El 23 F. Recordar para comprender. Artículo de Moncho Rouco

Este artículo fue publicado hace un año por Moncho Rouco en MUNDIARIO. Hoy está más vivo que nunca…

http://www.mundiario.com/articulo/politica/salvador-allende-murio-chile-seguro-antonio-machado-murio-espana/20150223185609027484.html

Salvador Allende murió de Chile, es seguro que Antonio Machado murió de España

Dicen que ese día comenzó la verdadera transición. Algunos pensamos que la “falsa transición”, el 23F cerró filas, aparcó la memoria. El tránsito a otra España se aplazó sine die.

Dicen que ese día comenzó la verdadera transición. Algunos pensamos que la “falsa transición”, el 23F cerró filas, aparcó la memoria. El tránsito a otra España se aplazó sine die.

¡Quieto todo el mundo…! Gritó el teniente coronel Tejero, golpista de profesión, tras su entrada en el Congreso de los Diputados. Historia de pandereta de este país, una fecha 23F, todos saben año, 81, a las 18.20 de la tarde. Entran las fuerzas golpistas-¡Hay que joderse, es  La Guardia Civil!- las metralletas graban en el techo del hemiciclo el suceso, Tejero intenta derribar al General Gutiérrez Mellado, con escasos resultados, estaban reñidas la estulticia y la pericia. ¡Todo el mundo al suelo! Los diputados bajo los escaños, salvo excepciones: Carrillo, Suárez y el general, al que nunca doblaron. Solo un herido, el diputado canario Fernando Sagaseta, ligeros rasguños por las chirlas caídas del techo. En el exterior un pueblo angustiado por un acto que puso al país al pie de los tanques y a EE UU en evidencia.

Subió al estrado el capitán Muñecas, indicó a sus señorías “esténse tranquilos”, “pronto vendrá una autoridad, militar, por supuesto”.  El “capitán Estense” continuó relajando un poco la situación; ruidos de escaños y, de pronto, otro miembro de la RAE (Real Academia de la Lengua Española) sin birrete y con tricornio, suelta una amenaza contundente: ¡Se sienten, coño!  Aquello parecía más propio de Arniches.

Comenzó la noche de los transistores. Teléfonos echando humo, Tejero hablaba con  García Carrés, prototipo de la España con triple Ñ, relacionado con los asesinatos de los abogados de Atocha. Faltaba la Brunete y unos soldados de la Policía Militar, al mando de un tal Anglada, se apostaron frente al Congreso. Tenían aspecto de Pirulos años 60, para descongestionar un tráfico inexistente. Miláns del Boch, aspecto gentleman, conspirando en Valencia. Mientras  Alfonso Armada se comió el marrón de tanto ir y venir, soñando que el Pazo de Oca podría llegar a ser un lugar de culto. El “Elefante Blanco” se difuminó. Tras horas de espera nunca aclaradas, apareció en televisión, Juan Carlos, El Rey,  que con gesto crispado puso en retirada a los “guardianes de la patria” y dejó a Tejero en gayumbos rojigualdos. Se precipitaron los acontecimientos, Miláns del Boch retiró los tanques. Los responsables de las Capitanías Generales se pusieron, con disimulada indiferencia, a las órdenes del rey.  Comenzaron los “Pactos del Capó”, así se llamaron, así somos. Guardias en desbandada por las  ventanas, saludos castrenses de despedida entre los mandos y, por fin, Diputados a la calle. España regresaba al futuro.  Nada volvería a ser igual. Mucho se ha escrito sobre hechos, con  sombras chinescas que se alargan hasta palacios en cuarentena. Dicen que ese día comenzó la verdadera transición. Algunos pensamos que la “falsa transición” cobró fuerza el 23F, cerró filas y aparcó la memoria. El tránsito a otra España se aplazó sine die.

Iñaki Gabilondo, Victoria Prego en TVE dieron serenidad. La SER fue un referente y José María García tenía que estar allí a la espera de algún abraza farolas. La prensa no estuvo a la altura, salvo el recién estrenado El País, que marcó criterio desde el principio. Otros se dejaron querer o esperaron seguridades.

