde la opción insumisa y la extrema derecha formarán una pinza frecuente. Se aproxima una legislatura apasionante, con la figura emergente de un presidente sin partido y unos partidos descabezados que querrán gobernar desde las bancadas parlamentarias. Dudo que nadie se atreva a aventurar de qué color será la camiseta del próximo primer ministro francés con el escenario que hoy queda dibujado.

En los alrededores, el euro no amanece amenazado por el frexit, Merkel gana puntos en su territorio, Grecia sigue en caída libre, España no sabe-no contesta y Portugal sigue yendo a su aire, mientras Italia se lo piensa. Un poco más allá, Trump y Putin juegan a los dados, mientras una bestia zombi parece decidida a salir del inframundo.