¿Tu dónde estabas aquel día? a partir de ahí la tertulia se prolonga hasta que alguien pregunta por el resultado de su equipo. Parecen cuentos del abuelo, quizás, una gran parte de la población española no había nacido.

El 22 de febrero se cumplieron 76 años de la muerte del poeta Antonio Machado huyendo de aquella España ensangrentada, destruida. Murió, cerca de Perpignan, en Collioure donde yacen sus restos. Quizás murió de pena, de frío o de tabaquismo. Lo cierto es que dejó tras la frontera sus ganas de vivir. Se fue ligero de equipaje, lleno de poesía, la España golpista lo mató. Dicen que Salvador Allende murió de Chile, es seguro que  Antonio Machado murió de España.

…Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

Mundiario. Opinión MXPorteiro

http://www.mundiario.com/articulo/politica/corrupcion-provoca-despedida-pp-cautivo-desarmado-y-deshonor/20160215124049053992.html

La corrupción provoca la despedida del PP cautivo, desarmado y con deshonor

Mariano Rajoy vegeta en su burbuja sin aceptar que ya es pasado y que sólo se le espera tras la carpeta de “asuntos pendientes” en los juzgados, narra esta periodista.

La policía registra la sede del PP madrileño por orden judicial. La policía registra la sede del PP madrileño por orden judicial.

Con su dimisión como presidenta del poderoso PP de Madrid, Esperanza Aguirre, acaba de darle una bofetada en toda la cara al presidente del cada vez más debilitado PP de España, Mariano Rajoy (con otra patada implícita en toda la espinilla de su íntima enemiga, la ya ex-Cospedal). Es una llamativa forma de ejecutar la venganza que tenía pendiente con quien siempre mantuvo una tormentosa relación. Al menos, no tiene en su haber declaraciones de amor como las que “su jefe” hizo a Camps y Barberá. Dice Aguirre que la ciudadanía necesita gestos -a buenas horas mangas verdes- pocas horas después de que el presidente en funciones de España se negase a recibir la mano extendida del aspirante a presidente, en una actitud que ha dado la vuelta al mundo por inusitada (sólo recuerdo algo parecido en el desaire que hizo Varufakis, a la sazón ministro griego de economía, al representante de Bruselas en su primera reunión pública). Si la falta de vigilancia sobre su equipo de colaboradores fue para la ex presidenta madrileña, razón suficiente para dimitir -a la británica manera-, está diciendo a voz en grito que igualmente debería serlo para el máximo responsable del PP en esta España, que ve como la mancha de aceite de los múltiples escándalos de corrupción le llega al cuello. No obstante, por lo que pudiera pasar, queda alojada en su asiento municipal, no sea que intenten cargarle todo el muerto.

El síndrome de la mano quemada

Vivimos en el imperio de la mediocridad, porque mediocre es la actualidad española en estos días de terribles sucesos en el convulso contexto mundial. El paisaje exterior es apocalíptico pero su eco rebota, que no penetra, en la vida de una España encerrada en su propia burbuja. El máximo exponente es un presidente saliente zombi que se niega a comprender que ya es pasado y que sólo se le espera tras la carpeta de “asuntos pendientes”. Sus plañideros siguen lanzando la salmodia de “lo bueno que era” y niegan la realidad de su descortés despedida, ocultando una extremidad temblorosa, sin pulso, y con el “síndrome de la mano quemada” de tanto ponerla en el fuego por quienes lo han llevado a la hoguera. El desaire del saludo de Rajoy a Sánchez es mucho más: es la confirmación de que el PP ha entrado en vía muerta, incapaz de sumar algo más que cero, o lo que es lo mismo, sólo aporta parálisis. La legislatura del mayor y mejor resultado electoral del Partido Popular en su existencia se salda con números rojos y con deshonor. Los juzgados están saturados de causas y no pasa un día sin que el número de “presuntos” aumente la legión de casos de corrupción que han llevado a un juez a decir que el PP es una organización criminal creada para delinquir. Mientras Esperanza Aguirre explica su dimisión por su confesada falta de vigilancia, a Mariano Rajoy cabe suponerlo consentidor si se mantiene al frente del partido. Así que, por si acaso, y para que se tome nota, ella asume su parte alícuota de responsabilidad en un gesto que es una clara advertencia para navegantes perdidos, sabiendo que otros, por estupidez, colisionarán consigo mismos. La capacidad de Aguirre como “Head hunter” está en entredicho, pero nadie cuestiona su destreza como “Head cutter”.

Convención de la ONU contra la corrupción

Con estos mimbres, se hace aún más patético el anuncio de que “cuando fracase Sánchez, lo volveré a intentar”, auténtica radiografía de la nada y un reconocimiento inconsciente de la derrota total. Rajoy y su partido están cautivos y desarmados: la Historia juega a los espejos. El terreno arrasado y la confianza serán difíciles de recuperar. La Convención de la ONU contra la corrupción dice que “socava las instituciones democráticas (…) y atrofia el desarrollo económico”. Pues esto es lo que hay. La cuenta atrás ya ha comenzado y España tiene que despertar. Limpiemos a fondo las sentinas de este navío para poder ganar línea de flotación y regresar a la superficie. De lo contrario, pereceremos en el intento.

Nueva Tribuna. Opinión MXPorteiro

http://www.nuevatribuna.es/opinion/maria-xose-porteiro/rajoy-in-vigilando-no/20160215173429125427.html

Rajoy, ‘in vigilando’, o no

Con su dimisión como presidenta del poderoso PP de Madrid, Esperanza Aguirre, acaba de darle una bofetada en toda la cara al presidente del cada vez más debilitado PP de España, Mariano Rajoy (con otra patada implícita en toda la espinilla de su íntima enemiga, la ya ex-Cospedal). Es una llamativa forma de ejecutar la venganza que tenía pendiente con quien siempre mantuvo una tormentosa relación. Al menos, no tiene en su haber declaraciones de amor como las que “su jefe” hizo a Camps y Barberá. Dice Aguirre que la ciudadanía necesita gestos -a buenas horas mangas verdes- pocas horas después de que el presidente en funciones de España se negase a recibir la mano extendida del aspirante a presidente, en una actitud que ha dado la vuelta al mundo por inusitada (sólo recuerdo algo parecido en el desaire que hizo Varufakis, a la sazón ministro griego de economía, al representante de Bruselas en su primera reunión pública). Si la falta de vigilancia sobre su equipo de colaboradores fue para la ex presidenta madrileña, razón suficiente para dimitir -a la británica manera-, está diciendo a voz en grito que igualmente debería serlo para el máximo responsable del PP en esta España, que ve como la mancha de aceite de los múltiples escándalos de corrupción le llega al cuello. No obstante, por lo que pudiera pasar, queda alojada en su asiento municipal, no sea que intenten cargarle todo el muerto.

Vivimos en el imperio de la mediocridad, porque mediocre es la actualidad española en estos días de terribles sucesos en el convulso contexto mundial. El paisaje exterior es  apocalíptico pero su eco rebota, que no penetra, en la vida de una España encerrada en su propia burbuja. El máximo exponente es un presidente saliente zombi que se niega a comprender que ya es pasado y que sólo se le espera tras la carpeta de “asuntos pendientes”. Sus plañideros siguen lanzando la salmodia de “lo bueno que era” y niegan la realidad de su descortés despedida, ocultando una mano temblorosa, sin pulso, y quemada de tanto ponerla en el fuego por quienes lo han llevado a la hoguera. El desaire del saludo de Rajoy a Sánchez es mucho más: es la confirmación de que el PP ha entrado en vía muerta, incapaz de sumar algo más que cero, o lo que es lo mismo, sólo aporta parálisis.

La legislatura del mayor y mejor resultado electoral del Partido Popular en su existencia se salda con números rojos y con deshonor. Los juzgados están saturados de causas y no pasa un día sin que el número de “presuntos” aumente la legión de casos de corrupción que han llevado a un juez a decir que el PP es una organización criminal creada para delinquir. Mientras Esperanza Aguirre explica su dimisión por su confesada falta de vigilancia, a Mariano Rajoy cabe suponerlo consentidor si se mantiene al frente del partido. Así que, por si acaso, y para que se tome nota, ella asume su parte alícuota de responsabilidad en un gesto que es una clara advertencia para navegantes perdidos, sabiendo que otros, por estupidez, colisionarán consigo mismos. La capacidad de Aguirre como “Head hunter” está en entredicho, pero nadie cuestiona su destreza como “Head cutter”.

Con estos mimbres, se hace aún más patético el anuncio de que “cuando fracase Sánchez, lo volveré a intentar”, auténtica radiografía de la nada y un reconocimiento inconsciente de la derrota total. Rajoy y su partido están cautivos y desarmados: la Historia juega a los espejos. El terreno arrasado y la confianza serán difíciles de recuperar.

La Convención de la ONU contra la corrupción dice que “socava las instituciones democráticas (…) y atrofia el desarrollo económico”. Pues esto es lo que hay. La cuenta atrás ya ha comenzado y España tiene que despertar. Limpiemos a fondo las sentinas de este navío para poder ganar línea de flotación y regresar a la superficie. De lo contrario, pereceremos en el intento.

Rajoy, ‘in vigilando’, o no

Con su dimisión como presidenta del poderoso PP de Madrid, Esperanza Aguirre, acaba de darle una bofetada en toda la cara al presidente del cada vez más debilitado PP de España, Mariano Rajoy (con otra patada implícita en toda la espinilla de su íntima enemiga, la ya ex-Cospedal). Es una llamativa forma de ejecutar la venganza que tenía pendiente con quien siempre mantuvo una tormentosa relación. Al menos, no tiene en su haber declaraciones de amor como las que “su jefe” hizo a Camps y Barberá. Dice Aguirre que la ciudadanía necesita gestos -a buenas horas mangas verdes- pocas horas después de que el presidente en funciones de España se negase a recibir la mano extendida del aspirante a presidente, en una actitud que ha dado la vuelta al mundo por inusitada (sólo recuerdo algo parecido en el desaire que hizo Varufakis, a la sazón ministro griego de economía, al representante de Bruselas en su primera reunión pública). Si la falta de vigilancia sobre su equipo de colaboradores fue para la ex presidenta madrileña, razón suficiente para dimitir -a la británica manera-, está diciendo a voz en grito que igualmente debería serlo para el máximo responsable del PP en esta España, que ve como la mancha de aceite de los múltiples escándalos de corrupción le llega al cuello. No obstante, por lo que pudiera pasar, queda alojada en su asiento municipal, no sea que intenten cargarle todo el muerto.

Vivimos en el imperio de la mediocridad, porque mediocre es la actualidad española en estos días de terribles sucesos en el convulso contexto mundial. El paisaje exterior es  apocalíptico pero su eco rebota, que no penetra, en la vida de una España encerrada en su propia burbuja. El máximo exponente es un presidente saliente zombi que se niega a comprender que ya es pasado y que sólo se le espera tras la carpeta de “asuntos pendientes”. Sus plañideros siguen lanzando la salmodia de “lo bueno que era” y niegan la realidad de su descortés despedida, ocultando una mano temblorosa, sin pulso, y quemada de tanto ponerla en el fuego por quienes lo han llevado a la hoguera. El desaire del saludo de Rajoy a Sánchez es mucho más: es la confirmación de que el PP ha entrado en vía muerta, incapaz de sumar algo más que cero, o lo que es lo mismo, sólo aporta parálisis.

La legislatura del mayor y mejor resultado electoral del Partido Popular en su existencia se salda con números rojos y con deshonor. Los juzgados están saturados de causas y no pasa un día sin que el número de “presuntos” aumente la legión de casos de corrupción que han llevado a un juez a decir que el PP es una organización criminal creada para delinquir. Mientras Esperanza Aguirre explica su dimisión por su confesada falta de vigilancia, a Mariano Rajoy cabe suponerlo consentidor si se mantiene al frente del partido. Así que, por si acaso, y para que se tome nota, ella asume su parte alícuota de responsabilidad en un gesto que es una clara advertencia para navegantes perdidos, sabiendo que otros, por estupidez, colisionarán consigo mismos. La capacidad de Aguirre como “Head hunter” está en entredicho, pero nadie cuestiona su destreza como “Head cutter”.

Con estos mimbres, se hace aún más patético el anuncio de que “cuando fracase Sánchez, lo volveré a intentar”, auténtica radiografía de la nada y un reconocimiento inconsciente de la derrota total. Rajoy y su partido están cautivos y desarmados: la Historia juega a los espejos. El terreno arrasado y la confianza serán difíciles de recuperar.

La Convención de la ONU contra la corrupción dice que “socava las instituciones democráticas (…) y atrofia el desarrollo económico”. Pues esto es lo que hay. La cuenta atrás ya ha comenzado y España tiene que despertar. Limpiemos a fondo las sentinas de este navío para poder ganar línea de flotación y regresar a la superficie. De lo contrario, pereceremos en el intento.

Nueva Tribuna. Opinión de MXPorteiro

http://www.nuevatribuna.es/articulo/america-latina/olor-podrido-venezuela/20151130171748122926.htm

ELECCIONES PRESIDENCIALES EL 6 DE DICIEMBRE

Olor a podrido en Venezuela

María Xosé Porteiro | Maduro se supera a sí mismo en una desenfrenada carrera hacia el descrédito total y la sinrazón política.

Maduro se supera a sí mismo en una desenfrenada carrera hacia el descrédito total y la sinrazón política. En plena campaña electoral venezolana, asistimos al asesinato del secretario general de Acción Democrática, Luis Manuel Díaz, durante un acto político de Lilian Tintori, esposa del disidente Leopoldo López, encarcelado y condenado a 14 años de prisión. La UE viene de reclamar una investigación urgente de este crimen porque “marca un deterioro adicional a una situación ya de por sí tensa de cara a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre que se suma a la tendencia preocupante de un número creciente de ataques violentos vinculados a la campaña electoral”. Europa exige que “las circunstancias del asesinato sean investigadas rápidamente” y que los responsables sean “llevados ante la Justicia”e insta a las autoridades venezolanas a “garantizar que la campaña electoral pueda desarrollarse en un clima pacífico y ordenado”. Total, nada. Y mientras tanto, a nosotros nos sigue doliendo Venezuela. Sangramos por la herida de los vínculos históricos y las relaciones humanas que hemos tejido entre los dos pueblos, especialmente canarios y gallegos por parte de España.

Durante los gobiernos de Aznar y Zapatero, fuimos su mayor socio comercial, después de los EE.UU, pero en esta legislatura nuestras exportaciones descendieron un 40%. Parece que España se entendía mejor con Chávez que con su sucesor, Maduro, que tras una irrelevante trayectoria privada, llegó a la vicepresidencia de la nación en 2013 dejando a Venezuela fracturada en dos al obtener el 51% de los votos, y su opositor,Capriles, el 49%.

El reciente cambio político en Argentina va a mover el tablero regional en cuanto al peso y presencia de Venezuela en Unasur y Mercosur además de cambiar la posición amistosa que venían manteniendo los gobiernos chavista y kirchnerista. Poco antes, la presencia de Felipe González como asesor de la defensa de los opositores encarcelados había pasado como una mera anécdota y en España, ni siquiera Podemos quiere recordar aquellas amistades peligrosas.

El gobierno del PP ni está ni se le espera, más allá de algunos encontronazos dialécticos, carente de una estrategia diplomática real, pese a que nuestros ciudadanos residentes allí y las numerosas empresas de origen español radicadas en territorio venezolano, demandan garantías y seguridad jurídica, amén de amparo y defensa de sus derechos y libertades. Pero Mariano Rajoy ha renunciado a que España tenga algún papel en el escenario iberoamericano. Probablemente, porque no lo entiende. Seguramente, porque las relaciones con sus vecinos europeos y los más alejados de Oriente y el Mediterráneo, han llamado a nuestra puerta con algo mucho más fuerte que los nudillos. Pero olvidarse de Venezuela, de Cuba, del Caribe y de América en general es un grave error que acabaremos pagando con sangre, sudor y lágrimas. Tiempo al tiempo.

PLA

El tiempo es oro. Opinión en La Voz de Galicia

La Voz de Galicia

HABITACIÓN PROPIA

El tiempo es oro

10 de febrero de 2016. 
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2016/02/10/tiempo-oro/0003_201602G10P18998.htm

goya.jpg

La buena gestión del tiempo es uno de los valores más apreciados en la sociedad actual. Organizamos las agendas para disfrutar, incluso, del dolce far niente. Si en la vida cotidiana es así, qué decir de las consecuencias que puede tener que nuestros gobernantes, o aspirantes, utilicen y midan bien algo que va más allá del tiempo, entendido como una dimensión. Hablo de los tiempos. Y ya me entienden.

Sánchez e Iglesias pertenecen a la misma generación. Coinciden en rasgos sutiles que les inclinan a rozar, rondar o meterse de hoz y coz en la política socialista. Uno, porque sus iniciales son las del PS y otro, porque su coincidencia onomástica con el fundador parece predestinarlo. Son gracietas que nos llevan a una sonrisa que compense los enojos por un comportamiento casi pueril, de dirigentes preocupados por los gestos y el «y tú más» antes que por la realidad que les toca administrar. Dan ganas de darles unas collejas y decirles «venga, al tajo, que el tiempo es poco y la mies es mucha…». Es perentorio que tiren de inteligencia y empatía para construir un proyecto a prueba de las inmensas presiones a que se verán sometidos, no vaya a ser que se cumpla la máxima necedad del sordo que no quiere ver lo que el ciego no quiere oír. Aún hay tiempo para la esperanza, pero deben reaccionar con la agilidad, altura y capacidad que exige su reto: dar a España un Gobierno que sea la alternativa posible para volver a tener cosecha en el desierto que nos deja la política ultra conservadora de la última legislatura.

Han de sentarse para negociar lo posible, lo verdaderamente urgente. Nada debe contaminar el diálogo: ni Puigdemont en su burbuja, ni que el PP amenace con bloquear el Senado, porque eso no impedirá la recuperación de los derechos arrebatados y la dignidad de un país sometido a cuarentena social. Una vez recuperado lo imprescindible, ya se abordará lo imposible y la política alcanzará la altura que los demás interlocutores quieran darle. Entonces será la hora de hablar de España; ahora es el tiempo del pueblo, de la ciudadanía. Pablo, Pedro, tienen el deber moral de pactar una agenda social de ejecución inmediata, con la derogación de leyes oprobiosas para la educación, la sanidad, el trabajo, la justicia, la libertad de expresión, la dignidad salarial y contra la impunidad de los bancos para lucrarse con los desahucios… Pero también con la aprobación de otras que blinden derechos irrenunciables que en estos cuatro años hemos visto saltar por los aires.

Queden la arrogancia de Iglesias y la exquisitez de Sánchez para otros menesteres, estamos en tiempo de harina y agua: ahora existe una oportunidad real. En una nueva convocatoria electoral inmediata, no sabemos si la habrá. Quedará sobre sus hombros la responsabilidad de habernos dilapidado el mayor tesoro que la vida nos da: tiempo para vivirla.

Tertulia Radio Galega 13-02-16

IMG_3131Tódolos sábados, a continuación do informativo das 8 h. de Galicia por Diante, temos unha tertulia de xornalistas que comeza arredor das 8:30 e remata ás 9:30, para debullar os temas da actualidade do día. Hoxe falamos moito sobre a reunión de Rajoy e Sánchez e a crise de Podemos Galicia. Déixovos os enlaces por se queredes escoitar.